Archivo de la categoría: Autoconocimiento y desarrollo humano

Peregrino en casa

peregrino

Peregrino es el que se postra ante el Misterio

El crepitar de las hojas secas bajo mis pies era lo único que se oía en el profundo silencio del bosque, solo quebrado por algún que otro trino lejano. Entre la alta arboleda se dibujaba una estrecha senda surgida por el transitar de otros que, antes que yo, pasaron por ese mismo lugar. Mis pasos, más ligeros que ahora, parecían seguir la mágica ruta dibujada por los tímidos rayos de sol que lograban sortear la espesa fronda entre las altas ramas. Caminando en soledad en un país extranjero, en un solitario lugar, me dirigí en peregrinación, cayado en mano, con un esquemático dibujo sobre un trozo de papel como única guía. La búsqueda de aquel momento persiste aun en mi corazón a pesar de que el transcurso de los años haya nutrido mi vida de numerosas y profundas experiencias. Sigue leyendo

Felicidad o felicidades

felicidad-1

La felicidad nos eleva y nos da impulso

Existen palabras en nuestro lenguaje que, aunque la mayoría de las personas no tienen ninguna dificultad para entender lo que significan, en ocasiones nos resulta especialmente difícil llegar a un consenso para la correcta comprensión de las mismas. Esto ocurre con la palabra felicidad. Todo el mundo sabe lo que es pero qué trabajo cuesta describirla con precisión.

La RAE (Real academia de la Lengua) la define como “un estado de satisfacción física y espiritual” o como “ausencia de inconvenientes o tropiezos”. Estoy convencido que sobre esta definición muchos lectores estarán pensando en ciertos matices para completarla o modificarla.

Sigue leyendo

Agradecer a nuestros padres

padres

Somos frágiles al nacer y necesitamos la ayuda de nuestros padres

He de decir que soy consciente de que no todas las infancias son iguales como tampoco lo son todos los padres. Pero, por lo general, los progenitores suelen cuidar a sus hijos, aunque a veces nos lleguen terribles noticias sobre niños abandonados, torturados o asesinados por sus propios padres.

Obviamente, debido a lo perturbado de estos comportamientos, y sea cual sea la motivación de sus acciones, parece que estos padres y madres no merecerían tal nombre.

Por fortuna, eso no es lo habitual sino lo noticiable, lo anecdótico. La mayoría de los progenitores, como antes indiqué, suelen cuidar a sus hijos de un modo más que aceptable, incluso algunos lo hacen de forma extraordinaria, y siempre lo mejor que pueden y saben.  Sigue leyendo

A veces exploto con quien menos culpa tiene

estres-en-casa

Las tensiones que generamos debido al estrés las transferimos a otros contextos. Puedes leer más sobre el tema en:

A veces exploto con quien menos culpa tiene

¿Puede el estrés mejorar la función inmune?

estrés y sistema inmune

Una interesante cuestión sobre la que merece la pena reflexionar…

¿Puede el estrés mejorar la función inmune?

Los rituales neuróticos

ritual neurótico

u Cuando no controlamos la tensión interna tenemos un problema

Muchas personas pretenden que la vida transcurra como ellos habían previsto. Sin embargo, unas veces sucede y otras no. También existen otros sujetos que viven permanentemente preocupados por la posibilidad de que puedan suceder cosas que ellos no controlan.

 

Cuando las cosas suceden de un modo diferente al que se espera o suceden cosas no previstas, se suele generar una tensión que, si no es convenientemente resuelta, podrá dar lugar a un conflicto. Hay quienes piensan que una neurosis no es más que la discordancia entre nuestras expectativas y la realidad. Sigue leyendo

Aprender a envejecer

envejecer

Aprender a envejecer es una oportunidad para mejorar nuestra vida

¿Cuantos años os gustaría vivir? Posiblemente muchos, pero sabiendo que más que la cantidad es la calidad de los mismos lo que marca la verdadera diferencia entre una vida significativa respecto a otra que no lo es.

Es curioso como algunas personas consideran un mal día la fecha de su cumpleaños, ya que les recuerda que son un año más mayores. Lo curioso es que lo que en principio debería ser un momento para celebrar la vida, hay quienes lo convierten en un tiempo para la infelicidad. Sigue leyendo

Respeta tu propio ritmo

Vellcidad

Vivimos en un mundo especialmente veloz

Vivimos en un mundo de prisas en el que todo parece suceder a una velocidad de vértigo. Muchas veces ni siquiera hemos asimilado un cambio cuando ya estamos inmersos en el siguiente.

Ese ritmo trepidante con el que ocurren las cosas ha generado una tendencia a considerar que el hecho de ser más rápido que los demás para llegar primero, aunque no se sepa muy bien a donde, se haya convertido en un valor deseado.

Es cierto que bien gestionado, la rapidez, puede ser una magnífica herramienta. Pero no olvidemos que en la famosa fábula, la tortuga venció a la liebre, no tanto por velocidad sino por constancia. Pero la constancia, hoy día, parece ser menos popular que la velocidad.  Sigue leyendo

Cuál es tu camino…

Camino

No deberíamos olvidar descubrir nuestro camino

¿Sabes cuál es tu camino o no tienes tiempo para plantearte esas cosas?

Si es lo segundo, ¡pues vale!, entonces es posible que un día te des cuenta que has llegado a donde no querías y has vivido sin percatarte de lo que éste tenía preparado para regalarte.

Cada uno de nosotros vive de forma única e irrepetible. Hacer que nuestra vida llegue a ser suficientemente significativa forma parte de nuestra tarea en el mundo y de nuestro compromiso como seres humanos. Sigue leyendo

No te comas más el coco

comerse el coco

Los pensamientos van y vienen, generando angustia y malestar

¿Cuántos pensamientos crees que tenemos al cabo de un día? ¿De ellos, cuántos tienen que ver con problemas preocupaciones, etc?

Según parece, la mente no para ni de día ni de noche. Durante la vigilia no deja de generar pensamientos, estemos haciendo lo que estemos haciendo, y durante la noche fabrica los ensueños, unas veces tranquilos y agradables y otras veces no tanto. Poco tiempo nos encontramos con la mente enfocada, atenta, centrados en un sólo objeto, es decir, viviendo el momento presente. Sigue leyendo