Editorial de marzo 2014

marzo-2014Con bastante frecuencia me acude a la mente aquello que me contaron en mi adolescencia, cuando por entonces estudiaba filosofía en el bachiller, acerca del famoso filósofo griego Heráclito de Éfeso, también llamado El Oscuro, así como lo concerniente a su Filosofía del Devenir. 

Dicho filósofo afirmaba aquello de que “nadie puede bañarse dos veces en el  mismo río”, “todo pasa, nada permanece”. ¡Qué razón tenía el griego!

Casi por el mismo tiempo que Heráclito, en otra parte del mundo, en los recónditos parajes del norte de la India, otro famoso personaje, Sidharta Gautama, el Buda, predicaba su doctrina de la Impermanencia.

Claro que ni el enigmático de Heráclito, ni tampoco el buenazo de Buda, conocieron a nuestros políticos actuales. Porque de haberlos conocido, sus doctrinas hubiesen quedado en entredicho. Tal vez ni se habrían atrevido a formularlas. Ya que a pesar de las evidencias sobre el devenir de las cosas y de la impermanencia de los fenómenos, hay algo que, según parece, permanece inmutable en el universo en general y en nuestras vidas en particular, la ineptitud y la mediocridad de la clase política que nos rodea, ya sea por babor o por estribor.

Pero salvando esta excepción, se podría afirmar que todo lo demás que existe en el mundo lo hace de modo impermanente.

Un día sucede a otro día, un mes a otro mes, un año a otro año, y aunque experimentamos un universo cíclico de estaciones anuales, ninguna es igual a la anterior…“todo pasa, nada permanece”.

Y no sólo porque cada minuto es distinto al que minuto le precedió, sino porque también nosotros somos distintos y percibimos la realidad con matices diferentes.

Por eso nunca leerás dos veces el mismo libro, ni tampoco encontrarás al mismo amigo del que te despediste, porque a la vuelta, tú ya no serás el mismo y tu amigo tampoco.

Pero a nuestra mente común no le gusta demasiado esta experiencia de impermanencia, tal vez por ello tienda a querer hacer estables e inmutables lo que por naturaleza no lo es.

En ese juego entre esencias y apariencias generamos mucha confusión y no poco sufrimiento.

Pero a lo largo de cientos de años hemos recibido enseñanzas para ayudarnos a transcender los errores de nuestra mente. Así, los maestros de todos los tiempos se esforzaron en enseñarnos a vivir el momento presente como único e irrepetible. Nos han transmitieron diversos métodos para hacer de cada instante una verdadera experiencia de eternidad, así como para enseñarnos a vivir la seguridad y la estabilidad en un mundo que no es ni seguro ni estable y para que, entre otras muchas cosas, aprendamos a experimentar el amor desinteresado por todo lo creado mediante la práctica del no aferramiento.

Así que cuando volteamos una nueva página del calendario para inaugurar un recién nacido mes, en este caso marzo, se nos propone con ello una maravillosa oportunidad para tomar consciencia de ese “devenir de las cosas”.

Obviamente, ante el paso del tiempo que marcan los meses del calendario, uno se lo puede tomar de muchas maneras. Podemos vivirlo como un mes menos que nos queda de vida o como un mes más que tenemos la fortuna de haber vivido. Ambas cosas son ciertas, pero el hecho de verlo de una u otra manera puede marcar la diferencia en nuestro interior.

Cada instante es, pues, una oportunidad para el crecimiento y para el aprendizaje y, en el caso del presente mes de marzo, para hacer más énfasis en el cambio y la impermanencia, ya que no sólo cambiamos de mes sino también de estación del año.

Parece que en algunos momentos de estos pasados días el aire se hubiese vuelto más cálido y suave, al tiempo que transportaba ciertos aromas florales de forma sutil, preludio de una próxima y espero que agradable primavera, aunque todavía durante unos día arrastraremos los últimos coletazos de un invierno que se despide y lucha por no abandonarnos.

En estos días se puede percibir un evidente cambio de energía en la naturaleza, propio de los momentos que preceden a la primavera. Pero sólo si abres tus sentidos y te dejas inundar por dicha energía podrás experimentarla y entenderás perfectamente de qué estoy hablando.

Es posible percibirla como una energía alegre, cantarina diría yo, que tiende a la risa y a la expansión, preludio de la eclosión vital ha de llegar.

En la entrada de mi casa floreció ya hace unos días el Jazmín de Invierno. Al traspasar la puerta de entrada me recibe con el regalo de su aroma y su belleza cada vez que vuelvo al hogar.

Marzo, como los demás meses del año, también nos proponen algunas fechas dignas de mención. Para mi, las más significativas son el día 8 de marzo, Día Mundial de la Mujer Trabajadora, el 19 de marzo Día del Padre y el 22 de marzo Día Mundial del Agua.

La primera de ella, el Día Mundial de la Mujer Trabajadora, considero que es una fecha especialmente importante para tener presente el papel de la mujer en nuestra sociedad y su aportación a lo largo de la historia. Es como una especie de momento “fuerte” para incentivarnos a seguir trabajando en los distintos ámbitos sociales por esa igualdad de derechos a la que todos aspiramos.

La segunda, la del Día del Padre, además del aspecto genérico en el que tratamos de recordar y agradecer la importancia y el esfuerzo de lo que significa para los hijos la figura paterna, en mi caso existe un interés personal especial, confieso que algo interesado, que surge de la esperanza de recibir algunos regalitos especiales por parte de mi familia. Hasta ahora siempre me han agasajado más que de sobra, y espero con ilusión que este año también suceda.

Hay algunas voces que se alzan en contra del Día del Padre, del de la Madre, de San Valentin… y siempre con la misma cantinela…”ha sido un invento de los Centros Comerciales, en especial del Corte Inglés, para vender cosas”.

Yo creo que no es cierto eso, pero si lo fuera, me da igual. Porque no es necesario comprar nada para regalar o para agradecer. Pero, además, en un mundo como en el que vivimos, en el que abunda el egoísmo y la falta de agradecimiento, celebrar el amor o la gratitud hacia quienes nos dieron la vida, es algo que no deberíamos dejar pasar bajo ningún concepto, aunque sea el Corte Inglés, Bill Gates o Periquillo de los Palotes, quienes lo propusieran.

Recuerdo de mi infancia, y de eso hace ya muchos años, que mi madre me dejaba un regalito, normalmente modesto, no había para más, un masaje para después del afeitado, una colonia o similar, para que se la entregase a mi padre en esos días. Él lo recibía con ilusión y fingía esa especie de sorpresa que un niño siempre agradecía.

Pienso que el día del Padre, de no haberlo inventado alguna empresa comercial lo hubiese hecho mi madre, ya que fue siempre un ejemplo de agradecimiento para todos los que estuvimos a su lado.

Y como yo viví su ejemplo, creo que si el día del Padre, o de la Madre, no hubiesen estado en el calendario, hubiese buscado alguna oportunidad en cualquier otra fecha para celebrarlo.

Además, si hay partidarios de organizar celebraciones tan peculiares como la del pasado 4 de febrero, “Día del Orgullo Zombie”, ¿cómo no va a haber un Día del Padre?, ¡qué menos!

Respecto a la celebración del Día Mundial del Agua, es bueno que recordemos, al menos un día al año, la importancia de un bien tan preciado, necesario y limitado como es el agua. La intención de las Naciones Unidas al promover dicho día fue la de ayudarnos a tomar consciencia de la importancia de la conservación y la buena gestión de nuestros recursos hídricos.

Dada la importancia que tiene el agua para la vida en el planeta, considero que cualquier actividad que nos ayude a promover actitudes ecológicas al respecto han de ser bienvenidas.

Un avanzado en estos aspectos ha sido el alcalde de mi ciudad, Málaga, quien hace unas semanas se hizo famoso en la prensa por su derroche de austeridad al afirmar, mediante un experimento riguroso y contrastado, que gastaba once litros de agua a la hora de ducharse.

Y yo, que soy más o menos de su misma altura, me he quedado anonadado porque he de confesar que gasto unos cuantos litros más. No he tenido el impulso científico de medirlo, pero seguro que muchos más. Esto me ha producido una cierta turbación y no poco desasosiego interior, de tal modo que me he propuesto seguir los pasos de mi edil.

Animado por el ejemplo del máximo representante ciudadano, me he puesto manos a la obra a la hora de ahorrar el líquido elemento, y en estos momentos me encuentro practicando el lavado de manos y cara con el contenido de agua de un dedal, aunque he de reconocer que me quedo algo pegajosillo y he de recurrir después a las toallitas perfumadas para mejorar mi acicale y salir a la calle con cierta dignidad en el aseo. No obstante, no dudo en mejorar y transformar dicha práctica en todo un logro medioambiental.

Además de lo anterior, y como muestra del impulso que ha supuesto para mi el ejemplo del alcalde, me he propuesto, también, para este verano, practicar buceo ya no en la piscina, ni en la playa, sino en el cubo de fregar, eso sí, apartando previamente el palo de la fregona para evitar accidentes mayores. Pienso que las piernas me quedarán colgado del borde borde del cubo, y tal vez un podo doblado el cuello, pero no ha de ser esto impedimento alguno para frenar mi ansia de superación ecológica.

Caso de que lo consiga, me pondré en contacto con el departamento oportuno de mi ayuntamiento para que tomen nota y, por los medios más apropiados, estimulen a los ciudadanos y ciudadanas a ese ahorro hídrico tan beneficioso para todos y todas.

Y es que, lo que es algo importante y necesario, como es la gestión de los recursos en general y del agua en particular, evitando los despilfarros innecesarios, cuando lo coge un político entre sus manos, se puede tornar en algo grotesco y caricaturesco.

¡Qué estos asuntos mundanos no turben en nuestro corazón, ni tampoco la entrada de la ya próxima primavera!

 

Feliz marzo

 

EDITORIAL DE MARZO DE 2014

 

Con bastante frecuencia me acude a la mente aquello que me contaron en mi adolescencia, cuando por entonces estudiaba filosofía en el bachiller, acerca del famoso filósofo griego Heráclito de Éfeso, también llamado El Oscuro, así como lo concerniente a su Filosofía del Devenir.

Dicho filósofo afirmaba aquello de que “nadie puede bañarse dos veces en el  mismo río”, “todo pasa, nada permanece”. ¡Qué razón tenía el griego!

Casi por el mismo tiempo que Heráclito, en otra parte del mundo, en los recónditos parajes del norte de la India, otro famoso personaje, Sidharta Gautama, el Buda, predicaba su doctrina de la Impermanencia.

Claro que ni el enigmático de Heráclito, ni tampoco el buenazo de Buda, conocieron a nuestros políticos actuales. Porque de haberlos conocido, sus doctrinas hubiesen quedado en entredicho. Tal vez ni se habrían atrevido a formularlas. Ya que a pesar de las evidencias sobre el devenir de las cosas y de la impermanencia de los fenómenos, hay algo que, según parece, permanece inmutable en el universo en general y en nuestras vidas en particular, la ineptitud y la mediocridad de la clase política que nos rodea, ya sea por babor o por estribor.

Pero salvando esta excepción, se podría afirmar que todo lo demás que existe en el mundo lo hace de modo impermanente.

Un día sucede a otro día, un mes a otro mes, un año a otro año, y aunque experimentamos un universo cíclico de estaciones anuales, ninguna es igual a la anterior…“todo pasa, nada permanece”.

Y no sólo porque cada minuto es distinto al que minuto le precedió, sino porque también nosotros somos distintos y percibimos la realidad con matices diferentes.

Por eso nunca leerás dos veces el mismo libro, ni tampoco encontrarás al mismo amigo del que te despediste, porque a la vuelta, tú ya no serás el mismo y tu amigo tampoco.

Pero a nuestra mente común no le gusta demasiado esta experiencia de impermanencia, tal vez por ello tienda a querer hacer estables e inmutables lo que por naturaleza no lo es.

En ese juego entre esencias y apariencias generamos mucha confusión y no poco sufrimiento.

Pero a lo largo de cientos de años hemos recibido enseñanzas para ayudarnos a transcender los errores de nuestra mente. Así, los maestros de todos los tiempos se esforzaron en enseñarnos a vivir el momento presente como único e irrepetible. Nos han transmitieron diversos métodos para hacer de cada instante una verdadera experiencia de eternidad, así como para enseñarnos a vivir la seguridad y la estabilidad en un mundo que no es ni seguro ni estable y para que, entre otras muchas cosas, aprendamos a experimentar el amor desinteresado por todo lo creado mediante la práctica del no aferramiento.

Así que cuando volteamos una nueva página del calendario para inaugurar un recién nacido mes, en este caso marzo, se nos propone con ello una maravillosa oportunidad para tomar consciencia de ese “devenir de las cosas”.

Obviamente, ante el paso del tiempo que marcan los meses del calendario, uno se lo puede tomar de muchas maneras. Podemos vivirlo como un mes menos que nos queda de vida o como un mes más que tenemos la fortuna de haber vivido. Ambas cosas son ciertas, pero el hecho de verlo de una u otra manera puede marcar la diferencia en nuestro interior.

Cada instante es, pues, una oportunidad para el crecimiento y para el aprendizaje y, en el caso del presente mes de marzo, para hacer más énfasis en el cambio y la impermanencia, ya que no sólo cambiamos de mes sino también de estación del año.

Parece que en algunos momentos de estos pasados días el aire se hubiese vuelto más cálido y suave, al tiempo que transportaba ciertos aromas florales de forma sutil, preludio de una próxima y espero que agradable primavera, aunque todavía durante unos día arrastraremos los últimos coletazos de un invierno que se despide y lucha por no abandonarnos.

En estos días se puede percibir un evidente cambio de energía en la naturaleza, propio de los momentos que preceden a la primavera. Pero sólo si abres tus sentidos y te dejas inundar por dicha energía podrás experimentarla y entenderás perfectamente de qué estoy hablando.

Es posible percibirla como una energía alegre, cantarina diría yo, que tiende a la risa y a la expansión, preludio de la eclosión vital ha de llegar.

En la entrada de mi casa floreció ya hace unos días el Jazmín de Invierno. Al traspasar la puerta de entrada me recibe con el regalo de su aroma y su belleza cada vez que vuelvo al hogar.

Marzo, como los demás meses del año, también nos proponen algunas fechas dignas de mención. Para mi, las más significativas son el día 8 de marzo, Día Mundial de la Mujer Trabajadora, el 19 de marzo Día del Padre y el 22 de marzo Día Mundial del Agua.

La primera de ella, el Día Mundial de la Mujer Trabajadora, considero que es una fecha especialmente importante para tener presente el papel de la mujer en nuestra sociedad y su aportación a lo largo de la historia. Es como una especie de momento “fuerte” para incentivarnos a seguir trabajando en los distintos ámbitos sociales por esa igualdad de derechos a la que todos aspiramos.

La segunda, la del Día del Padre, además del aspecto genérico en el que tratamos de recordar y agradecer la importancia y el esfuerzo de lo que significa para los hijos la figura paterna, en mi caso existe un interés personal especial, confieso que algo interesado, que surge de la esperanza de recibir algunos regalitos especiales por parte de mi familia. Hasta ahora siempre me han agasajado más que de sobra, y espero con ilusión que este año también suceda.

Hay algunas voces que se alzan en contra del Día del Padre, del de la Madre, de San Valentin… y siempre con la misma cantinela…”ha sido un invento de los Centros Comerciales, en especial del Corte Inglés, para vender cosas”.

Yo creo que no es cierto eso, pero si lo fuera, me da igual. Porque no es necesario comprar nada para regalar o para agradecer. Pero, además, en un mundo como en el que vivimos, en el que abunda el egoísmo y la falta de agradecimiento, celebrar el amor o la gratitud hacia quienes nos dieron la vida, es algo que no deberíamos dejar pasar bajo ningún concepto, aunque sea el Corte Inglés, Bill Gates o Periquillo de los Palotes, quienes lo propusieran.

Recuerdo de mi infancia, y de eso hace ya muchos años, que mi madre me dejaba un regalito, normalmente modesto, no había para más, un masaje para después del afeitado, una colonia o similar, para que se la entregase a mi padre en esos días. Él lo recibía con ilusión y fingía esa especie de sorpresa que un niño siempre agradecía.

Pienso que el día del Padre, de no haberlo inventado alguna empresa comercial lo hubiese hecho mi madre, ya que fue siempre un ejemplo de agradecimiento para todos los que estuvimos a su lado.

Y como yo viví su ejemplo, creo que si el día del Padre, o de la Madre, no hubiesen estado en el calendario, hubiese buscado alguna oportunidad en cualquier otra fecha para celebrarlo.

Además, si hay partidarios de organizar celebraciones tan peculiares como la del pasado 4 de febrero, “Día del Orgullo Zombie”, ¿cómo no va a haber un Día del Padre?, ¡qué menos!

Respecto a la celebración del Día Mundial del Agua, es bueno que recordemos, al menos un día al año, la importancia de un bien tan preciado, necesario y limitado como es el agua. La intención de las Naciones Unidas al promover dicho día fue la de ayudarnos a tomar consciencia de la importancia de la conservación y la buena gestión de nuestros recursos hídricos.

Dada la importancia que tiene el agua para la vida en el planeta, considero que cualquier actividad que nos ayude a promover actitudes ecológicas al respecto han de ser bienvenidas.

Un avanzado en estos aspectos ha sido el alcalde de mi ciudad, Málaga, quien hace unas semanas se hizo famoso en la prensa por su derroche de austeridad al afirmar, mediante un experimento riguroso y contrastado, que gastaba once litros de agua a la hora de ducharse.

Y yo, que soy más o menos de su misma altura, me he quedado anonadado porque he de confesar que gasto unos cuantos litros más. No he tenido el impulso científico de medirlo, pero seguro que muchos más. Esto me ha producido una cierta turbación y no poco desasosiego interior, de tal modo que me he propuesto seguir los pasos de mi edil.

Animado por el ejemplo del máximo representante ciudadano, me he puesto manos a la obra a la hora de ahorrar el líquido elemento, y en estos momentos me encuentro practicando el lavado de manos y cara con el contenido de agua de un dedal, aunque he de reconocer que me quedo algo pegajosillo y he de recurrir después a las toallitas perfumadas para mejorar mi acicale y salir a la calle con cierta dignidad en el aseo. No obstante, no dudo en mejorar y transformar dicha práctica en todo un logro medioambiental.

Además de lo anterior, y como muestra del impulso que ha supuesto para mi el ejemplo del alcalde, me he propuesto, también, para este verano, practicar buceo ya no en la piscina, ni en la playa, sino en el cubo de fregar, eso sí, apartando previamente el palo de la fregona para evitar accidentes mayores. Pienso que las piernas me quedarán colgado del borde borde del cubo, y tal vez un podo doblado el cuello, pero no ha de ser esto impedimento alguno para frenar mi ansia de superación ecológica.

Caso de que lo consiga, me pondré en contacto con el departamento oportuno de mi ayuntamiento para que tomen nota y, por los medios más apropiados, estimulen a los ciudadanos y ciudadanas a ese ahorro hídrico tan beneficioso para todos y todas.

Y es que, lo que es algo importante y necesario, como es la gestión de los recursos en general y del agua en particular, evitando los despilfarros innecesarios, cuando lo coge un político entre sus manos, se puede tornar en algo grotesco y caricaturesco.

¡Qué estos asuntos mundanos no turben en nuestro corazón, ni tampoco la entrada de la ya próxima primavera!

 

Feliz marzo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s