La meditación sofrodynámica

Meditación sofrodynámica

Aquietamos el cuerpo, regularizamos la respiración, aquietamos la mente…

Los seres humanos, ya lo he dicho muchas veces, anhelamos vivir felices y en paz, pero solemos buscar en lugares equivocados. Nos sentimos incompletos y pensamos que si obtenemos algo (poder, riqueza, etc.) eso nos completará. Cuando lo conseguimos, experimentamos que eso no funciona y seguimos tratando de acumular más de lo mismo o de otras cosas.

Pero el camino hacia la plenitud es bien distinto. Nos e encuentra lejos, sino cerca. Entonces, por qué buscar fuera lo que ya se encuentra dentro.

El entrenamiento sofrodynámico dispone de numerosas estrategias distintas dependiendo si realizamos una indagación reflexiva, meditativa o de la corporalidad.

Desde el punto de vista de las indagaciones meditativas, podemos decir que son aquellas que realizamos desde un estado especial de nuestra mente, cuando profundizamos hasta el nivel de trance en el que predomina una actividad bioeléctrica cerebral rica en ondas alfa y zeta.

Se comienza aplicando una inducción sobre la mente en estado de vigilia, lo que permite aquietar los pensamientos, regularizar la respiración y calmar las tensiones corporales.

Desde este estado de serenidad controlado es posible abrir la puerta al estado meditativo de para situarnos plenamente en el momento presente.

La respiración es el vínculo que conecta nuestra mente con el ahora, y nos permite estar abiertos a nuestro potencial como seres humanos.

Apertura del corazón

La meditación sofrodynámica nos lleva a la apertura del corazón

Al meditar nos situamos en el núcleo esencial de nuestro ser. Más que un hacer, la meditación sofrodynámica consiste en una apertura al ser.

Conseguimos el estado meditativo cuando somos capaces de manejar la atención y la concentración de forma adecuada.

Se ha podido constatar que dicho estado meditativo genera una especial fisiología corporal en la que se producen múltiples beneficios para nuestro cerebro, así como para el resto de vísceras y funciones corporales. Últimamente, se ha comprobado también que generan un especial incremento de conductas compasivas y que el estado meditativo, de alguna manera, influye también en la mejora de nuestro entorno.

Todo lo anteriormente expuesto puede ser bastante atractivo, lo cual no significa que sea fácil.

Recuerda que las grandes metas suelen requerir grandes recursos y grandes esfuerzos. Lo importante es comenzar.

Para acceder al estado meditativo deseado hemos comenzar por el principio. No suele funcionar saltarse etapas.

Para conseguir un buen estado meditativo hemos de aquietar la agitación mental, eliminar el exceso de tensiones corporales, regularizar la respiración y disponer de un buen nivel en lo que se refiera al manejo de la atención y de la concentración.

Tratar de meditar sin haber establecido las bases necesarias para ello es como querer cruzar el estrecho de Gibraltar en solitario sin haber aprendido a nadar previamente.

Además, hemos de tener en cuenta que el ego también dispone de sus defensas y trata de poner sus propios obstáculos, como el apego, el miedo, la duda o el sopor, entre otros. También habremos de aprender a hacer frente a estos obstáculos.

Una vez hemos calmado la superficie de nuestra mente, nos corresponde integrar lo que encontramos en la profundidad, en la que solemos encontrar obstáculos más sutiles. Este es el camino que nos lleva de manera natural a una comprensión más amorosa de la realidad y de nosotros mismos.

Tengo la certeza de que la práctica de la meditación va transformando nuestra mente. Primero comenzamos con el deseo de buscar y explorar, desarrollando una mente del estudiante que indaga. Posteriormente, sin dejar lo anterior, surge la mente que observa. Y cuando llegamos al núcleo esencial de nuestro ser sentimos la apertura que corresponde a la mente que ama.

Ese, a mi juicio, es el camino de la meditación sofrodynámica: indagar, observar y, finalmente, amar.

2 Respuestas a “La meditación sofrodynámica

  1. Pingback: Trascender nuestra autobiografía | Sofrodynamia® y Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s