Un cuento sobre la motivación

cuento motivaciónAl escribir la reflexión de hoy, sobre la motivación, he pensado que esta palabra tiene diversas acepciones y se utiliza mucho como sinónimo para generar una buena disposición tanto en el ámbito empresarial como en el deportivo. Pero la motivación de la que yo hablo se refiere a un concepto de Psicología Budista, que no a todo el mundo le resulta familiar  y es una cualidad que nace del corazón, algo así como la intención genuina del acto que realizamos.

Para ilustrar esta noción voy a relatar uno de los cuentos de mi primer libro “Cuentos y parábolas sofrológicas”, que hable de ello:

 

“El Maestro solía contarles algunos ejemplos al tiempo que les preguntaba y hacía observaciones sobre los mismos. Un día les hizo esta pregunta:

-Imaginad que estamos en una calle y vemos que un hombre aparentemente rico y bien vestido da una moneda a otro aparentemente pobre y con peores ropas. ¿Cómo podríamos decir que es esta acción positiva o negativa? 

Esta vez si que era una pregunta fácil, pensaron todos, mientras contestaban casi al unísono, -positiva, positiva-.

Imaginad ahora que nuestra mente hubiera podido conocer exactamente lo que dicha persona pensaba en ese momento exacto.

 Tal vez habríamos observado la posible existencia de muy diferentes pensamientos y un solo modo aparente de obrar. Por ejemplo, el hombre rico podría haber pensado: 

 –“Oh, le daré una moneda a ese desgraciado para que no me moleste más”. 

Pero, tal vez, también podría pensar: 

– “Tiene mala pinta, mejor le doy algo porque si no puedo tener problemas”. 

Quizás, también, podría haber pensado algo así: 

-”Perfecto, ahora que me ve mucha gente en la calle le daré unas monedas, así verán lo generoso que soy”.

O tal vez, 

-”Pobre diablo, menos mal que hay en el mundo personas como yo capaz de dar limosnas”. 

Pero, puede que pensara:

– “Lastima que sólo tenga estas monedas, me gustaría  poder darle algo más, quizás pueda  ofrecerle un trabajo…”  

¿Seguís creyendo ahora – dijo el maestro- que es tan fácil decir que una acción es positiva o negativa, simplemente por la observación de la misma? 

 Obviamente no. Es la motivación la que califica al acto. Si la motivación es positiva la acción lo será también y si la motivación es negativa también la acción será negativa.

Pero, ¿quién puede conocer la verdadera motivación de cada ser? 

Es por eso que, como dicen todos los libros sagrados, no debemos juzgar los actos de los demás, ya que sólo percibimos las conductas, que es lo más externo de cada acción. La motivación es interior y permanece oculta para la mayoría de las personas.

 

Una respuesta a “Un cuento sobre la motivación

  1. Si la motivación es la razón o emoción interior y personal que nos lleva a hacer algo y en los distintos ejemplos del cuento el elemento común es la retribución, puesto que incluso en el más positivo y altruista está la compensación del alivio del ayudado, la desmotivación debe ser cuando no se tiene ni razón ni emoción para llevar algo a cabo, ni se obtiene la satisfacción de realizarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s