Felicidad o felicidades

Felicidad o felicidades

felicidad-1

La felicidad nos eleva y nos da impulso

Existen palabras en nuestro lenguaje que, aunque la mayoría de las personas no tienen ninguna dificultad para entender lo que significan, en ocasiones nos resulta especialmente difícil llegar a un consenso para la correcta comprensión de las mismas. Esto ocurre con la palabra felicidad. Todo el mundo sabe lo que es pero qué trabajo cuesta describirla con precisión.

La RAE (Real academia de la Lengua) la define como “un estado de satisfacción física y espiritual” o como “ausencia de inconvenientes o tropiezos”. Estoy convencido que sobre esta definición muchos lectores estarán pensando en ciertos matices para completarla o modificarla.

Sigue leyendo

Una buena muerte

Una buena muerte

Cada Jueves Santo, en Málaga, decenas de miles de malagueños y forasteros acuden a ver la procesión del Cristo de la Buena Muerte escoltado por la Legión, ya que este cuerpo militar se encuentra estrechamente ligado a la cofradía que lo procesiona. Todo un espectáculo que se repite año tras año ese mismo día.

Este es uno de los eventos más multitudinarios de la Semana Santa, en esta ciudad en la que se unen de forma poco ortodoxa gente de todo tipo, creyentes y no creyentes, malagueños y extranjeros, para participar de dicho acontecimiento que, para muchos, constituye una expresión de fervor popular y para otros, simplemente, una tradición singular como otras tantas de nuestra geografía. Sigue leyendo

¿Dormir o despertar?

¿Dormir o despertar?

dormidos

Dificilmente podremos vivir una vida plena si de,maullamos dormidos

Cuando reflexiono acerca de lo que significa vivir en plenitud siempre aparece en mi mente la noción de despertar de manera inseparable de lo anterior.

Tal vez porque haya tenido la suerte de haber recibido enseñanza de algunos maestros a los que considero “despiertos” que han explicado este estado de la mente de una forma sencilla y clara.

Pero a lo largo del tiempo he observado que mientras hablar de vida plena nos resulta cercano, introducir la noción de despertar suena lejano, como si fuese algo destinado a los yoguis del Himalaya o al reducido ámbito de los maestros orientales. Sigue leyendo