Archivo de la etiqueta: reishi

Los adaptógenos

ADAPTÓGENOSe denominan adaptógenos a un grupo de substancias de origen natural que son capaces mantener el equilibrio del organismo cuando éste se enfrenta a los agentes estresógenos (tanto físicos, químicos, biológicos o mentales), promoviendo una mejor respuesta por parte del sujeto. Sigue leyendo

Reishi y cáncer

Ayer publiqué algo sobre el Reishi. Hoy quiero completarlo comentando el resultado de una interesantísima investigación realizada por el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico, y publicado en la revista “Nutrition and Cáncer”, en septiembre de 2011, acerca de las posibilidades que ofrece este hongo para complementar el tratamiento de ciertos tumores, en concreto el cáncer Inflamatorio de Mama, una de las variedades de tumores mamarios más agresivos.

Según el estudio realizado,  el Reishi presenta efectos antioncológico sobre las células de dicho tumor, favoreciendo la muerte celular (apoptosis) y sobre los mecanismos de acción y la capacidad invasiva de esas células tumorales.

Los resultados demuestran que la acción del Reishi incide selectivamente a las células tumorales sin afectar a las células sanas.

Según parece, el Reishi, disminuye la expresión de genes implicados en la supervivencia y proliferación de las células cancerosas y en la invasión y metástasis, mientras que aumenta la expresión de IL8 (Interleuquina-8, el cual es un factor quimiotáctico de los neutrófilos).

Ésta investigación, junto o otros estudios publicados, constituye una prueba científica más que fundamenta el conocimiento empírico que hasta ahora se tenía sobre la importancia de este hongo en el tratamiento de ciertos tipos de tumores y abre la puerta a futuras y esperanzadoras investigaciones al respecto.

Plantas para la salud: El Reishi (Ganoderma lúcidum)

El Reishi o Ganoderma lucidum es un hongo que crece como parásito en una gran variedad de árboles tanto en zonas boscosas del norte de Asía como en zonas tropicales  y templadas de Norteamérica, Sudamérica, África y Europa.

En China es altamente apreciado, siendo considerado como “el hongo de la inmortalidad” debido al gran número de propiedades curativas que posee. Se ha venido utilizando  en la Medicina Tradicional China como un medicamento por más de 4.000 años, siendo por tanto una de las setas con usos terapéuticos más antiguas que se conoce.

Contiene terpenoides amargos que inhiben la liberación de histamina,  polisacáridos y una serie muy importante de principios  bioactivos (gonadosterona, ácido oleico, lecitinas, etc.) que le confiere unas propiedades medicinales muy interesantes, que van desde el campo de las reacciones alérgicas, a la oncología, pasando por su utilización como adaptógena, antiparasitaria, antiviral, hipotensora, antiagregante plaquetario, así como efectos significativos sobre el control del azúcar y colesterol.

Últimamente están apareciendo numerosos estudios de laboratorio que ponen de manifiesto efectos antineoplásicos ante diversos tipos de cánceres, propiedad ésta reconocida incluso por la OMS. También se ha comprobado el efecto beneficioso para reducir los efectos secundarios tanto de la quimioterapia como de la radioterapia.

En nuestro medio suele consumirse en forma de cápsulas, tabletas o viales, tanto solos como formando parte de una mezcla con otros hongos.