Archivo de la etiqueta: relajación

Beneficios de las Técnicas de Relajación

Naturaleza y relajación

La simple contemplación de la naturaleza induce estados de relajación en el ser humano

La relajación es un estado natural del ser humano, es decir una manera de estar en el mundo gracias a la cual sentimos sensaciones de tranquilidad, descanso y paz.

Es muy importante resaltar que es un estado natural, no un estado especial ni sobrenatural, pero, sin embargo, parece que en estas últimas décadas los seres humanos hemos olvidado habitar en él, ya que para muchos constituye algo fuera de lo común pensando que lo normal es andar estresados. Sigue leyendo

Acariciar el aire

Acariciar el aire1Con este ejercicio entrenamos un tipo de respiración que tiene como virtud la regularización de la energía, es decir, si la persona está algo excitada, nerviosa o inquieta, le ayuda a calmarse. También nos permite centrarnos y aumentar la atención. Esta práctica pertenece al llamado Entrenamiento Respiratorio de tipo Dinámico. Dicho entrenamiento se realiza de pie, al tiempo que realizamos algún movimiento mientras sincronizamos nuestra respiración con él. Esta forma de entrenamiento se conoce como Respiración Sincronizada (aunque en este caso  se hace con los movimientos, se podría realizar también con los pensamientos). En este ejercicio, cada movimiento va a corresponder a un tiempo respiratorio, de tal manera que la velocidad con la que se ejecuta cada gesto está relacionada con la velocidad a la que se inspira y espira. Se comienza el ejercicio de pie, en la vertical y adoptando la Posición Básica de Entrenamiento de Pie. Realizamos los ajustes oportunos, habitamos el cuerpo, centramos la atención. Abrimos los pies a la anchura de los hombros, separando el pie izquierdo del derecho que permanece en su sitio. Los brazos están a lo largo del cuerpo y hemos realizado previamente todos los ajustes corporales en esta posición. Al inspirar los brazos ascienden por delante hasta la altura natural de los hombros…. al espirar los brazos bajan hasta la región Hara (Dan Tien), dos tres dedos debajo del ombligo…. volvemos a inspirar…. subiendo los brazos… volvemos a espirar bajando los brazos…. Realizamos estos movimientos lentamente… lo más lentamente que podamos, en función de nuestra capacidad respiratoria… después de unos minutos de práctica (5, 10, 15…)… tras una espiración, cerramos las piernas juntando los pies, el izquierdo se aproxima al derecho, y llevamos las manos, cruzadas  una sobre otra, a la altura del Hara (Dan Tien). Las mujeres situarán la mano derecha en contacto con el abdomen y la izquierda encima. Los varones situarán la izquierda sobre el abdomen y la derecha encima. En esta posición, cerramos los ojos unos instantes, centramos nuestra respiración y nuestra energía justo en la zona donde apoyan las manos, y después de uno o dos minutos, abrimos los párpados y salimos de la postura.” La práctica constante de este ejercicio nos permite conseguir múltiples beneficios a nivel físico, psicológico y energético. Se dice que mejora la energía de los pulmones y la tráquea, fortaleciendo estos órganos y previniendo sus enfermedades, ayuda a relajar el cuerpo y la mente; y nos induce un estado de calma y tranquilidad en el que podemos disfrutar mejor de nuestro momento presente.