Saber ayudar

Saber ayudar

Saber ayudar

Además de querer hay que saber

Sabemos que curar es un arte y una ciencia que puede ser aprendida y perfeccionada, y eso requerirá esfuerzo y dedicación.

También sabemos que las antiguas tradiciones nos enseñan que al amor y la compasión equivalen a una de las alas de un pájaro, la otra la constituye la sabiduría. Si sólo posee una de las alas no podrá volar.

Por dichas razones podemos entender que la relación curativa no se nutre exclusivamente de buenas intenciones, sino que además requiere de un cierto conocimiento sin el cual estaremos perdidos.

El deseo de ayudar a otros seres pasa por ser algo noble y altruista, pero se torna en un obstáculo insuperable, para nosotros y para los demás, cuando carecemos de la claridad mental necesaria para discriminar el modo en el que podemos o no podemos hacerlo.

Porque verdaderamente no se ayuda sólo con querer, sino que también es necesario saber.

 

Recibir y transmitir

Recibir y transmitir

corriente de agua“Vivir desde la abundancia no significa tener mucho dinero o propiedades, sino sentirse beneficiario de toda una ancestral corriente de sabiduría y amor que llega hasta nosotros a través de los tiempos. Quienes nos sentimos así de favorecidos, hemos de asumir el compromiso de hacer que dicha energía continúe fluyendo y pueda alcanzar, incluso, a quienes todavía no han nacido” (ANF)

La puerta del corazón

La puerta del corazón

corazón y camino”El corazón es como una puerta de entrada que te lleva al encuentro contigo mismo a través del perdón, al descubrimiento de los demás gracias a la amistad y al camino de la espiritualidad por medio de la compasión” (ANF)

La práctica de la meditación incrementa las conductas compasivas

La práctica de la meditación incrementa las conductas compasivas

conductas compasivas“Un interesante y reciente estudio realizado por David DeSteno y publicado en la revista Psycological Science, aporta unos interesantes y nuevos resultados acerca de la meditación y los efectos que produce en relación con ciertas conductas.

Hasta ahora, los diversos estudios realizados sobre este tema resaltan, sobre todo, los enormes beneficios recibidos por el propio sujeto practicante, tanto a nivel corporal como mental, pero lo realmente sorprendente de este estudio mencionado es que evalúa el efecto de la meditación sobre la conducta del sujeto en lo que se refiere a incrementar el número de conductas solidarias o virtuosas.

Los participantes en el estudio se entrenaban durante 8 semanas mediante prácticas meditativas, y se comprobó que había un incremento de lo que los autores del estudio denominan “comportamientos compasivos”, como por ejemplo ayudar a otras personas que aparentemente se encontraban sufriendo, respecto al grupo tomado como control.

Como he comentado en ocasiones anteriores, los estudios actuales acerca de la meditación y temas afines, no hacen sino confirmar lo que desde hace miles de años se conoce en este ámbito, en concreto que las prácticas meditativas, además de saludables para el sujeto, son beneficiosas para quienes le rodean ya que se produce un aumento de las conductas compasivas y solidarias”. (ANF)

El amor no es poesía, son hechos

El amor no es poesía, son hechos

el amor  no es poesía“No pienses en el amor como una bonita palabra llena de lirismo y poesía, sino como un estado del ser que se traduce en perdón compasión y acción generosa contigo mismo y con el mundo” (ANF)