La importancia del tacto en la salud

Necesitamos tocar y que nos toquen

Necesitamos tocar y que nos toquen

El sentido del tacto es sumamente importante para la salud del ser humano, aunque a lo largo de la historia no siempre ha sido suficientemente comprendido y valorado, sobre todo porque se le han imputado bastantes limitaciones surgidas de los condicionamientos sociales imperantes.

Esto ha sucedido en el pasado y sigue sucediendo actualmente, debido a las creencias culturales implantadas que mantenemos sobre dicho sentido y, también, porque la significación que cada persona atribuye a la interacción táctil depende de numerosos factores aprendidos bajo una gran cantidad de creencias restrictivas al respecto. 

Pero la realidad es que disfrutar del tacto es necesario para una correcta salud física y emocional. El tacto se encuentra presente desde los primeros momentos de nuestra vida y guarda importantes relaciones en lo que se refiere al desarrollo psíquico del sujeto. Recordemos que los seres humanos respondemos a los estímulos táctiles dede la vida intrauterina.

Dese un punto de vista más objetivo podría decirse que, gracias a él, podemos percibir los cambios en los relieves de las superficies y reconocer las formas, la dureza, la temperatura y otras muchas cualidades de los objetos.

El tacto nos sirve para explorar el mundo cercano

El tacto nos sirve para explorar el mundo cercano

Es un sentido bastante íntimo, un sentido de cercanía que actúa a muy corta distancia permitiéndonos explorar el mundo próximo, a diferencia de la vista o el oído que pueden percibir fenómenos lejanos.

El sentido del tacto reside en las terminaciones sensoriales de la piel, la cual es el órgano corporal más grande que tenemos y en el que existen mayor cantidad de terminaciones nerviosas. Mide alrededor de dos metros cuadrados, almacena más de un tercio de la sangre que bombea el corazón y pesa entre tres y cuatro kilos, dependiendo de la altura y constitución de cada persona.

En el tacto no solamente participan las manos, sino que está presente en toda la piel, si bien la sensibilidad varía de acuerdo a la zona.

Desde un punto de vista más emocional, el tacto nos permite disfrutar de cosas como las caricias, el sol, el viento, y un sin fin de sensaciones agradables, debido a que es la forma de comunicación física más intensa que poseemos. Tocar y ser tocado no sólo es sano, sino que es imprescindible para la vida. Es un nutriente esencial para el ser humano y no deberíamos olvidar que, para el correcto mantenimiento de nuestra salud, es necesaria la interacción táctil.

El tacto actúa a nivel físico, químico y energético. Mejora el drenaje linfático de la zona en cuestión, aumenta los niveles de endorfinas en sangre (lo cual genera placer) y disminuye los de cortisol y epinefrina, substancias relacionadas con la reacción de estrés.

El abrazo implica una importante comunicación emocional

El abrazo implica una importante comunicación emocional

Tocar y ser tocados, además, resulta imprescindible para el desarrollo psicobiológico de los seres humanos y también de los animales. Parece que las primeras experiencias táctiles son determinantes para el desarrollo posterior del cerebro y del sistema nervioso en general. Una experiencia táctil inadecuada en la infancia traerá como consecuencia dificultades a la hora de relacionarse con los demás, debido a que es un sentido eminentemente afectivo.

René Spitz, a principios del siglo XX demostró las consecuencias negativas que sufrían los niños ingresados en instituciones debido a la falta de contacto piel con piel. Describió el llamado Hospitalismo o Síndrome del Orfanato para referirse a dichos efectos patológicos.

En los últimos años se han desarrollado diferentes disciplinas terapéuticas que actúan a través del tacto para mejorar la salud física y emocional de los sujetos, como por ejemplo la abrazoterapia de Kathleen Keating, quien escribió un libro, sencillo pero con mucho talento, humor y calidez sobre el tema de los abrazos.

Para llegar a ser unos “buenos abrazadores” necesitamos abrir nuestro corazón y nuestro cuerpo a todas las sensaciones, olvidándonos un poco de esos molestos sentimientos de vergüenza, timidez, ridículo… que nos coartan y nos alejan del bienestar, y lanzarnos a la aventura de experimentar nuestro tacto en contacto con otro ser.

Otra de las disciplinas en las que prioriza el sentido del tacto es la Haptonomía, o ciencia de la afectividad, desarrollada por Frans Veldman.

Así pues, tocar y ser tocados parece que más allá de lo que en un primer momento se pudiese pensar, constituye un especial ingrediente para el mantenimiento de nuestra salud física y emocional.

El tacto nos invita a explorar no sólo los objetos externos, sino también a explorarnos nosotros mismos, así como a observar atentamente nuestra íntima relación con los objetos percibidos.

He conocido a muchas personas bastante reticentes a tocar y mucho más a que los toquen. En la mayoría de los casos desconozco el motivo subyacente que justifique dicha tendencia, pero lo que me queda bastante claro es que se están perdiendo la posibilidad de disfrutar de todo un universo de posibilidades entre los que destacaría el profundo intercambio emocional y comunicacional que sucede cuando dos seres humanos interaccionamos mediante el tacto, las caricias o el abrazo sincero.

Disfrutemos del placer de un abrazo sincero

Disfrutemos del placer de un abrazo sincero

Os invito a tratar de experimentar el tacto  consciente en sus diversas opciones durante los próximos días y, el que así lo desee, podría además compartir su experiencia con los demás lectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s