Estrés y alimentación

Por Dª Gracia María Casado, Nutricionista y colaboradora del C.M.I. Dr. Nouguésestrés

¿AFECTA EL ESTRÉS A LA ALIMENTACIÓN?

Por el actual estilo de vida, se ha convertido en la causa de numerosos trastornos y enfermedades que condicionan la salud.

Para ninguno resultará novedoso que ante situaciones o épocas de estrés, entre otros aspectos que se descuidan y desatienden (se alteran), se encuentra la alimentación-hábitos alimentarios y conductas asociadas a ella (horarios, estructuración y regularidad, nº de comidas al día, masticación…),  ya sea por una ingesta insuficiente, por un consumo desproporcionado de determinados alimentos o por empeoramiento de la calidad de los mismos, predominando la “comida chatarra” lo que conlleva un incremento de los factores de riesgo frente a enfermedad cardíaca, afecciones gastrointestinales, malnutrición, depresión del sistema inmune, mayor consumo de  tóxicos (tabaco o alcohol), etc. Sin duda, el estrés compromete el correcto funcionamiento de todo el organismo, manifestándose con ganancia de peso o disminución, alteraciones cutáneas (psoriasis…).Del mismo modo que será el aparato digestivo  el órgano diana de las patologías asociadas (hiperacidez, digestiones pesadas, aparición de úlceras gastroduodenales o reactivación de algunas ya superadas, alteraciones en el hábito defecatorio, etc.

En determinadas circunstancias, el apetito (sensación primariamente psíquica) y el hambre (sensación básicamente orgánica), están íntimamente relacionados. No podemos evitar ni negar que el apetito, como estado mental, puede verse modificado por diferentes situaciones emocionales (por ejemplo el estrés laboral), o a través de variaciones químicas y vasculares y de impulsos transmitidos al mesencéfalo desde diversos órganos, donde éste podría desempeñar también un papel relevante.

La nutrición (proceso fisiológico involuntario y no controlable) de cada uno de nosotros, depende esencialmente de la alimentación (proceso voluntario y controlado); pero, a su vez, una fuente importante de estrés la constituye la forma en que nos alimentamos, porque si lo hacemos erróneamente podemos contraer enfermedades. Si nuestras células (organismo en su conjunto) no cubren los requerimientos nutricionales adecuados, se produce una gran carga de estrés debida a esta demanda interna insatisfecha.

Al parecer seguimos inconscientes de la forma tan sutil en que nos dañarnos, cuando continuamos con tan incorrectos hábitos alimenticios como el exceso de calorías procedentes de los hidratos de carbono refinados (azúcares y harinas blancas), de bebidas alcohólicas y de grasas (grasas saturadas de origen animal y trans). Por tanto, existen una serie de alimentos que podemos decir que generan estrés, por suscitar una reacción biológica excesiva destinada a corregir el desequilibrio bioquímico y metabólico provocado por su composición. Elementos causantes de estrés son así mismo la sal en exceso, salsas y alimentos de baja calidad nutricional, dada su carencia en nutrientes indispensables para nuestro organismo y metabolismo.

Si bien ningún alimento puede ser concebido como tal, como antiestresante, numerosas vitaminas y minerales por su capacidad antioxidante sí jugarán un papel relevante y una vez más, son fuente principales de ellos los alimentos de origen vegetal (frutas, verduras y hortalizas, cereales, frutos secos…), los cuales diariamente han de estar presentes en nuestra alimentación.

Una vez más el cuidado de ella y seguir unas pautas adecuadas frente a la misma serán claves, ya que podrán prevenir en muchos casos que aumente aún más el grado de ansiedad y nerviosismo, como ya se hizo referencia. Junto a ella, el descanso adecuado, la práctica de ejercicio físico diario, técnicas de relajación o cualquier otra terapia alternativa tienen efectos beneficiosos.

¿Realmente se le otorga y atribuye la relevancia que requiere para nuestro estado de salud íntegro y total? Auto-reflexionemos sobre ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s