Armonizar y pacificar la vida

armonizar la vida

Armonizar y pacificar nuestra vida nos ayuda a nosotros mismos y a quienes nos rodean

Un deseo común a todos los seres humanos es poder disfrutar de una vida en paz y en armonía, aunque en muchas ocasiones no sabemos exactamente qué es lo que significa esto.

Tengo la convicción de que todos deseamos estar libres del sufrimiento y de sus causas y, también, de que deseamos alcanzar la felicidad que no se pierde. Porque éste es un anhelo común a todos lo seres, pero, sin embargo, debido a muchas y complejas razones entre las que se encuentran los oscurecimientos de nuestra mente no solemos llegar a conseguir dichos objetivos.

Deseamos, pues, una vida armónica y feliz, y sin embargo no sabemos exactamente qué es lo que quieren decir estos términos. Sería bueno, pues, explicar algo de ellos.

Debería comenzar señalando que armonizar y pacificar la vida es, posiblemente, una de las tareas de mayor valor con las que podríamos involucrarnos, debido a que trae consigo un beneficio para      quienes lo consiguen y también para los demás. Armonizar y  pacificar nuestra vida nos permite establecer unas relaciones más humanas y promueve el desarrollo de una cultura de paz.

Aunque sólo fuese por lo que he señalado en el párrafo anterior, ya merecería la pena. Pero además de ello, armonizar y pacificar la vida, nos proporciona otros muchos beneficios.

Por tanto, el enfoque teórico y práctico sobre cómo armonizar y pacificar nuestra vida no debiera ser considerado como una actividad intimista o individualista, sino que, bien entendido, significa la aportación más práctica y solidaria que podamos realizar en un mundo actual tan fuertemente sacudido por el odio, las guerras y toda clase de sufrimientos.

Armonizar y pacificar la vida constituye una vía para disminuir nuestras negatividades y también para aumentar los aspectos positivos, lo cual guarda una estrecha relación con nuestra salud física, la salud mental y la salud espiritual. Está conectado, además, con la mejora en nuestras relaciones afectivas y con el respeto al medio ambiente.

armonizar y pacificar

Armonizar y pacificar nuestra vida incluye la dimensión física, cognitiva, emocional y espiritual

Este enfoque no pretende ser algo exótico o lejano, sino que más bien habría que considerarlo como un instrumento práctico y próximo. Tan próximo como que afecta a lo más íntimo de cada ser.

 

Hoy día contamos con el privilegio de acceder a numerosas enseñanzas antiguas y modernas que nos permiten descubrir y aprender diferentes estrategias y numerosos caminos para conseguir armonizar y pacificar nuestra vida un poco más.

De todos estos mensajes de sabiduría, hay algo que desde que lo escuché hace muchos años siempre me ha inspirado: La invitación a que cada uno de nosotros, desde nuestro propio trabajo personal y mediante los instrumentos que cada cual dispone, seamos capaces de aceptar el reto y el compromiso de armonizar y pacificar nuestras vidas, así como aportar nuestro pequeño grano de arena para la construcción de una cultura de paz interior y exterior en un mundo que está falto de ella.

Modestamente y con todas las limitaciones que pueda tener, a través de la Sofrodynamia® me atrevo a presentar mi granito de arena.

Una respuesta a “Armonizar y pacificar la vida

  1. Pingback: Armonizar y pacificar la vida | Dalequedale.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s