Fecundidad

“La fecundidad es un don del ser humano que trasciende lo meramente biológico para manifestarse en su inagotable capacidad para crear y para transformar las semillas que recibimos en frutos que podamos compartir con los demás para mejorar el mundo. Tal vez no nos hagamos famosos por ello, pero recuerda que no hemos venido a ser famosos pero sí a ser fecundos” (ANF)

Plantas para la salud: La ortiga verde (Urtica dioica)

Las ortigas son plantas que crecen como malas hierbas en muchos de nuestros campos y jardines.  Sus hojas poseen unos pelitos con gran riqueza de ácido fórmico e histamina, lo cual le confiere el conocido efecto urticante al contacto con la piel.

Posiblemente es una planta menos apreciada de lo que debiera, ya que posee numerosas propiedades beneficiosas, por lo que han sido utilizada en fitoterapia clásica desde hace muchos años.

Sus raíces son ricas en taninos, lo cual resulta útil para problemas de diarreas o exceso de grasa en la piel o el cabello. Otros interesantes principios activos son los esteroles y la clorofila, que le confiere un efecto muy apreciado contra las placas de colesterol.

Sus hojas son ricas en minerales, sobre todo hierro, calcio, silicio, potasio, manganeso y azufre. Por lo que ha sido muy utilizada como remineralizante y como antianémico. Son famosas las sopas y tortillas de ortiga contra la anemia. Tradicionalmente, por su efecto galactógeno, se ha indicado en forma de jugo fresco para mejorar la secreción de leche materna.

Tiene propiedades diuréticas por lo que resulta de utilidad para la eliminación de la retención de líquido. Posee también un efecto vasoconstrictor muy beneficioso en las metrorragias, hemoptisis y el exceso de flujo menstrual.

La ortiga favorece el funcionamiento del aparato digestivo, mejorando la secreción de jugo gástrico y activando los movimientos peristálticos del intestino. Posee un efecto antiinflamatorio de utilidad en el tratamiento de enfermedades reumáticas. Y combinada con otras plantas se ha usado, también, en la hipertrofia benigna de próstata.

Puede consumirse en forma de infusión (las hojas), cocimiento (las raíces), zumos y sopas. En el comercio puede encontrarse en cápsulas y comprimidos.

Plantas para la salud: Champiñón del sol

El Agaricus blazei- Murril es un apreciado hongo que se conoce vulgarmente como “Champiñón del sol”. Originario de la selva tropical brasileña, se cultiva también en muchos países asiáticos.

El Champiñón del sol es rico en polisacáridos, entre los que destaca el beta-D-glucano, con una especial importancia para la regulación del sistema inmune.

Contiene, también, diferentes compuestos enzimáticos (SOD, catalasas, etc) que le proporcionan una importante acción antioxidante. Además poseen vitaminas del grupo B y ergosterol, muy útiles en el metabolismo de las grasas, así como compuestos antiangiogénicos (piroglutamato de sodio A-1 y A-2) con interesante acción en oncología.

Este hongo se usa en el campo de la salud desde hace relativamente poco tiempo, no más de 40 años, y es bastante apreciado por su efecto anticancerígeno y de fortalecimiento del sistema inmunológico.

Posee otras importantes acciones sobre la piel, en el tratamiento de las alergias, para las dislipemias y para el mejoramiento de las funciones del intestino.

Ultimamente, debido a que la demanda del mismo se ha incrementado mucho, su precio se ha elevado considerablemente.