Mantener la “mente del estudiante”

Mantener la “mente del estudiante”

mente del estudianteLa Mente del Estudiante consiste en mantener la actitud de reconocerse como alumno en continuo proceso de aprendizaje, y tratar de acercarse a cada materia con curiosidad y deseo de aprender, como si si todo fuese nuevo.  Es algo así como lo opuesto a la mirada rutinaria que bloquea la capacidad para dejarse sorprender e imposibilita el aprendizaje que subyace en cada acontecimiento o en cada enseñanza, por muchas veces que la hayas escuchado.

Sabemos que es posible leer el mismo texto varias veces y descubrir en cada lectura un nuevo universo, siempre que se haga desde esta actitud mental, porque cada uno de nosotros va cambiando momento a  momento y nuestra capacidad para comprender y asimilar va, también, variando.

Por tanto, todo aquel que quiera mantenerse en continuo proceso de aprendizaje ha de mantener activa la “Mente del Estudiante”, lo cual significa renunciar renunciar al “ya me lo sé” o “esto ya lo he dado”, para acercarse a cada enseñanza desde “la mirada de la primera vez”. 

 

Es primavera en mi alma

Es primavera en mi alma

ES PRIMAVERA EN MI ALMAEs primavera en mi alma. Ya siento su gozoso palpitar que cada año me conmueve, me asombra, me estremece…   Lejos de mi se escapa para vagar libre por los campos, para jugar  con los aromas dulces del azahar, con las deshilachadas nubes a las que despide hasta el próximo invierno, con las nuevas golondrinas que llegan desde lejanas tierras para hacer su primer nido…   La escucho reír inquieta, saltarina, creativa…   Tal vez no quiera que duerma el sueño de la rutina, que me deje llevar por la desesperanza, ni que siga vistiendo de gris, ni que las arrugas del abatimiento se dibujen perennes en mi rostro.   Ella, siempre joven, cada año me ofrece beber el renovador Elixir de la Esperanza y embriaga mis sentidos de la alegría que sustenta la vida.

Momento presente

“No demores para otro día el cariño que podrías dar hoy, tampoco guardes las palabras de ternura que debieras haber dicho, ni esa caricia que por rutina se quedó sin salir, porque la vida es incierta y nunca sabrás si hoy fue la última oportunidad. ¡Recuerda que sólo tenemos el ahora!” (ANF)