Sofrodynamia ® y transformación interior

Transformar el plomo en oro era el objetivo explícito de los alquimistas medievales. Sin embargo, según algunos estudiosos, parece ser que dicha formulación, además de la pura transmutación de un metal en otro, hacía referencia a una metáfora más profunda y sutil mediante la cual se pretendía reflejar el proceso de transformación de la naturaleza humana, desde sus niveles más bajos, similares al plomo, hasta la más radiante autorrealización que se comparaba con el metal rey, el oro.

A lo largo de nuestra vida recibimos múltiples enseñanzas de todo tipo. Pero no todas ellas son capaces de generar en nosotros un aprendizaje y mucho menos un cambio aplicable a la vida diaria. Solamente cuando esto sucede, decimos que las enseñanzas han sido transformadoras. En caso contrario hablaremos de que el aprendizaje ha sido de Nivel Cero, es decir, hemos escuchado cosas pero eso no ha llevado a ningún tipo de aplicación ni cambio en nuestra vida.

Lamentablemente, lo anterior sucede más veces de lo que sería deseable, y con frecuencia escuchamos personas que dicen cosas como “la teoría la sé, pero no se como hacer en mi vida aquello que necesito”. Cualquier disciplina que aborde los procesos de crecimiento y desarrollo humano, y  que trate de ser verdaderamente útil, ha de ser  necesariamente transformadora.

Desde el punto de vista sofrodynámico, el concepto de transformación es diferente al de cambio. La diferencia fundamental radica en que el cambio sucede lo quieras o no, los sepas o no, pero la verdadera transformación sólo se produce cuando acontece un cambio como consecuencia de un aprendizaje determinado y se orienta en el sentido del desarrollo humano. Obviamente, transformación es un cierto tipo especial de cambio con unas características determinadas.

En Sofrodynamia® estamos especialmente interesados en atender y promover la transformación interior de cada persona, con la intención de  que podamos conseguir nuestros objetivos de paz, sabiduría y felicidad. Podría decirse, pues, que estamos interesados en los procesos de “Alquimia Interior” del ser humano.

Para que cualquier proceso de transformación interior tenga éxito, deberá contar con la voluntad del sujeto. No habrá transformación posible sin este ingrediente fundamental. Y para ello, cada persona deberá trabajar lo suficiente como para generar las condiciones necesarias en orden a  que el resultado deseado pueda darse.

Aunque, además de la voluntad, haya otros factores que no dependan totalmente del sujeto, es indudable que la actitud y la motivación de cada uno van a jugar un papel primordial en todo el proceso.

En cualquier transformación interior, algunos de sus elementos interaccionan entre sí de un modo casi matemático. Funcionan más como una ciencia que como otra cosa. Sin embargo, necesitaremos también tener en cuenta otros aspectos, los cuales son mucho más creativos e intuitivos, en este caso, como si de un verdadero arte se tratase. Podría decirse, por tanto, que existe todo un “arte y una ciencia de la transformación”, los cuales deberán ser aprendidos por todos aquellos que quieran seguir avanzando y progresando hacia la autorrealización.

La Sofrodynamia® se estructura como una disciplina cuya intención es ayudar a cada persona, que así lo desee, a realizar los cambios necesarios en su vida para que esta sea más armónica y feliz, es decir, ayudarle a transfromar su existencia. Para ello, dispone de todo un arsenal de recursos y una metodología propia que permite, a quienes la conocen, realizar los aprendizajes y cambios oportunos en el sentido del desarollo humano.

Cualquier experiencia humana podría llegar a ser transformadora a condición de que el sujeto sepa aprovecharla. Para ello necesitará saber procesar, dichas experiencias, sin valorar si le agradan o  no, si son bonitas o feas, deseables o no deseables, simplemente habrá de darse cuenta de que en cada acontecimiento vital se encierra un valioso potencial de aprendizaje transformador.

Por lo que sabemos hoy día, parece que la capacidad de aprovechar los sucesos diarios para ayudar a nuestra transformación  interior, depende más de la persona y de como gestiona su propia capacidad de aprender que de la experiencia en sí.

Son muchas las cosas que cada uno de nosotros podría plantearse transformar en su vida. Algunas, obviamente, serán más importantes que otras. Entre aquellas que más nos interesa aprender a transformar se encuentra nuestra propia autoimagen.

Hoy día sabemos que uno de los factores determinantes de la salud del sujeto y que se correlaciona con un mejor o peor pronóstico hacia el futuro es la propia autoimagen de salud de cada uno. Experiencias como el Estudio Harvard así lo avalan.

Desde el punto de vista de la autocuración, entendida ésta como la capacidad de generar por sí mismo condiciones y estado de salud, ser capaces de pasar de percibirse negativamente como un “cuerpo doliente”, lo cual implicará experimentarse como enfermo, hacia una autoimagen de salud, será una cuestión ineludible.

Otro aspecto digno de transformar en nuestra vida son las motivaciones. Dichas motivaciones son el sustrato sobre el que se generan nuestras conductas. Las conductas son observables externamente mientras que las motivaciones son aspectos internos que, normalmente, no pueden ser conocidas a menos que el sujeto en cuestión nos lo quiera manifestar.

Sabemos que la motivación es lo que cualifica el acto y que una misma acción pudiera tener diferentes significados en función de qué motivación la sustenta. También sabemos que motivaciones egoícas de tipo negativo producirán conductas que a la postre serán poco saludables, mientras que, por el contrario, cuando las conductas se fundamentan sobre motivaciones más elevadas, serán mucho más saludables. Todo esto, por supuesto, desde el punto de vista del desarrollo personal y espiritual del sujeto.

Por otra parte, hemos de tener en cuenta la posibilidad de transformar nuestros contenidos mentales, (pensamientos, emociones, percepciones, etc.), intentando conseguir con ello que sean una ayuda y  no un obstáculo para nuestro desarrollo.

Nadie dice que hacerlo sea fácil, pero sí es posible afirmar que es una tarea que merece la pena.

Si quisiéramos sistematizar el trabajo interior que habríamos de realizar para lograr las metas anteriores, se podría hacer de la siguiente manera.

Primero, hemos de tomar conciencia de qué es aquello que realmente queremos transformar.

En segundo lugar, hemos de explorar cuales son las razones que nos mantienen anclados y que nos hacen mantener los patrones antiguos que ya no nos funcionan.

Después, habríamos de dedicar nuestro esfuerzo a comprender los perjuicios que nos causa el mantener lo viejo, y además entender también los beneficios que nosgenerarán los resultados de la transformación deseada. Esta fase debe producir energía suficiente para asentar firmemente nuestro proceso.

Tras lo anterior, sería especialmente importante chequear el cambio, es decir, como será nuestra vida cuando ya hayamos incorporado lo nuevo. Si constatamos que realmente funciona y es eso lo que queremos sólo nos quedará el último escalón.

Finalmente, tras elaborar las estrategias oportunas, lo fundamental es comenzar a andar ya, dar los primeros pasos aunque pudieran parecernos pequeños.

Además, también puede ser bastante útil comenzar a funcionar utilizando el “como sí”. Es decir, actuar “como si” ya hubieses realizado la transformación que pretendes.Los tibetanos lo llaman “poner la meta en el camino”, y se trata de que comiences a funcionar como si en estos momentos ya fueses quien quieres ser.

Tal vez no lo creas, pero seguir estos pasos conducen a la obtención de buenos resultados, mientras que quedarse pasivamente sin hacer nada respecto a lo que necesitaríamos transformar, sólo nos llevará a sufrir inútilmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s