Editorial Agosto 2011

Abanicos, refrescos, sombreros, etc., cualquier cosa que sirva para aminorar la incómoda sensación de calor en estos días, es bienvenida. Cada cual trata de protegerse de los ardientes y temibles rayos solares que recibimos de la mejor manera que podamos, refrescándose y defendiéndose del terrible calor del astro rey con todos los medios que tenemos a nuestro alcance. Es agosto, el mes del sol, el mes del triunfo de la luz y de las altas temperaturas.

Por otro lado, la proliferación de aparatos de aire acondicionado que se ha producido en los últimos años, ha hecho, no sólo incrementar de forma exponencial el consumo de energía en estos meses veraniegos, sino que también ha generado un gran número de cuadros de patologías respiratorias de vías altas que antaño no se veían con la frecuencia actual. Desde hace unos años atiendo casi tantos catarros y faringitis en verano como en invierno. Y es que, en ocasiones, para entrar en ciertos comercios y no enfermar por el frío, hay que colocarse un jersey o cualquier otra prenda que nos proteja del extremo afán que tienen algunos por refrigerar el ambiente hasta niveles poco saludables.

Pero si tuviésemos que elegir una sola palabra que definiese este mes, posiblemente, sería la palabra vacaciones. Porque, efectivamente, agosto es también el principal mes de vacaciones de todo el año.

Gran número de actividades en nuestro país se paralizan, como por ejemplo la educación o la justicia, mientras que otras, como la sanidad, se ralentizan hasta extremos en los que, según donde nos encontremos, más nos vale no ponernos malos.

La manifiesta decrepitud económica en la que nos encontramos, debido a eso que llaman crisis, y que no es más que la suma de la mala gestión y planificación, de la ineptitud, de la incompetencia y de la avaricia de quienes manejan la economía, tanto nacional como internacional, repercute de tal modo en aspectos tan básicos como la sanidad, que hace que se produzcan incidencias tales como no cubrir las vacantes que se producen por vacaciones en hospitales y centros de salud, o que, como en algunas comunidades autónomas, se cierren ambulatorios durante estos meses. Algo impensable hace no demasiado tiempo.

Y aunque la mayoría pensamos que con la salud no se debería de jugar, parece como si nuestros líderes políticos no asumiesen este principio tan básico y, a pesar de lo importante del asunto, se permiten jugar con ella con una frivolidad que raya en lo pasmoso. Y es que, como todo el mundo sabe, si el timón del barco se le entrega al tonto del pueblo, lo normal es que el barco naufrague, y, del mismo modo, si cosas tan importantes como la sanidad se le encarga a quienes no tienen ni idea de ella, el resultado será que sucedan cosas como las que describo anteriormente.

Por eso, además de cuidarse no vendría mal rezar un poco, a quien cada uno estime oportuno, para que nuestra salud no se resienta en estos momentos y podamos disfrutar de unas saludables vacaciones.

En otro orden de cosas, y a sabiendas de que muchos nos encontramos ya de vacaciones, me gustaría resaltar la importancia que para mi tiene el hecho de darse cuenta de que, sin embargo, para otros muchos, el mes de agosto representa uno de los meses más auspiciosos y esperados en términos laborales, ya que, aunque sea sólo eventualmente, les proporcionará la posibilidad de trabajar al menos durante un tiempo. El turismo y el sector servicios en general, son los más beneficiados por estos meses vacacionales y permiten un cierto desahogo para muchas familias que se encuentran apuradas.

Cuando me siento feliz y disfrutando con mi familia, trato de ser consciente del hecho de que para que yo (o cualquier otra persona) disfrute y lo pase bien, hay otros muchos que no descansan, que trabajan y se esfuerzan para que ello sea posible. Este pensamiento habría de generar en nosotros una cierta sensación de agradecimiento, lo cual considero que es fundamental en una sociedad como la nuestra que, en general, es profundamente desagradecida. Así, cualquier oportunidad que nos ayude a generar un poco de agradecimiento y nos permita ser consciente de cómo otras personas trabajan cada día para beneficiarnos, no debiera ser desaprovechada.

Por tanto, disfrutar de un merecido descanso al tiempo que desarrollamos la gratitud hacia quienes lo hacen posible, es bastante apropiado en estos momentos.

A nivel de la salud personal, hemos de aprender a atender aquellas necesidades que requiere nuestro organismo en cada época del año, y en estos momentos en particular. Hidratarse correctamente, protegerse del sol y del calor sobre todo en las horas centrales del día, o aportar algunos suplementos que nos puedan ayudar en estas fechas, es bastante conveniente.

Para algunas personas, las bajadas de tensión que se producen debido al excesivo calor, pueden ser molestas al tiempo que les hace estar muy decaídos en estas fechas. Las infusiones de romero, llamado por algunos “el gingsen mediterráneo”, es bastante útil en estos casos, así como sus asociaciones con el eleuterococo o con el propio gingsen coreano.

También es beneficioso el aporte de ciertas plantas con actividad circulatoria,  como el ruscus, el hamamelis, el castaño de indias o el gynkgo biloba. Todas ellas serán también muy convenientes para reforzar y favorecer la circulación. Hoy día disponemos en el mercado de bastantes productos de garantía en cuya composición entran estas plantas o algunas otras de propiedades similares a las anteriores.

Y además de todo ello, nos viene muy bien poder descansar física y mentalmente, disfrutando de los amigos y de las múltiples posibilidades de reposo y  de renovación que nos ofrece este mes. Reponer nuestras fuerzas será una de las mejores inversiones que podemos hacer de cara a comenzar con ánimo y entusiasmo renovado una nueva etapa a partir de la próxima reincorporación al trabajo.

Y no olvides que tanto cuando trabajas como cuando descansas, es posible seguir aprendiendo y creciendo como un ser humano que se encuentra inmerso en un camino de desarrollo personal. Procura, pues, que tu descanso sea como una especie de medicina creativa y fructífera.

Feliz agosto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s