Esforzarse por lo que vale la pena

Esforzarse por lo que vale la pena

esforzarse en lo positivo“Algunas personas, a base de muchas repeticiones, desarrollan una especial competencia en lograr destrezas que no desean. Por ejemplo, unos son especialmente hábiles para fabricar tristezas; otros consiguen ser expertos en vivir con resentimientos; también hay quienes son auténticos especialistas en fabricar culpabilidades o en desvalorizarse, etc. ¿Qué tal si orientásemos nuestros esfuerzos para llegar a ser suficientemente hábiles en alcanzar serenidad, felicidad y paz?” (ANF)

Aprender a soltar

Aprender a soltar

aprender a soltar“Cuando una experiencia es grata tratamos de aferrarnos a ella manteniéndola cerca todo el tiempo que nos es posible. Esa es la tendencia natural y habitual en la mayoría de las personas. Pero en muchas ocasiones, el esfuerzo por querer retener aquello que se aleja, aquello fluye, aquello que se escapa, suele generarnos tensión, frustración y a veces una tristeza innecesaria. Aprender a decir adiós en el momento justo nos ayudará a cultivar el desapego, transformar las emociones perturbadoras y, en definitiva, a vivir más en paz” (ANF)

Fuerza interior

Fuerza interior

fuerza interior“Cuando los momentos de oscuridad o aflicción aparecen en nuestra vida habremos de echar mano a nuestra fuerza interior, esa energía que nos hace perseverar en el camino cuando otros abandonan. Todos disponemos de ella, pero no todas las personas son capaces de manifestarla. La clave reside en mantener la conexión con tu interior, con ese torrente de luz, conocimiento y vida que todos llevamos dentro.” (ANF)

Retoma tu poder

Retoma tu poder

Retoma tu poder“Con frecuencia atribuimos a los demás la capacidad de generar en nuestra vida estados permanentes de tristeza o de alegría, pero olvidamos que ellos no tendrían dicho poder si previamente no se lo hubiésemos otorgado.” (ANF)

Tristeza

“En ocasiones la tristeza quiere también compartir el viaje contigo y viene a visitarte como un incómodo invitado. Eso también forma parte del camino y no lo has  de rechazar, pero seguro que dejará de acompañarte y lejos se irá, si evitas conversar con ella y diriges tu atención hacia esa alegría primordial que sustenta la vida” (ANF)