Los cinco elementos en Medicina Tradicional China

cinco elementosDesde tiempos ancestrales los sabios de la antigüedad a través de la minuciosa investigación de la naturaleza y sus ciclos, comprendieron y ensañaron la relación existente entre el universo y el ser humano. Hoy día hemos comprobado la veracidad  de esta profunda verdad, la cual puede ser expresada mediante la famosa frase que dice “el microcosmos (ser humano) no es más que una representación del macrocosmos (universo)”.

Basándose en muchas observaciones de la naturaleza, estos sabios de la antigüedad, clasificaron todo el universo conocido en función de los constituyentes que creían que componían cada una de las cosas que existían. Así, diferentes sabios de oriente y occidente dieron nombres distintos a los constituyentes básicos de la materia.

Y aunque a veces el número de elementos y los nombres que dieron a estos fueron diferentes, la idea sobre la que se sustentaba esta concepción era la misma: Todo lo creado se haya compuesto por una serie de elementos básicos que se combinan entre sí de diversas formas y proporciones. Estos elementos establecen una relación estrecha entre ellos de tal manera que mantienen entre sí una especie de equilibrio dinámico.

La armonía de la naturaleza y la salud del ser humano corresponderían, por tanto, a una adecuada proporción y un funcionamiento armónico entre todos sus constituyentes.

El conocimiento acerca de estos elementos que constituían el cosmos así como sobre los ciclos de transformación entre ellos, se aplicaba tanto en oriente como en occidente no sólo en el campo de la salud y del desarrollo espiritual sino también en otros muchos aspectos de la vida diaria, como por ejemplo para establecer la pauta de alimentación según la época del año o para determinar el momento justo en el que debían realizarse ciertos tipos de actividades agrícolas o sociales.

Podría decirse que en aquellos tiempos el ser humano conocía más qi gong
profundamente todas estas cosas y, por esa razón, disponía de la posibilidad de respetar y cuidar mejor sus propios ciclos naturales, encontrándose en una mayor comunicación y armonía con su medio ambiente.

En occidente, muchos de estos conocimientos fueron olvidándose y perdiéndose a lo largo del tiempo, quedando conservados en algunos casos a través de determinados círculos esotéricos en los que este saber únicamente era compartido entre aquellos iniciados o miembros del grupo.

Sin embargo en oriente, y en concreto en la Medicina Tradicional China (MTCH), el conocimiento acerca de los elementos, sus transformaciones y la influencia en la salud y la vida del ser humano perduró hasta nuestros días, llegando a ser conocida como “La Teoría de las Cinco Transformaciones”. Se llama así debido a que fueron cinco los distintos elementos que para la mentalidad china constituían el universo: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua.

Así, todo lo creado puede ser clasificado mediante la dinámica de estos cinco elementos. Los planetas, las estaciones, las horas del día, los alimentos, los órganos, la circulación de la energía, las enfermedades, los remedios, etc.

En MTCH, la Teoría de las Cinco Transformaciones nos permite aproximarnos al conocimiento de los diferentes tipos de energía que circulan por el organismo así como la posibilidad de conocernos mejor, llegando a comprender como aparecen ciertos síntomas que nos aquejan y como ser capaces de restablecer de nuevo el equilibrio cuando este se ha perdido, pudiendo así restituir la salud.

Miles de años antes de la Teoría de Sistemas de Luwdig von Bertalanffy, la MTCH poseía ya un enfoque sistémico del ser humano así como de los procesos de enfermar y sanar. Curiosamente, incluso hoy día, no todos los profesionales occidentales de la salud han sido capaces de incorporar a sus modelos de diagnósticos y tratamientos algo tan elemental, tan antiguo y tan científicamente demostrado por la ciencia occidental desde hace ya algunos años, como es el paradigma sistémico y el modelo ecológico.

Para explicar la Teoría de las Cinco Transformaciones, también se suele emplear indistintamente el término elemento. Por eso es posible que en muchos lugares podamos encontrar que se refiere a ella bajo la denominación de la “Teoría de los Cinco Elementos”. Realmente es lo mismo.

Sin embargo, tanto si empleamos una denominación como otra, es importante mantener en nuestra mente la noción de movimiento, de dinamicidad y por tanto de transformación, ya que estos cinco elementos, de ninguna manera, permanecen estáticos o aislados sino que establecen entre sí un equilibrio dinámico y una interrelación total. Por esta razón el desequilibrio de uno de ellos repercutirá mediante diversos mecanismos en todos los demás.

Los chinos, al referirse a estos cinco elementos, hablan de un ciclo de generación y otro de destrucción. El primero describe la secuencia gracias a la cual un elemento genera al siguiente. Por esa razón se dice también que un elemento es la “madre” y el otro el “hijo”.

Se dice que la Madera engendra el Fuego. El Fuego engendra la Tierra. La Tierra engendra el Metal. El Metal engendra el Agua. Y finalmente el agua engendrará la Madera, cerrando así el ciclo.

Por el contrario, el llamado Ciclo de Destrucción, nos muestra como uno de los elementos ataca y destruye a otro. El Agua ataca al Fuego. El Fuego ataca al Metal. El Metal ataca la Madera. La madera ataca la Tierra. La Tierra ataca al Agua, llegando así al final del ciclo.

Generación y destrucción serán necesarias para mantener un equilibrio dinámico.

La MTCH concibe la salud del ser humano como el perfecto equilibrio entre estos elementos y sus ciclos de generación y destrucción, mientras que la enfermedad no es más que la ruptura de dicha armonía, lo cual se produce debido al exceso de unos elementos o el déficit de otros.

El Qi Gong, como parte fundamental de la MTCH, ha demostrado ser una herramienta eficaz para mantener, promover y restablecer la salud cuando lo aplicamos apropiadamente. El conocimiento de los diferentes elementos y sus transformaciones es fundamental para ir mejorando día a día nuestra práctica de Qi Gong.

En nuestro centro, el enfoque que pretendemos mantener en lo que se refiere a la enseñanza y la práctica del Qi Gong, está orientado al aprendizaje en mayor profundidad de aquellos ejercicios que a través de su incidencia energética, y gracias al entrenamiento continuo, nos permitan mejorar progresivamente nuestra salud y armonizar más nuestra vida.

2 Respuestas a “Los cinco elementos en Medicina Tradicional China

  1. Pingback: Qi Gong para la salud, ¿qué significa? | Sofrodynamia® y Salud

  2. Pingback: El elemento fuego y su uso terapéutico | Sofrodynamia® y Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s