Dirige tu vida y no culpes a otros

Dirige tu vida y no culpes a otros

culpar a otros

Culpabilizar a otros de lo que nos sucede, a la larga no suele ser una buena estrategia

Debido a mi trabajo, he escuchado numerosos relatos de pacientes que sin ningún resquicio de duda atribuyen a los padres, hermanos, maridos, esposas, etc. la culpa del sufrimiento actual que padecen. Su planteamiento es que son los demás quienes les hacen sufrir. A los otros se les atribuye el origen de padecimientos tales como depresiones, ansiedades, miedos, etc., al tiempo que eluden cualquier tipo de responsabilidad personal en dichos procesos.

Son pocos los que asumen el hecho de que somos nosotros mismos los constructores de nuestra propia vida, y de estas premisa se deriva una cierta responsabilidad en el modo en el que lo hacemos. Tal vez porque resulte más sencillo considerarse, simplemente, como los pasivos receptores de un medio ambiente poco favorable que, por el contrario, como un sujeto con determinación propia y con la capacidad para aceptar o rechazar diversos aspectos, propuestas o influencias. Sigue leyendo