Ayudemos a nuestro hígado

Ayudemos a nuestro hígado

salud hepatica

El hígado es un  órgano especialmente importante para nuestra salud física y emocional

Ahora que se aproximan las fiestas navideñas, nuestro hígado es uno de los grandes perjudicados por todos los excesos gastronómicos que solemos llevar a acabo al rededor de estas fechas.

El hígado es un órgano especialmente importante para la salud de nuestro organismo, ya que no sólo es el encargado de desintoxicar al organismo de los productos perjudiciales, sino que también es el responsable de la fabricación de numerosas substancias que necesitamos para vivir.

A veces no calibramos suficientemente bien la importancia que tiene dicho órgano para nuestra salud, ni tampoco valoramos el esfuerzo extra al que le sometemos cuando nuestra vida o nuestra dieta no son tan apropiadas como debieran. Sigue leyendo

Aminoácidos para la salud: la L-glicina

Aminoácidos para la salud: la L-glicina

glicinaLos aminoácidos son las unidades fundamentales que constituyen las proteinas.
La L-glicina es un aminoácido que se caracteriza por ser el más pequeño de todos en cuanto a tamaño, pero con una gran importancia para numerosas funciones de nuestra fisiología.
Durante mucho tiempo se ha considerado como un aminoácido no esencial, ya que nuestro organismo es capaz de sintetizarla a partir de la serina, pero la cuestión es que no lo hace en la cantidad que necesitamos cada día. Esto significa que para cubrir las cantidades necesarias de dicho aminoácido necesitamos un aporte exógeno diario. Por esta razón, más modernamente, se ha considerado a la L-glicina como un aminoácido como “semiesencial”.
A nivel cerebral actúa como un neurotransmisor de tipo inhibidor que se encuentra en altas concentraciones en la medula espinal y el bulbo raquídeo, teniendo gran importancia en las funciones motoras del cuerpo. Tiene también un cierto efecto sedativo.
Mejora el almacenamiento del glucógeno a nivel hepático y facilita la producción de energía a partir de la glucosa.
También ayuda al sistema inmunitario y, además, es bastante útil para la reparación de los tejidos dañados.
La L-glicina es fundamental para la formación del colágeno y la hemobglobina, y es, también, un buen detoxificador hepático, ya que ayuda a eliminar ciertas toxinas celulares.
Cuando hay déficit de glicina se produce un retardo en el crecimiento de los niños, así como alteraciones en los cartílagos, huesos y tendones. Las heridas tardan más en curar y se produce un debilitamiento de nuestro sistema inmunológico.
Son alimentos ricos en glicina la carne, algunas setas, los guisantes, el queso, nueces, pescado, espinacas, huevos, zanahorias, plátano, almendras, cacahuetes y arroz integral, entre otros.
A pesar de sus bondades, las personas que hayan sufrido un accidente vascular cerebral o que se encuentren en tratamiento con antipsicóticos no deben tomar suplementos de glicina.