El membrillo

Por Dª Gracia María Casado, Nutricionista y colaboradora del C.M.I. Dr. Nougués

Se encuentra en plena temporada de recolección y por ende en su momento óptimo de consumo, (finales de septiembre, pudiendo alcanzar las variedades más tardías hasta febrero). Tradicionalmente se ha usado en dietoterapia (alimentación aplicada en situación de enfermedad) por sus propiedades astringentes y tónicas sobre las mucosas intestinales. Las numerosas pepitas del fruto contienen abundante mucílago, un tipo de fibra soluble, que también está en los cartílagos de los carpelos y que se emplea en la industria farmacéutica y en la cosmética.

Se trata de una fruta cuyo contenido en azúcares es bajo y consecuentemente su aporte calórico también, sin embargo dado su sabor agrio y astringente suele consumirse como la conocida “carne de membrillo o dulce de membrillo”, en cuya elaboración se añade azúcar a no ser que se sustituya por edulcorantes, de forma que su aporte calórico se ve aumentado. Otras formas frecuentes de preparación son: mermeladas, compota, pudín, asado…, incluso puede usarse para la elaboración de licor y vino de frutas en algunas zonas. Es por esto, que se recomienda precaución en personas que padezcan diabetes, hipertrigliceridemia, exceso de peso… aunque en estos casos se puede recurrir a su versión con edulcorantes. En muchas ocasiones es también frecuente combinarlo con requesón, queso fresco o nueces constituyendo así una alternativa muy saludable para los almuerzos y las meriendas de los más pequeños. Y en el caso de que se tome acompañado de galletas, tostadas (pan) o frutos secos resulta un aperitivo energético para quienes necesitan un aporte extra de calorías, como deportistas, personas con inapetencia secundaria a diversas enfermedades o quienes desean aumentar de peso.
Si bien es  destacable su escaso contenido en vitaminas y minerales, salvo el potasio y cantidades discretas de vitamina C (aunque esta última, al consumirse habitualmente cocinado), a penas es aprovechable. Por contrapartida es una fuente abundante de fibra (pectina y mucílagos, presentes en la pulpa) y taninos, sustancias que le confieren las diferentes propiedades saludables que le son atribuidas, como por ejemplo su poder astringente por excelencia, ya que por un lado la pectina reduce el tránsito intestinal al retener agua y, los taninos, también presentan propiedades astringentes además de antiinflamatorias al secar y desinflamar la mucosa del intestino, resultando así eficaz en el tratamiento de la diarrea. Por otra parte, la pectina aumenta el pH (disminuye la acidez) al llegar el ácido bien mezclado y neutralizado con los alimentos y la propia fibra, por lo que también se indica su ingesta en caso de trastornos gástricos (estómago delicado, gastritis, úlcera gastroduodenal…).

Además, contiene ácido málico (presente en la pulpa junto a la pectina), ácido orgánico que forma parte del pigmento vegetal que proporciona sabor a la fruta, con propiedad desinfectante y de favorecer la eliminación de ácido úrico. Igualmente, la fibra soluble forma geles viscosos que fijan la grasa y el colesterol, con lo que disminuye la absorción de dichas sustancias, y esto es positivo en caso de hipercolesterolemia.

Por último, dado su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, el dulce de membrillo resulta recomendable en personas con hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón, no asociadas a exceso de peso. No obstante, su consumo deberán tenerlo en cuenta quienes padecen de insuficiencia renal y requieren dietas especiales controladas en este mineral. Frente a ellos, quien tome diuréticos (que eliminan potasio) y las personas con bulimia; debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene consumir esta fruta. Y tampoco olvidemos la importante labor que el potasio juega para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, así como su papel en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s