Miedo y salud

Si quieres enfermar no hay nada mejor que cultivar el miedo. Miedo y salud no se llevan bien.

Hoy día la ciencia conoce perfectamente el impacto negativo que el miedo intenso produce en nuestro organismo, ya que da lugar a una reacción estresora generalizada y bloquea el sistema inmunitario, aumentando los corticoides y disminuyendo, entre otras cosas, la secreción de IgA (anticuerpo que se encuentra en las mucosas respiratorias y digestivas). También genera un mayor estrés oxidativo con aumento de radicales libres y con todo lo que ello implica para la salud.

Entonces, si hoy día conocemos estos datos, por qué los medios de comunicación y también muchos sanitarios se empeñan en divulgar informaciones de forma que generan miedo a la población. Quizás no sea su intención, prefiero pensar que son un poco inconscientes a creer que lo hacen adrede con intenciones maliciosas.

Me pregunto, ¿de cuántas formas diferentes se puede dar una noticia, aunque esta sea negativa?

¿No habría otra forma de informar que fuese un poco más esperanzadora y, sobre todo, que promoviese la resiliencia entre quienes las escuchan?

 No se trata de dar datos falsos, irreales, ni tampoco de infundir esperanzas vanas, sino de procurar que el mensaje sea lo suficientemente esperanzador para que el oyente no caiga en esa especie de indefensión que sabemos que es tan perjudicial, tanto para los animales como para los humanos.

Todavía no he escuchado en los medios comunes de comunicación durante esta pandemia hablarle a la gente de cómo ayudar al sistema inmunitario para que se encuentre más fuerte y puedan estar más protegidos frente a la enfermedad. Tampoco he escuchado algunos consejos para implementar hábitos saludables o una alimentación que ayude a nuestras defensas, mas allá del consabido gel hidroalcohólico, mascarilla y distancia, ¡como si no hubiesen otras cosas!

Para colmo, en estos días, se nos anuncia además la aparición de un cuadro depresivo (Síndrome Postvacacional, lo llaman los expertos), como consecuencia del retorno al trabajo. Me gustaría también haber escuchado algunas propuestas para mejorar este aspecto, cosa que no ha ocurrido.

He de recordar que si queremos obtener salud hemos de cultivarla. Y, aunque parezca lo mismo, he de decir que es distinto hablar de cómo evitar la enfermedad que hablar de cómo promover la salud. Lo primero está bien, pero lo segundo es mucho mejor.

Para no quedarme en la queja y plantear soluciones prácticas, deciros que en este mismo blog podéis encontrar cientos de entradas en los que se proponen estrategias de mejora de salud, de alimentación, hábitos de vida, regulación emocional, etc.

Espero que todo ello os ayude a vivir más feliz y más saludablemente

Un pensamiento en “Miedo y salud

  1. Pingback: Miedo y salud — Sofrodynamia® y Salud | LUZ EN AGORA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.