Miedo a la propia grandeza

Miedo a la propia grandeza

A veces no somos capaces de vivirnos en libertad

A veces no vivimos como deberíamos porque nos falta confianza en nosotros mismos.

Con frecuencia buscamos fuera aquello que sólo se encuentra dentro, y tratamos que los demás nos reconozcan y nos alaben para lograr, de ese modo, una cierta gratificación personal. 

Cuando no lo conseguimos nos entristecemos y nos sentimos desgraciados.

Creamos lazos de dependencia con los demás para lograr su aprobación porque hemos olvidado quienes somos realmente y hemos renunciado, también, a nuestra propia grandeza, así como al desarrollo de nuestro potencial.

Esto me recuerda una historia:

“Se dice que el ser humano se asemeja a un príncipe que un día, por temor a su propia grandeza, huyó del Palacio Real yéndose a vivir como un mendigo. 

Pasado el tiempo, sin trabajo, ni dinero, dicho príncipe malvivía en la ciudad como el más pobre de los indigentes, llevando ante sí y ante los demás una auténtica vida miserable.
Ni siquiera recordaba lo que en tiempos anteriores había sido. 

Había olvidado, también, su sabiduría personal y todo cuanto los altos maestros le enseñaron a través de los años para que, llegado el momento, ejerciese como rey.
Pero cuentan que un día alguien mirándole a los ojos, le dijo: -¿no te avergüenzas de vivir como vives siendo quien eres?-. 

Confundido y temeroso, no acertaba el príncipe a interpretar lo que escuchaba. 

Le atenazaba el miedo a su propia grandeza, porque viéndose del modo en el que se veía, ¿cómo podría vivir él en un palacio?, ¿cómo podría tener criados y ordenarles…? , él, que no era más que un pobre mendigo.
Y cuentan, también, que cierto día, superado el miedo a sí mismo, a su grandeza, se decidió a atravesar las puertas del palacio. 

Estamos llamados a vivir como príncipes en lugar de como mendigos

Estamos llamados a vivir como príncipes en lugar de como mendigos

Los criados al verlo se alegraron. Lo bañaron, lo vistieron con las mejores ropas y se apresuraron a preparar una gran fiesta porque, al fin, el príncipe había vuelto a casa”.

A la mayoría de nosotros nos ocurre lo que al príncipe de la historia, hemos olvidado quienes somos y nuestra propia grandeza, conformándonos con vivir como mendigos en lugar de como verdaderamente  nos corresponde.

Y esta sabiduría, es decir, el conocimiento de nuestra propia naturaleza, se encuentra en las profundidades de nuestro Espacio Interior.

Es hora, pues, de acercarse a él, de conocerlo y, en cierto modo, conquistarlo, porque, en definitiva, estamos hablando del conocimiento y la conquista de nuestra verdadera naturaleza interior.

Una respuesta a “Miedo a la propia grandeza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s