Algunos beneficios de sonreír

Algunos beneficios de sonreír

sonreírSiempre hemos intuido que reír es mejor que no hacerlo, y también que quienes sonríen suelen gozar de una mejor salud física y mental, pero hasta hace poco tiempo carecíamos de pruebas científicas lo suficientemente contundentes como para afirmarlo con total rotundidad.

Sin embargo, desde hace un tiempo, la ciencia ha podido comprobar que, aquello que de manera intuitiva todos creíamos acerca de los beneficios de la risa, son cosas con fundamento.

Así, hoy día sabemos que la risa no sólo es buena para nuestro estado emocional y mental, sino que también actúa beneficiosamente sobre la salud de nuestro cuerpo físico.

Cuando sonreímos, el cerebro genera una serie de substancias que producen calma, paz, serenidad y bienestar, mientras que se disminuyen aquellas otras responsables de los estados de malestar, tensión y estrés. Esto último hace que sonreír con frecuencia ayude a amortiguar los efectos nocivos del estrés.

Por otro lado, la risa, gracias a la liberación de endorfinas, hace que disminuya la sensación de dolor.

También se mejora la calidad de la respuesta inmunológica y hace que seamos más resistentes en nuestro sistema defensivo. Se ha comprobado que ver una película de humor genera un aumento de inmunoglobulinas, substancias defensivas, mientras que cuando la película es de terror se produce un bloqueo de nuestras defensas que dura varias horas.

Otro aspecto que se ha podido comprobar es que sonreír mejora el aporte de oxígeno a nivel celular, con todo lo que ello significa a nivel del metabolismo en general. Este efecto parece ser especialmente positivo para mejorar la calidad de nuestra piel.

Un estudio publicado en la revista “Psicological Science” en 2010, revela que las personas que sonríen tienen una mayor longevidad que los que no lo hacen.

En nuestras relaciones cotidianas experimentamos que una cara amable y sonriente genera más confianza que las que expresan un gesto adusto o serio, por lo que sonreír mejora también nuestra interacción con los demás.

Algunos datos actuales apuntan a confirmar la llamada “hipótesis de la retroalimentación facial”, mediante la que se ha podido determinar que cuando sonreímos, las aferencias neurológicas que llegan a nuestro cerebro generan un estado placentero, aunque la sonrisa haya sido realizada ex profeso y no emerja como consecuencia de una situación grata. Dicho con otras palabras, incluso fingir que sonríes puede llegar a funcionar.

 

La importancia de disfrutar

La importancia de disfrutar

la importancia de disfrutarCuando he conocido personas a las que he atribuido un alto nivel de desarrollo espiritual o que he considerado como maestros, una de las cosas que más me ha llamado la atención no han sido sus elevados conocimientos,  ni su claridad mental, ni la talla de su presencia, sino su capacidad para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, para sonreír con lo simple y para crear armonía a su alrededor con su sonrisa.

Según parece, disfrutar es uno de los rasgos característicos de las personas desarrolladas, y posee tantas repercusiones provechosas que trasciende el propio ámbito de lo individual para proyectarse hacia lo colectivo, porque cada vez que disfrutamos, de alguna manera, ayudamos también a transformar los ambientes de forma positiva.

Las personas que saben disfrutar transmiten alegría y bienestar a su alrededor y,eso, en mundo como el nuestro lleno de estrés y tensiones, es algo bastante valioso.

Podríamos decir que disfrutar de las cosas es una sana capacidad de la que disponemos los seres humanos, y gracias a la cual es posible sentir placer o alegría con aquello que nos acontece en nuestra vida diaria, por muy nimio   o insignificante que esto pudiera parecer.

Internamente siento que disfrutar es como saber sacarle el jugo a la vida; como atrapar el momento presente para hacerlo infinito; es como reconocer lo valioso de lo modesto o insignificante, o como dejarse embriagar por el amor que subyace más allá de lo aparente… Disfrutar no sólo es un regalo para nosotros mismos, sino también para los demás

En cierto modo, disfrutar, no es más que ser capaz de sentirnos contentos y felices por lo que somos, por lo que hacemos y por lo que tenemos.

Esto se incrementa cuando además de alegrarnos por el bien propio también somos capaces de hacerlo por lo bueno que le sucede a los demás. Ser capaz de sentir regocijo por el bien ajeno es una auténtica bendición para quien lo percibe  y una manera de incrementar la alegría colectiva.

Disfrutar de la vida es lo contrario de la anhedonia (incapacidad para disfrutar de las cosas), aspecto este que suele acompañar con frecuencia a los cuadros de tipo depresivo. Así que, cuando incrementamos nuestra capacidad para el disfrute, estamos generando uno de los mejores antídotos contra la depresión.

Según parece, disfrutar de la vida, depende más de nuestro propio modelo del mundo para interpretar los acontecimientos que de los factores externos, a pesar de que muchas personas piensan que sólo se puede disfrutar si te suceden cosas agradables y si, además, no ocurre nada negativo.

Sin embargo, la realidad nos muestra que esto no es así. Es posible constatar que existen muchos ejemplos de personas cuya vida ha sido muy difícil y compleja y poseen una alta capacidad para disfrutar, del mismo modo que también disponemos de numerosos ejemplos de lo contrario.

Sea como fuere, parece claro que para poder disfrutar de la vida es muy importante sentirse en paz consigo mismo, porque si te conviertes en tu propio enemigo, ¿cómo podrás ser feliz?

Para perfeccionar el disfrute es fundamental que sepamos gestionar las pequeñas contingencias vitales de un modo apropiado. Recordemos que hay quienes viven las pequeñas contrariedades cotidianas con un alto nivel de dramatismo, y esto les hace sufrir mucho más de lo necesario.

Al arte del disfrute se relaciona con otras capacidades humanas, tales como la capacidad para superar la adversidad, la capacidad de mostrar gratitud o la capacidad para estar conectados con el momento presente.

En referencia a esto último, sabemos que no es posible disfrutar de la vida si estamos anclados en el pasado o angustiados por el futuro, así que lo mejor será dejar que procures que tu pasado no te persiga angustiosamente y que tampoco el futuro te obsesione en demasía.

Algunos estudios han demostrado que existe una correlación positiva entre  quienes son capaces de disfrutar de la vida y la percepción de recibir  apoyo social. Los “grupos nutricios” son un buen ámbito para aprender a disfrutar mejor.

Otros estudios han demostrado que las personas con una mejor capacidad para disfrutar en su juventud tienen una mayor longevidad. Es algo así como que el disfrute te mantiene joven.

Tampoco debemos olvidar que el cuerpo también participa a la hora de generar la sensación de disfrute. Para ello se necesita de una determinada actitud corporal, ya que nuestro cerebro no puede acceder a la experiencia de felicidad cuando nuestro cuerpo dice lo contrario. Hemos de procurar, pues, la congruencia corporal apropiada para percibir las sensaciones de placer mucho más nítidamente.

A nivel neurológico sabemos que cuando disfrutamos de las cosas aumenta la dopamina cerebral, mientras que en situaciones de estrés o depresión, disminuye dicha substancia.

También sabemos que cuando nos encontramos a gusto y sonreímos, se produce un aumento las endorfinas, de la dopamina y una disminución el cortisol. Este perfil hormonal se traduce en un aumento del bienestar y una disminución del estrés.

Parece pues importante aprender a disfrutar de lo cotidiano, porque no sólo produce un bienestar mental sino que es algo muy valioso para nuestra salud propia y para el mejor funcionamiento colectivo.

 

Las Técnicas de Visualización

Las Técnicas de Visualización

tecnicas visualizaciónSe llaman Técnicas de Visualización a aquellos ejercicios mediante los cuales aprendemos a crear imágenes mentales con la finalidad de conseguir un efecto deseado.

De una manera sencilla y comprensible, se puede decir que visualizar no es más que  la capacidad que tenemos todas las personas para crear imágenes en nuestra mente. Dichas imágenes pueden ser de tipo visual, de tipo auditivo y de tipo kinestésico (que incluye las sensaciones táctiles, el gusto y el olfato).

Cada persona posee una mayor facilidad para generar mejor un cierto tipo de imágenes que otras, pero todos creamos dichas imágenes ya que éstas constituyen uno de los elementos básicos del funcionamiento mental. 

Las imágenes forman archivos de memoria y crean los mapas mentales. Por eso no podemos comprender el mundo, ni tampoco actuar en él, si no es a través de las imágenes mentales. Esta es una de las razones por la que aprender a visualizar (a crear imágenes mentales adecuadas) tiene tanta importancia.

Las Técnicas de Visualización nos permiten desarrollar el tipo de pensamiento que está más en relación con el funcionamiento del cerebro derecho, más artístico y más creativo. 

Según estudios realizados, las Técnicas de Visualización son capaces de modificar las funciones fisiológicas, lo cual tiene una gran utilidad para usar dichas técnicas en el campo de a salud.

Diferentes investigaciones en el campo de la psicología confirman que la imágenes mentales se producen más fácilmente con ojos cerrados y musculatura relajada. 

No es necesario tener ninguna creencia especial o fe en ninguna doctrina para realizar estas prácticas, pero si el deseo positivo de enriquecer nuestra propia experiencia. Es por eso muy importante generar una motivación y disposición adecuada. 

El uso adecuado de estas técnicas nos permiten obtener resultados notables en ciertos tipos de problemas, por lo que son muy recomendadas en diversas patologías, siendo también muy útiles en todas aquellas las profesiones que tengan un componente creativo importante, ya que se ha comprobado como producen un efecto positivo sobre la creatividad.

Las Técnicas de Visualización, también pueden ser utilizadas como métodos para preparar un acontecimiento futuro o mejorar nuestras relaciones, ya que hace que las relaciones interpersonales se vivencien de modo diferente. 

Existen otras aplicaciones de las Técnicas de Visualización, tales como tratar de conseguir las metas que deseamos o aprender a profundizar en nosotros mismos por medio de la apertura de canales de comunicación con los contenidos profundos de nuestra consciencia.

Existen un gran arsenal de técnicas diferentes, aunque se distinguen dos grandes grupos, uno de ellos en el que se pueden realizar ejercicios en el que la visualización es dirigida y otros en los que se dan unas sugerencias generales y es la propia persona quien construye su historia.

Finalmente decir que suelen ser ejercicios gratificantes y con un alto contenido simbólico en el que los niveles psíquicos más profundos acceden a la consciencia gracias a dichas imágenes.

Aunque pueden practicarse de forma autodirigida, siempre es más conveniente, sobre todo para comenzar, hacerlo guiado de la mano de alguien experto en el tema.

Consideraciones sobre el estrés

Consideraciones sobre el estrés

estres“Hoy día muchas personas sufren diversas patologías relacionadas de alguna manera con el estrés. Sin embargo, respecto a la noción de estrés, hay algunos matices que conviene señalar para comprenderlo de forma apropiada.

Lo primero es entender que la respuesta a un estímulo estresante no siempre ha de provocar daño, sino que éste aparece cuando dicha respuesta es desproporcionada en intensidad o mantenida a lo largo del tiempo. Teniendo en cuenta lo anterior, y más allá de algunas discusiones meramente académicas sobre el asunto, podemos afirmar que:

1.- El estrés es  fenómeno inseparable de la vida y su finalidad biológica es de tipo adaptativo. No es pues algo malo que haya que evitar siempre, sino que habremos de modularlo para que surta los efectos beneficiosos que también nos proporciona, como por ejemplo para dar respuestas más adecuadas a los requerimientos del medio.

2.- Aparece en todos los seres vivos, sólo el cadáver tendría un estrés igual a cero. Por tanto no es real la propuesta de eliminar todo el estrés, solamente es posible aprender a gestionarlo adecuadamente.

3.- Experimentamos los cambios propios de la respuesta estresora tanto en situaciones positivas como negativas. Es decir, las cosas buenas (un viaje, un aumento de sueldo, comprar una casa nueva, etc.) también estresan.

4.- No es necesario tener problemas para encontrarse estresado. Dependerá, entre otras cosas, de los recursos de los que dispongamos para regular la respuesta y amortiguar sus consecuencias.

Considero que en nuestra sociedad actual, y dada la enorme incidencia de trastornos asociados al estrés, si queremos mantenernos en salud habremos de aprender una serie de estrategias prácticas que nos permitan gestionar adecuadamente los estímulos estresógenos y las respuestas que damos a los mismos” (ANF)

Beneficios de entrenar la mente

Beneficios de entrenar la mente

meditar“La ciencia actual confirma hoy día lo que los Maestros enseñaban desde la antigüedad, que los estados mentales generados por la meditación y las prácticas de consciencia plena favorecen un estado mental que previene el estrés y la depresión” (ANF)

Estrés y alimentación

Estrés y alimentación

Por Dª Gracia María Casado, Nutricionista y colaboradora del C.M.I. Dr. Nouguésestrés

¿AFECTA EL ESTRÉS A LA ALIMENTACIÓN?

Por el actual estilo de vida, se ha convertido en la causa de numerosos trastornos y enfermedades que condicionan la salud.

Para ninguno resultará novedoso que ante situaciones o épocas de estrés, entre otros aspectos que se descuidan y desatienden (se alteran), se encuentra la alimentación-hábitos alimentarios y conductas asociadas a ella (horarios, estructuración y regularidad, nº de comidas al día, masticación…),  ya sea por una ingesta insuficiente, por un consumo desproporcionado de determinados alimentos o por empeoramiento de la calidad de los mismos, predominando la “comida chatarra” lo que conlleva un incremento de los factores de riesgo frente a enfermedad cardíaca, afecciones gastrointestinales, malnutrición, depresión del sistema inmune, mayor consumo de  tóxicos (tabaco o alcohol), etc. Sin duda, el estrés compromete el correcto funcionamiento de todo el organismo, manifestándose con ganancia de peso o disminución, alteraciones cutáneas (psoriasis…).Del mismo modo que será el aparato digestivo  el órgano diana de las patologías asociadas (hiperacidez, digestiones pesadas, aparición de úlceras gastroduodenales o reactivación de algunas ya superadas, alteraciones en el hábito defecatorio, etc.

En determinadas circunstancias, el apetito (sensación primariamente psíquica) y el hambre (sensación básicamente orgánica), están íntimamente relacionados. No podemos evitar ni negar que el apetito, como estado mental, puede verse modificado por diferentes situaciones emocionales (por ejemplo el estrés laboral), o a través de variaciones químicas y vasculares y de impulsos transmitidos al mesencéfalo desde diversos órganos, donde éste podría desempeñar también un papel relevante.

La nutrición (proceso fisiológico involuntario y no controlable) de cada uno de nosotros, depende esencialmente de la alimentación (proceso voluntario y controlado); pero, a su vez, una fuente importante de estrés la constituye la forma en que nos alimentamos, porque si lo hacemos erróneamente podemos contraer enfermedades. Si nuestras células (organismo en su conjunto) no cubren los requerimientos nutricionales adecuados, se produce una gran carga de estrés debida a esta demanda interna insatisfecha.

Al parecer seguimos inconscientes de la forma tan sutil en que nos dañarnos, cuando continuamos con tan incorrectos hábitos alimenticios como el exceso de calorías procedentes de los hidratos de carbono refinados (azúcares y harinas blancas), de bebidas alcohólicas y de grasas (grasas saturadas de origen animal y trans). Por tanto, existen una serie de alimentos que podemos decir que generan estrés, por suscitar una reacción biológica excesiva destinada a corregir el desequilibrio bioquímico y metabólico provocado por su composición. Elementos causantes de estrés son así mismo la sal en exceso, salsas y alimentos de baja calidad nutricional, dada su carencia en nutrientes indispensables para nuestro organismo y metabolismo.

Si bien ningún alimento puede ser concebido como tal, como antiestresante, numerosas vitaminas y minerales por su capacidad antioxidante sí jugarán un papel relevante y una vez más, son fuente principales de ellos los alimentos de origen vegetal (frutas, verduras y hortalizas, cereales, frutos secos…), los cuales diariamente han de estar presentes en nuestra alimentación.

Una vez más el cuidado de ella y seguir unas pautas adecuadas frente a la misma serán claves, ya que podrán prevenir en muchos casos que aumente aún más el grado de ansiedad y nerviosismo, como ya se hizo referencia. Junto a ella, el descanso adecuado, la práctica de ejercicio físico diario, técnicas de relajación o cualquier otra terapia alternativa tienen efectos beneficiosos.

¿Realmente se le otorga y atribuye la relevancia que requiere para nuestro estado de salud íntegro y total? Auto-reflexionemos sobre ello.