Cáncer y personalidad tipo C

Cáncer y personalidad tipo C

personalidad tipo cAunque no existe propiamente una personalidad a la que podríamos denominar como “personalidad cancerosa”, si que disponemos de datos para afirmar que diversos estudios han correlacionado un tipo determinado de estructura de la personalidad, la llamada personalidad Tipo C, con un mayor riresgo de padecer cáncer. ¿En qué consiste dicha personalidad? Apuntada por primera vez por MORRIS Y GEER, 1980; y explicitada posteriormente por TEMOSHOCK, 1990, se considera la Personalidad Tipo C como “una constelación de variables que pueden considerarse características de las personas que tienden a padecer CA.” El sujeto Tipo C se puede definir como “amable, estoico o autosacrificado, cooperativo y apaciguador, poco asertivo, paciente, sumiso a las autoridades externas y poco expresivo de sus emociones negativas, particularmente la ira.” La personalidad Tipo C puede considerarse tanto como un exceso de racionalidad como de antiemotividad. Estas personas parecen bloquear la expresión de sus estados emocionales. La personalidad TIPO C  se ha relacionado con:

  • Mayor dificultad para aceptar el diagnóstico de CA.
  • Suelen cumplir las prescriciones en menor medida que otros pacientes, lo cual repercute en su esperanza de vida.
  • Parece existir una mayor rapidez en el crecimiento de los tumores en estas personas.
  • Hay también un mayor tamaño de los mismos.

Los factores de este tipo de personalidad con mayor apoyo empírico son (según CONTRADA ET AL., 1990):

  • DEPRESIÓN
  • DESAMPARO/DESESPERANZA
  • PÉRDIDA O ESCASO APOYO EMOCIONAL
  • BAJO AFECTO NEGATIVO
  • INEXPRESIVIDAD EMOCIONAL
Salir de la pereza

Salir de la pereza

salir de la pereza“Demorar para otro momento lo que se ha de hacer ahora es el mejor modo de cultivar la pereza de la que surge la inercia y la inmovilidad. Esa actitud, sin que te des cuenta, se extiende, se generaliza y te impide realizar cualquier otra acción por muy pequeña que ésta sea. Pronto sentirás que decae tu autoestima y te reprocharás tu inacción. Este es un buen método para fomentar la frustración y la desesperanza. Así que, sea lo que sea lo que has de hacer, recuerda que ahora es el mejor momento para iniciarlo. ¡Levanta!, ¡espabila! y ve a por ello.” (ANF)

Salir de la desesperanza

Salir de la desesperanza

desesperanza“Dejarse llevar por la desesperanza es una pérdida del enfoque vital que nos derrumba indefensos en una profunda ciénaga anímica; es, además, un veneno del alma y un tóxico contaminante de nuestros ambientes. Frente a ella, acudir a nuestras más poderosas convicciones hará que cambiemos el enfoque reconectando con la alegría que palpita en toda vida” (ANF)