El Espacio Interior, espacio de consciencia

Espacio interior

Actuamos en el espacio exterior, pero vivimos en el Espacio Interior

Nuestras acciones se desarrollan en el mundo exterior, en un espacio externo en el que interaccionamos unos con otros, pero es en nuestro interior en donde vivimos y experimentamos la vida.

Hay, pues, un espacio exterior y un Espacio Interior, que funcionan de forma distinta y poseen características diferentes.

El Espacio Sofrodynámico Interno, o más sencillamente, el Espacio Interior, es un lugar de vivencia, de experiencia y, en cierto modo, un espacio de libertad no condicionada cuando se habita en él.

Por tanto, la vida, la verdadera vida diría yo, transcurre en dicho Espacio Interior.

El Espacio Interior es más fácil de experimentar que de explicar, porque no es un espacio físico, sino un espacio de consciencia.

Su dimensión es ilimitada, infinita. En él cabrían todos los contenidos del universo, que es como decir que en él se podría contener el universo entero.

Espacio de consciencia

El Espacio Interior es un espacio de consciencia plena

También es intemporal, es decir, el tiempo no se experimenta como lineal, sino que pasado, presente y futuro desdibujan sus límites para establecer un único tiempo de vivencia, el presente. Y es que“en nuestro espacio interior siempre es presente”.

El Espacio Interior es de naturaleza clara, transparente y cristalina, y gracias a ello podemos observar los diferentes contenidos.

Se dice, por eso, que el Espacio Interior tienen la naturaleza del “puro cristal”, a través del cual podemos observar con nitidez todos los fenómenos, sin distorsión alguna. Pero, ¿qué sucede cuando la ignorancia contamina la nitidez del puro cristal? Entonces los fenómenos percibidos se deforman y llegamos a temer a los monstruos imaginarios que sólo existen por la contaminación de la ignorancia.

El Espacio Interior, es pues, el contenedor que lo contiene todo y una de nuestras tareas, en términos de desarrollo, es aprender a diferenciar el contenedor de los contenidos.

Muchas disciplinas espirituales de todos los tiempos han puesto su énfasis precisamente en esta tarea, aprender a desidentificarnos de los contenidos de nuestra mente para poder acceder así, de manera directa, a la verdadera naturaleza del Ser que se encuentra más allá de toda identificación y, por tanto, más allá de todo sufrimiento.

Otra de las características del Espacio Interior, al igual que el espacio exterior, es que no tiene forma propia.

Por tanto, los fenómenos que en él emergen lo hacen con su forma propia.

Se dice también que tiene la naturaleza del espejo, es decir, nunca puede dejar de reflejar. Aunque un espejo se tape, seguirá reflejando el trapo que lo cubre. El Espacio Interior sigue reflejando el fenómeno de la consciencia en todo momento.

Se ha comparado el Espacio Interior a la superficie de un lago en calma en el que se refleja todo el paisaje (fenómenos), pero él, el lago, no es el reflejo, sino que es el nivel donde se manifiestan todos los fenómenos de la consciencia.

Por último, habría que decir que existen cosas que son más complicadas de describir que de experimentar. El Espacio Interior es una de ellas.

A estas alturas todos nosotros, en algún momento hemos tenido la vivencia de aquello que llamamos Espacio Interior así, cuando hablo de él, podemos entender a qué me estoy refiriendo.

El Espacio Interior vendría a ser como el contenedor, y los fenómenos de la consciencia el contenido.

Peregrinar a nuestro Espacio Interior

El más importante de nuestros viajes es la “peregrinación” hacia nuestro Espacio Interior

Lo que nosotros somos en esencia es ese Espacio Interior, no somos nuestros contenidos.

Pero habitualmente solemos identificarnos con nuestros contenidos, no con el contenedor.

Los contenidos del Espacio Interior pueden ser cambiantes, el Espacio Interior no lo es, sólo cambia nuestra percepción de él.

Una importante pregunta sería cómo abrirse a la experiencia profunda y plena de nuestro Espacio Interior.

¿Cómo ser capaces de viajar, del mismo modo que lo hace un peregrino, hacia el centro de nuestro santuario dónde podemos llegar a conectar con nuestra verdadera naturaleza profunda?

3 Respuestas a “El Espacio Interior, espacio de consciencia

  1. Pingback: Más allá de las sombras | Sofrodynamia® y Salud

  2. Pingback: Creadores de futuro | Sofrodynamia® y Salud

  3. Pingback: Todo tú eres respiración | Sofrodynamia® y Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s