Editorial mayo 2014

Editorial mayo 2014

editorial mayo 2014¡Por fin estamos en mayo!

Y digo por fin, porque para mi es uno de los meses que más me gustan, por sus aromas florales, por sus colores alegres, por la luminosidad de sus cielos y por la posibilidad de poder disfrutar de temperaturas que nos permiten un agradable contacto con la naturaleza, sin pasar por los extremos del calor del verano ni por los fríos del invierno.

De todos modos, cada mes tiene su propio encanto, al menos para mi que me gusta disfrutar de lo que cada fecha del calendario me propone. Quiero decir con esto que no encuentro un mes que me resulte detestable o que no me guste en absoluto, aunque es verdad que tengo mis favoritos.

En el mes de mayo, tanto en España como en otros países, cada año celebramos en estas fechas el Día de la Madre. Aquí, en nuestro país, se encuentra situado el primer domingo de mayo, pero existen otros países que lo celebran en otro día del mes, incluso en otros meses.

Para los cristianos, mayo, ha venido siendo tradicionalmente el mes de la Virgen María. Un momento del año en el que abundan los actos y celebraciones de exaltación mariana, así como diversas actividades litúrgicas y ofrendas a la Virgen. Seguro que los que rondan mi edad, más o menos, han cantado alguna vez aquello de “Venid y vamos todos con flores a María…”

A propósito de estas cosas, muchas veces he escuchado aquello de que el Día de la Madre, al igual que San Valentin, el Día del Padre, etc. son inventos de los grandes almacenes, El Corte Inglés a la cabeza, para incitar a la población a comprar y a gastar, toda una conspiración del perverso capitalismo para obtener suculentos beneficios a costa del dinero de los trabajadores.

Sin embargo, recuerdo que de pequeño, aun cuando no conocía ni la existencia del Corte Inglés ni sabía lo que eran grandes almacenes, y ni siquiera tenía en casa un aparato de televisión que me influenciase con los anuncios, ni tampoco recuerdo haber sufrido los ataques propagandísticos y la nociva influencia de los ámbitos de poder capitalista para incitarme al consumo, disfrutaba de ese día haciéndole algún regalillo a mi madre. Ya veis, ¡cosas de niños!

Por supuesto, algo modesto, algo a la medida de las posibilidades de un niño en una familia con limitación de recursos. No era nada grandioso, pero lo suficiente para suscitar en ella una sonrisa y vivir esos momentos con alegría.

Y lo hacía, simplemente, porque era mi madre y la quería, sin más. Me gustaba verla sonreír, y punto. Nada que ver con las oscuras conspiraciones vaticanas, ni con las veladas tramas del capitalismo internacional.

Me alegré mucho cuando descubrí que la celebración de este día se remontaba a la época griega, es decir, mucho antes de la aparición de los susodichos almacenes. En estas fechas se rendían honores a Rea, madre de los dioses, Zeus (de los cielos), Poseidon (de los mares) y Hades (del inframundo), ¡ahí es nada!

Posteriormente, con el advenimiento del cristianismo sucedió, como en tantas otras fechas del calendario, que las celebraciones paganas se cristianizaron con la Virgen o los Santos, pero en el fondo seguían siendo momentos de celebración popular cuyas raíces se perdían en la noche de los tiempos. Un modo de religar lo mundano con lo sagrado, lo material con lo espiritual a través de un ritual concretado en el ensalzamiento de una diosa, de un dios o de un santo, como exponente arquetípico de una determinada virtud o cualidad.

Así, de la celebración en este mes de las fiestas de la Diosa Rea se pasó al mes de la Virgen María, la Madre Universal, y por analogía  se extendió a las madres en general.

Es bueno recordar, sobre todo para mis amigos progres, que en nuestra cultura occidental fueron destacadas activistas feministas las que durante el siglo XIX trabajaron por celebrar un día en el que, además de honrar a las madres, se ensalzaran los derechos de las mujeres y se realizara un llamamiento para la paz y al desarme, como fue el caso de la célebre abolicionista y activista Julia Ward Howe, quien luchó toda su vida por esta idea.

Así que, según parece, el Día de la Madre es bastante más antiguo y más rico en valores que lo que la mayoría de la gente cree.

Sea como fuere, y aunque a mis amigos progres sigan sin gustarle este día, tal vez porque prefieren mantenerse fieles a un ideario basado en máximas y soflamas que repiten y repiten en la creencia de que su continua repetición las transforma en ciertas, cuando en realidad, la mayor parte de las veces, además de ser erróneas o carecer de fundamento, se convierten en proclamas irreductibles a la argumentación lógica.

Así que seguirán pensando que el Día de La Madre es un invento reciente del Corte Inglés, en contubernio con el capitalismo salvaje y la Iglesia reaccionaria.

A mi, la verdad, me da igual lo que piensen, ya que me sigue motivando celebrar un día al año en el que se conjugan cosas tan fundamentales para los seres humanos como son el reconocimiento de la labor de las mujeres en el ámbito familiar, su relación con una cultura de paz y, por supuesto, honrar al tipo de amor más desinteresado que existe, que es el de las madres. Y en un terreno algo más esotérico, celebrar la importancia del arquetipo de la “Diosa Madre”, representado en el cuidado a la Madre Tierra, la cuál es la base del sustento de todos los seres que la habitan.

Y aunque, como dije antes, mayo es un mes bastante agradable por lo general, sin embargo para algunas personas es un mes bastante temido.

Sobre todo para quienes padecen alergias polínicas, ya que suele ser el mes más crítico para estas afecciones. Pero no sólo las alergias suelen agravarse en esta época. Sabemos también que pueden producirse brotes de ciertas patologías cutáneas, así como digestivas, circulatorias y  también mentales.

Cuando comienza este tiempo en el que el sol empieza a despertar de su letargo invernal, es conveniente advertir a quienes toman ciertos tipos de medicamentos que deberían cuidar su exposición al mismo, ya que, al incrementarse la intensidad de la radiación solar pueden producirse algunas reacciones fototóxicas o fotoalérgicas (reacción en la piel debido a la interacción del sol con un medicamento).

A pesar de lo dicho anteriormente, también esta época del año puede ser beneficiosa para otro tipo de enfermedades, como por ejemplo el acné y la psoriasis, las cuales suelen mejorar cuando se toma el sol de manera moderada y prudente.

También es típico en la primavera la aparición de la llamada Astenia Primaveral e incluso la aparición de algunos cuadros de tipo depresivo.

La psiquiatría actual reconoce la existencia de un Trastorno Afectivo Estacional que consiste en alteraciones del estado de ánimo que sufren los sujetos de manera recurrente en ciertas épocas del año, sobre todo en otoño y en invierno. Es típico de lugares con pocas horas de radiación solar. Se manifiesta como un cuadro depresivo que aparece relacionado, no con los acontecimientos vitales externos, sino con las fechas del calendario. Sin embargo, aunque lo normal es que aparezca en otoño-invierno, hay personas, aunque menos, que también lo padecen en la época de primavera o incluso en verano.

Desde el punto de vista occidental no sabemos por qué sucede esto, aunque muchos apuntan a un trastorno en la regulación de la Melatonina, pero desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China, es posible encontrar explicaciones coherentes según la Teoría de las Cinco Transformaciones.

En cualquier caso, para ayudar a las personas, con éste o con otro tipo de trastorno afectivo, es importante evitar que se aíslen. Lo ideal es que se mantengan en contacto con las personas queridas y relevantes de su entorno. También puede ser especialmente útil la pertenencia a ciertos grupos en los que se comparten intereses comunes y se establecen lazos emocionales que sirven como soporte y apoyo.

La práctica deportiva y el contacto con la naturaleza pueden ser también dos herramientas significativas para ayudar a quienes padecen trastornos del estado de ánimo.

Obviamente,  para el mantenimiento y la recuperación de la salud, un estilo de vida apropiado, en lo que se refiere al sueño y alimentación, será necesario tanto en este proceso en particular como en cualquier otro en general.

Y para finalizar, insistir en que mayo es un mes radiante, lleno de posibilidades para disfrutar de la vida, de la naturaleza y de las buenas compañías.

Procuremos, pues, acoger los aspectos positivos que el mes de mayo nos plantea y al mismo tiempo intentemos, también, disfrutar de todas aquellas oportunidades que la estación nos ofrece.

 

¡Feliz Mayo!

Editorial de mayo 2013

Editorial de mayo 2013

mayo1Hay quienes están comenzando a añorar el calorcito, sobre todo después de las últimas nevadas y temperaturas casi invernales con las que ha querido despedirse el mes de abril.

Una vez tenemos llenos los pantanos y las montañas cubiertas de nieve que se fundirán con los próximos calores, cubriendo satisfactoriamente las expectativas sobre las próximas necesidades de agua, parece que ha llegado el momento en el que todos deseamos un clima algo más estable, un tiempo en el que el sol se muestre menos esquivo que en estos últimos meses.

Nosotros, los sureños, somos más bien de secano, de días luminosos y cielos despejados, de estar en la calle y pasear con los amigos. 

Tal vez por eso, cuando las nubes o la lluvia se quedan con nosotros por más tiempo del que nos gustaría, solemos llevarlo con resignación, con algo de desencanto e incluso con cierta impaciencia que reclama lo que denominamos “el buen tiempo”

Apenas brillan los primeros rayos de sol con cierta estabilidad, la gente sale, pasea, abarrota las terrazas de los bares o se tumban en la arena de la playa esperando broncearse lo suficiente como para poder lucir aquellos vestidos más livianos, acordes con las cálidas temperaturas. Así que esperamos que mayo nos traiga ese tiempo primaveral y apacible que tanto echamos de menos.

A lo largo de la historia, de muchos modos se he llamado este mes que acabamos de comenzar. Para os griegos, Targelion; para los romanos Quíntilis o Maius. 

Nosotros, de forma coloquial, utilizamos también otras denominaciones para hacer referencia a este mes, como por ejemplo, “el mes de las flores”, porque se encuentran los campos bellamente floridos, vestidos con sus más coloridas galas, para admiración y regocijo de quienes gustan contemplarlos.

También se le ha llamado “el mes de María”, porque este mes ha sido dedicado a la Virgen por la Iglesia Católica, oficiando algunas ceremonias, rezos y ofrecimiento de flores, invitando a la reflexión sobre las virtudes y la vida de esta figura fundamental para el catolicismo. En este contexto, se aprovecha también este mes para la celebración de algunos sacramentos, como por ejemplo la Primera Comunión. Así, el mes de mayo, es también “el mes de las comuniones”, ya que la mayoría de las Primeras Comuniones suelen celebrarse en estas fechas.

Pero para los más pesimistas, mayo, es “el mes de las alergias”. Desde este punto de vista, es un mes temido por quienes sufren algún tipo de alergia polínica con mayo2estornudos, tos, congestión ocular, picor de garganta o de oídos, rinorrea acuosa, etc.

A este respecto, me gustaría comentar que, además de las soluciones convencionales basadas en los conocidos antihistamínicos o en las vacunas desensibilizantes, estas personas disponen de otros medios y recursos para hacer más llevadera su patología. Existen muchos preparados fitoterápicos y homeopáticos que se han demostrado eficaces para ello. Además, desde un enfoque más global, a parte de los síntomas locales habría también que apoyar otras funciones del organismo. Así, la regularización de ciertos órganos, como el hígado o el intestino, con un aporte alimenticio adecuado que evite aquellos alimentos que pueden incrementar la liberación de histamina o los que producen una intolerancia alimentaria, ayudará a mejorar esta patología.

El tema de las alergias polínicas es un ejemplo más de los diferentes significados que podemos atribuir a un mismo acontecimiento. Así por ejemplo, un campo florido que haría las delicias de un aficionado a la fotografía, de un poeta o de aquellas personas sensibles que disfrutan contemplando bellos paisajes, no es más que una especie de terrible maldición para quienes sufren problemas alérgicos, los cuales piensan en la floración, no como una eclosión de belleza, sino como una sobrecarga a la atmósfera del temido polen que les hace padecer tremendas incomodidades.

Y esto es así porque en realidad el mundo no es plano, de tal modo que no todos vemos lo mismo, sino que como dice un afamado periodista, muchos asuntos suelen ser “poliédricos”, esto es, con distintas caras para una misma realidad.

Y yo, que soy dado a ver los poliedros en lo que a los asuntos cotidianos se refiere, no dejo de sorprenderme de cosas que a mucha gente les parece normal. Como por ejemplo cuando voy conduciendo y veo un cartel que dice “por su seguridad, control de velocidad”.  Y para mi seguridad sitúan un radar en una autovía de cuatro carriles, en la cuesta abajo en la que el coche se acelera. Tal vez por eso, al ver el cartel, lo que yo leo es “como no te espabile te metemos la mano en la cartera”. Porque claro, digo yo, que como antes comenté soy un poco “poliédrico”, ¿no sería más normal que por mi seguridad arreglaran esa curva peligrosa en una carretera secundaria en la que ha habido tantos accidentes? Pues no. Por mi seguridad me ponen el control de velocidad ¡en las rectas!.

O también cuando los enfermos se acumulan en los pasillos de los hospitales porque han cerrado una planta, o cuando en habitaciones de dos ponen a tres, con las consiguientes incomodidades y sobresaturación (porque eso no va dotado ni de más medios ni de más personal), o cuando las listas de espera quirúrgicas sobrepasan el año para algunos pacientes, y yo escucho aquello de “por su bienestar estamos redistribuyendo los recursos para ser más funcionales”, en realidad, lo que los poliédricos escuchamos es que, “como no tenemos un duro para sanidad porque nos lo gastamos en otras cosas, hay que aguantarse con lo que queda”. 

Pero no se preocupen, que eso sólo lo pensamos “los poliédricos”, ellos están encantados de servir al prójimo y mucho más encantados, si cabe, de haberse conocido.

mayo3Y en el fondo, como también soy un sentimental, que me emociono mucho con eso de que la Dirección General de Tráfico, por un lado, piense tanto en mi seguridad, o que la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, por otro, se desviva tanto por mi bienestar, es que se me llena el corazón de gozo y regocijo, de tal modo que me sabe mal que lleven la tremenda carga de ese “sinvivir” por el prójimo. 

Así que, con la sana intención de aliviarles su duro trabajo, les agradecería muy mucho que no se preocupasen tanto ni por mi seguridad ni por mi bienestar, que ya me las arreglaré yo.

Tal vez haya comentado todo lo anterior porque, la verdad, entre azahares y trinos de pájaros, mayo despierta en mi una especial sensibilidad. 

Mayo es un mes que, en general, invita a la expansión, a compartir y, de alguna manera, incrementa el potencial creativo que puede ser manifestado de múltiples formas. 

Conectarse con esa especie de eclosión vital que se expande a todos los terrenos de nuestra vida, es un modo de expresar la energía creativa que reside en todos nosotros.

Feliz Mayo