La casa del amor

la caa del corazón“Siempre había creído que la casa del corazón tenía muchas y diferentes estancias. Una para la familia, otra para los amigos, otra para las personas más íntimas, etc. Pero con el paso del tiempo, un día te das cuenta  de que no hay tabiques en esa mansión, ni tampoco techo, ni muros… y que el auténtico y difícil trabajo de desarrollo humano consiste en preparar un espacio lo suficientemente amplio como para que, algún día, todos los seres sintientes puedan llegar a habitar en ella.” (ANF)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s