La indagación Interior

En cuántas ocasiones hemos dicho o pensado que nos encontrábamos perdidos, desde el punto de vista existencial. Es frecuente escuchar a personas que tienen la sensación de estar rotos, escindidos o como si dentro de ellas conviviesen, al mismo tiempo, muchos “yoes” diferentes cuyos vaivenes emocionales les mantienen en un estado de constante desorientación y zozobra. “No sé ni lo que quiero”- suelen decir algunos. “Es como si no supiese ni quién soy”- afirman otros. Es frecuente que ante esta caótica situación aparezca un razonable deseo de querer salir de ahí, y surge, también, el  anhelo de alcanzar un sentir unitario que nos conecte con nosotros mismos y genere paz y serenidad.

Cuando nos perdemos en el mundo exterior solemos mirar un mapa o revisamos las indicaciones de las que disponemos para tratar de buscar un punto de referencia, un lugar conocido al que acudir o un espacio en el que poder reorientarnos de nuevo. De manera semejante, cuando nos sentimos perdidos en nuestro mundo interior, necesitaremos también unas claras indicaciones para descubrir y  y experimentar el  centro vital en el que refugiarse, las direcciones que seguir y el método para realizar todo ello. Una de las formas de hacer esto es gracias a lo que llamamos el proceso de indagación.

Aclaremos este punto un poco más. En la vida cotidiana, cuántas veces nos desesperamos cuando tratamos de buscar algo y no lo encontramos. Y, por el contrario, cuántas veces hemos sentido alegría y regocijo al encontrar eso que buscábamos con afán. Pero también experimentamos dichas sensaciones de alegría y regocijo, en el preciso instante en el que descubrimos algo de forma inesperada, como por sorpresa, cuando aparece ante nuestra consciencia un hallazgo con el que no contábamos. A esto se le suele llamar serendipia. En el primer caso, es evidente que poseemos una idea clara del objeto de la búsqueda, sin embargo, en el segundo caso, reconocemos algo de forma casual o bien como fruto de una exploración de un territorio desconocido, pero no era algo buscado a drede. 

En Sofrodynamia®, a esa suma de buscar lo conocido y de explorar lo desconocido lo llamamos indagar. Y cuando la metodología indagativa se aplica a nuestro mundo interior, lo llamamos indagación interior. La más urgente indagación que podemos llevar a cabo los seres humanos es la que se refiere a nosotros mismos. Indagar en nosotros es algo que habremos de practicar si queremos llegar a vivir una vida más plena, sabiendo que el autoconocimiento que obtenemos durante la indagación forma parte de los pilares del bienestar, tal como se sostiene en la Sofrodynamia®. Dicho de otra forma, indagamos en nuestro interior para sentar las bases del encuentro del que surgirá el regocijo y la satisfacción propias del autoconocimiento y la experiencia unitaria que se produce al superar la fragmentación en la que solemos vivir.

Pero no indagamos de cualquier forma. Para la correcta indagación disponemos de las Preguntas de alto Nivel (PAN) y aplicamos la Mayéutica Sofrodynámica. Además, en Sofrodynamia®, proponemos la llamada Triple Indagación, denominado de esta forma por tener tres objetos diferentes sobre los que se aplica la atención: la psique (mediante la Indagación Reflexiva), la mente más profunda (mediante la Indagación Meditativa) y el cuerpo (mediante la Indagación de la Corporalidad). Cuando trabajamos en este triple plano, profundizamos en la sabiduría de nuestro cuerpo, clarificamos los pensamientos, armonizamos las emociones y, más a allá de todo ello, podemos acceder a un espacio de consciencia más pura y profunda a la que denominamos Espacio Interior. Es en dicho Espacio en el que experimentamos paz, armonía y felicidad.

Como puedes imaginar, esto que se ha comentado en unos cuantos renglones supone un plan de trabajo extenso e intenso. Un auténtico programa de vida. Recuerda que no es posible recoger los frutos sin un esfuerzo previo. Por tanto, todo lo expuesto anteriormente no quiere decir que sea fácil o sencillo, pero los que sí se puede asegurar es que merece la pena.

¿Aceptarás el reto de indagar en tu interior para armonizar más tu vida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.