Los Factores de Transferencia, una ayuda para el sistema inmunitario

Los Factores de Transferencia, una ayuda para el sistema inmunitario

Factores de transferenciaNo cabe duda de que uno de los pilares fundamentales para el buen funcionamiento de nuestra salud reside en la fortaleza de nuestro sistema inmunitario. Él es el que nos protege de las agresiones de los diferentes agentes exteriores, ya sean virus, bacterias, etc., que ingresan en nuestro organismo y que poseen la potencialidad de dañarnos. Sigue leyendo

Los increíbles beneficios de la cúrcuma

Los increíbles beneficios de la cúrcuma

CURCUMALa cúrcuma (Cúrcuma longa) es una planta perenne con rizomas ampliamente ramificados, propia de climas cálidos y húmedos. Su extracto de color amarillo se usa en la cocina hindú desde tiempos antiguos formando parte del tradicional curry. En occidente, de manera culinaria, se comercializa como aditivo alimentario (E-100) para colorear ciertos guisos.

Hoy día ha pasado a ser mundialmente conocida por los beneficiosos efectos que a dosis terapéuticas producen en el organismo. Entre sus componentes destacan los curcuminoides, y de ellos, sobre todo, la curcumina, responsable de muchas de las acciones de esta planta. Posee también aceites volátiles y zingibereno junto con azúcares, proteínas y resinas diversas. Sigue leyendo

Aminoácidos para la salud: la L-glicina

Aminoácidos para la salud: la L-glicina

glicinaLos aminoácidos son las unidades fundamentales que constituyen las proteinas.
La L-glicina es un aminoácido que se caracteriza por ser el más pequeño de todos en cuanto a tamaño, pero con una gran importancia para numerosas funciones de nuestra fisiología.
Durante mucho tiempo se ha considerado como un aminoácido no esencial, ya que nuestro organismo es capaz de sintetizarla a partir de la serina, pero la cuestión es que no lo hace en la cantidad que necesitamos cada día. Esto significa que para cubrir las cantidades necesarias de dicho aminoácido necesitamos un aporte exógeno diario. Por esta razón, más modernamente, se ha considerado a la L-glicina como un aminoácido como “semiesencial”.
A nivel cerebral actúa como un neurotransmisor de tipo inhibidor que se encuentra en altas concentraciones en la medula espinal y el bulbo raquídeo, teniendo gran importancia en las funciones motoras del cuerpo. Tiene también un cierto efecto sedativo.
Mejora el almacenamiento del glucógeno a nivel hepático y facilita la producción de energía a partir de la glucosa.
También ayuda al sistema inmunitario y, además, es bastante útil para la reparación de los tejidos dañados.
La L-glicina es fundamental para la formación del colágeno y la hemobglobina, y es, también, un buen detoxificador hepático, ya que ayuda a eliminar ciertas toxinas celulares.
Cuando hay déficit de glicina se produce un retardo en el crecimiento de los niños, así como alteraciones en los cartílagos, huesos y tendones. Las heridas tardan más en curar y se produce un debilitamiento de nuestro sistema inmunológico.
Son alimentos ricos en glicina la carne, algunas setas, los guisantes, el queso, nueces, pescado, espinacas, huevos, zanahorias, plátano, almendras, cacahuetes y arroz integral, entre otros.
A pesar de sus bondades, las personas que hayan sufrido un accidente vascular cerebral o que se encuentren en tratamiento con antipsicóticos no deben tomar suplementos de glicina.