Prevenir  y curar

Prevenir y curar

salud

Aportar al organismo lo que necesita es la base de la salud

Curar enfermedades es muy importante, pero mantener y conservar la salud también los es.

A simple vista pudiera parecer lo mismo pero mantienen  diferencias substanciales.

Cuando somos capaces de aportar a nuestro organismo (físico, psíquico y espiritual) todo lo necesario para el mantenimiento de la salud, entonces aparecerá la enfermedad. Sigue leyendo

¿Cura la homeopatía?

¿Cura la homeopatía?

efecto placebo“Llevo más de veinticinco años practicando la homeopatía. He visto miles de pacientes que se han curado gracias a los tratamientos homeopáticos. Pero cada cierto tiempo salen en los medios de comunicación oleadas de detractores que argumentan que esas curaciones son “efecto placebo”, ya que los homeópatas sólo aportamos, según ellos, agua, azúcar y buenas palabras. Vale, juguemos a que es así. Yo tengo mis casos documentados. A todos los que piensan eso los reto públicamente a que las próximas anginas, neumonías, bronquitis, úlceras, hipotiroidismo, cistitis, parasitosis, migrañas, lumbalgias, abscesos, etc. los tratéis sólo con “agua, azúcar y buenas palabras.” Como pienso que no soy mejor médico que aquellos compañeros detractores de la homeopatía, seguro que son capaces de alcanzar los mismos resultados que yo, y, además, evitarán así efectos secundarios al paciente y un gran ahorro en costes sanitarios a nuestro país. Os animo a que lo hagáis. ¿Os vais a atrever? ¿Seríais capaces de hacerlo obteniendo los mismos resultados “placebo” que yo he obtenido?” (ANF)

 

El papel activo en la curación

El papel activo en la curación

indagar“No debes ir a que te curen, sino que has de asumir un papel activo en tu propio proceso de sanación. En bastantes ocasiones las palabras sanadoras adoptan la forma de preguntas y, en este caso, habrás  de aceptar el reto de indagar en esa dirección, en lugar de esperar pasivamente instrucciones sobre lo que has de hacer.” (ANF).

Acompañamiento y consuelo

“A veces es posible curar. En otras ocasiones sólo podemos aliviar, pero en cualquier caso nunca ha de faltar unas palabras de consuelo o la presencia serena y callada de nuestro amoroso acompañamiento” (ANF)