Archivo de la etiqueta: respirar

Humildad y grandeza de la respiración

Respiración consciente

La respiración consciente es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos y a los demás

Vivimos en una cultura amante de la tecnología y de lo complejo. Mientras más complicado sea un aparato mucho más fascinante y atractivo nos parece. Nos atrae lo complicado y menospreciamos lo simple.

Sin embargo, es lo simple y lo sencillo lo que sustenta nuestra vida, como es el caso de la respiración. Sigue leyendo

Respirar con todo el cuerpo

Respirar globalmente

Respirar con todo el cuerpo, respirar globalmente

Normalmente, cuando en un grupo inicial de alumnos pregunto -¿con qué respiramos?-, me suelen contestar -con los pulmones-. Cuando me escuchan decir que no, que ventilamos con los pulmones pero que respiramos con todo el cuerpo, suelo encontrar caras de extrañeza.

Ya he comentado en otros post, la importancia que tiene la respiración en el proceso de desarrollo humano. Por eso, dentro del Entrenamiento Sofrodynámico, el entrenamiento de la respiración ocupa un lugar esencial. Sigue leyendo

La maravilla de nuestra respiración

Respiración como camino hacia el interior

Descubrir al Ser Interior

Hoy me gustaría dejaros un pequeño relato.

Hace años que lo escribí después de que surgiera de forma espontánea en una de las clases de Sofrodynamia®, cuando les explicaba a los alumnos sobre la respiración.

Les decía que la respiración individual no es más que un pálido reflejo de la gran respiración cósmica del universo, en la que todos los seres nos encontramos conectados y de la cual participamos. Sigue leyendo

Ser Respiración

ser respiraciónUna de las herramientas más importantes del entrenamiento sofrodynámico es, sin duda, la respiración.

Con frecuencia, suelo decir a los alumnos que, si sólo pudiera explicar una sola cosa de todas las que comentamos durante un taller de Sofrodynamia®, necesariamente elegiría la respiración.

Y esto es así porque a partir de ella podemos construir todo lo demás, pero sin una respiración armónica y fluida difícilmente avanzaremos en lo que se refiere a la salud y al desarrollo humano.

Dentro del entrenamiento sofrodynámico, la práctica de la respiración consciente posee, pues, una especial relevancia, y se distinguen cuatro niveles diferentes en su aprendizaje.

El primero de ellos se refiere a la toma de consciencia y a la identificación del Patrón Respiratorio Personal, con la posterior eliminación de los bloqueos detectados.

El segundo, está dedicado a expandir la respiración a todo el cuerpo para sentir que, si bien ventilamos con los pulmones, la verdadera respiración es un fenómeno global.

En el tercer nivel el alumno será capaz de proyectar su respiración hacia cualquier parte del cuerpo y focalizarla en esa zona. Aquí existe ya un mayor control de la técnica respiratoria.

Y, finalmente, llegamos al último nivel, pasamos de respirar como fenómeno psicofisiológico a “Ser Respiración”, lo cual inaugura un aspecto espiritual de la misma. De esto último me gustaría comentar algunas cosas.

Conseguimos acceder a este punto cuando somos capaces de gestionar la respiración con un cierto nivel de fluidez. A partir de estos momentos es posible trascender dicha técnica para que aparezca el “arte de respirar”. Es algo así como olvidar lo aprendido para, simplemente, dejarnos respirar.

Suelo decirle a los alumnos “déjate respirar, porque tu respiración sabe qué hacer”, y “trata de respirar como si todo tú fueses respiración, como si la respiración te respirase, como si todo el universo respirase en ti”.

Muchos se preguntan, ¿qué es eso de dejarse respirar?

Dejarse respirar significa ser permeables a la respiración y no ofrecer obstáculos. Es dejarse inundar por la fuerza y el ritmo vital de la respiración como algo que unifica  las distintas esferas del ser.

Es algo así como armonizarse con el universo, accediendo a comprensiones más trascendentes, las cuales, muchas veces, tenemos dificultad en explicarlas o en trasmitirlas con palabras comunes, porque “Ser Respiración” es una experiencia radicalmente profunda y no una mera conceptualización.

Ser respiración es algo que aparece de forma espontánea cuando hemos dedicado un tiempo suficiente a practicar la respiración conscientemente, por tanto, es un tipo de “experiencia emergente”, es decir, aquellas que aparecen sin que podamos saber cuándo. Nuestra tarea al respecto consiste en estar preparados para que lo que haya de suceder, suceda. Me recuerda a lo que se decía en un cuento de Tony de Mello, “no podemos hacer nada para que amanezca, pero si podemos tratar de que nos pille despiertos”.

Llegar a “Ser Respiración” constituye, pues, uno de los mejores regalos que podríamos hacernos a nosotros mismos y a quienes nos rodean, porque es la clave para facilitar el encuentro más profundo con nosotros mismos y con los demás.

Editorial de noviembre de 2013

noviembreRecuerdo que cuando era pequeño, una vez pasaban las fiestas del Pilar en el mes de octubre, tenía ya que vestirme un poco más abrigado para ir cada mañana al colegio sin miedo a coger frío. Recuerdo, también, que en esos días las mañanas eran frescas y, aunque más tarde el sol calentase a medio día, no había duda de que se notaba ya en el ambiente que avanzábamos hacia los fríos invernales. Ni que decir tiene que Noviembre era ya un mes netamente frío y preinvernal.

Pero parece que eso eran otros tiempos. Ahora la cosa funciona de otro modo, debido en parte al tan traído y llevado cambio climático. El clima actual nos tiene un poco despistados a todos, tanto a los humanos, como a los animales y a las plantas, que ya no saben si florecer o tirar la hoja.

Y aunque en algunos lugares de nuestro país hayan descendido ya las temperaturas a los niveles propios de estas fechas, por aquí, por el sur, disfrutamos todavía de unos de los otoños más cálidos que recuerdo. Hoy mismo, a primero de noviembre, me encontraba al aire libre, en manga corta, mientras contemplaba como a orillas de la playa había gente tomando el sol y disfrutando de unas temperaturas impropias para esta época del año.

Hemos comenzado este mes de noviembre con un estupendo puente debido a que la celebración de Todos los Santos ha caído en viernes. Así, ha habido quienes desde el mismo jueves por la tarde han podido coger las maletas y dirigirse hacia lugares de reposo, casas rurales, balnearios, etc., o bien han aprovechado para darse una escapada fuera del país.

Últimamente, es posible escuchar una especie de disputa entre los partidarios y los detractores de la celebración de Halloween, fiesta de origen celta que se celebra la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, y que cada vez encuentra más adeptos en los diferentes países del mundo, posiblemente por el efecto de las películas y series americanas, aunque no sólo por eso.

He de confesar que aunque soy partidario de conservar las tradiciones populares de nuestro país, y en ocasiones me he mostrado en contra de Halloween, tengo que admitir que últimamente he cambiado de opinión, por tres razones diferentes.

La primera es que aunque se celebre Halloween en España, he comprobado que en nada modifica las actividades que en nuestros pueblos y ciudades se suelen realizar en estas fechas, como es visitar los cementerios, arreglar las lápidas y nichos, llevar flores, realizar oraciones y hacer ofrendas de luces a nuestros difuntos. No me parece, tampoco, que celebrar Halloween le quite el pan a los tradicionales puestos de castañas, que de esos más bien se ocupan el clima y los impuestos. Además, no he observado que Halloween haga mermar la fabricación de los tradicionales buñuelos o Huesos de Santo, lo cual sería imperdonable y contaría con mi frontal oposición.

La segunda razón es que me gusta que haya un motivo para que la gente salga a la calle, que se ría, que celebre fiestas o se reúna en algunas casas a ver pelis de miedo. Y no creo que esto socave nuestra cultura popular, sino que permite un poco de humor y compañía en una sociedad normalmente más triste y más solitaria.

Y por último, y no menos importante, porque este tipo de celebraciones va siempre aparejada a un cierto movimiento económico. Hay tiendas que venden disfraces y complementos, otras que venden objetos terroríficos de todo tipo, otras venden maquillajes, telas, etc. Algunos bares, restaurantes y lugares de esparcimiento se llenan esa noche, y todo ello constituye un alivio para esos comercios en unos momentos de maltrecha economía.

No obstante, a pesar de todo lo que he dicho, a mi me siguen gustando las castañas calentitas, aunque haga calor, los Huesos de Santo y, aunque no soy mucho de cementerios, a mi manera, tengo siempre presente a mis seres queridos que ya no están entre nosotros.

Con respecto a lo que algunos opinan de celebrar Halloween, he leído en la prensa que Monseñor Rodriguez, Arzobispo de Toledo, durante su homilía del día de Todos los santos en la misa celebrada en Catedral de dicha ciudad, ha expresado su opinión de considerar Halloween como “una fiesta pagana de mal gusto”, cosa con la que se puede estar de acuerdo, o no. Y ha continuado diciendo que dicha fiesta  “busca alejarse de la religión y la fe”. ¡Hombre!, esto último lo entiendo poco, y desconozco cómo alguien tan supuestamente inteligente como el Arzobispo, ha llegado a dicha conclusión.

Tal vez olvida Monseñor, que uno de los países donde se originó dicha fiesta, y que más tarde exportó a los Estados Unidos cuando debido a la Gran Hambruna emigraron masivamente hacia allí, fue precisamente Irlanda, uno de los lugares más católicos del orbe, que además siguen siendo católicos tras años y años de celebrar Halloween. ¿Cómo explicar esto si, según Monseñor, celebrar Halloween los aleja de la fe?

Por lo que se ve, vestirse una vez al año de Frankenstein, de zombi, o de vampiro, no es más nocivo para la fe de las personas que hacerlo de Mortadelo o de Abeja Maya.

Estas declaraciones me han recordado a las que el Arzobispo de Viena, Monseñor Schönborn, realizó en el año 2001 alertando a los jóvenes sobre lo pernicioso de la lectura de los libros de Harry Potter, ya que, según su docta opinión, los podría conducir al “satanismo”. ¡Jesus por Dios, mi casa llena de esos libros y yo sin enterarme del terrible peligro que se cierne sobre nosotros!

Hace también unos años, escuché en la radio a un dirigente de una iglesia centroamericana (que no recuerdo quién era), que advertía del terrible peligro que entrañaba escuchar “Aserejé” de las Ketchup, ya que, según este señor, la letra de la canción constituía una incitación a “ser herejes”. ¡No me pregunten qué pastilla le faltó ese día por tomar a este señor que yo no lo sé!

En fin, hay gente sesuda que piensa que disfrazarte una noche te puede alejar de la fe, que  si tu hijo, o tu mismo lees a Harry Potter se puede acabar en una secta satánica, o que las Ketchup propagan la herejía mediante su profundísima canción conocida por todos.

Lo que no me queda muy claro del todo, me refiero a este último caso, es lo de la estrofa “de jebe tu de jebere seibiunouva majavi an de bugui an de güididípi”, si constituye también algún tipo de mensaje cifrado para el levantamiento de alguna secta anticrística, o para alguna acción oculta de los Illuminati o  de algunos de grupos esotéricos que operan en la sombra. Esto constituye uno de los grandes misterios universales por resolver.

Espero que estas desafortunadas declaraciones de dirigentes eclesiásticos no empañen el esfuerzo que otros miembros de esa misma iglesia, mucho más comprometida y más en contacto con la realidad, llevan a cabo día trías día en estos momentos. Son personas que trabajan con los sectores más desfavorecidos de la sociedad (parados, inmigrantes, etc.), aportándoles una ayuda material y humana para aliviar en lo posible sus dramática situación. En ello trabajan muchas organizaciones, unas conocidas como Cáritas y otras menos conocidas, incluso también las Cofradías (que no sólo sacan tronos), las Parroquias y muchos seglares que aportan desinteresadamente su tiempo y su dinero para ayudar a quienes lo necesitan. Por este grupo de personas, vaya mi reconocimiento y mi respeto.

No quiero finalizar estas reflexiones otoñales sin comentar algunos aspectos sobre la salud, recordando que son frecuentes en esta época las patologías del aparato respiratorio, gastrointestinales, de la piel y los trastornos del estado de ánimo.

Para protegernos contra dichas patologías, hay que procurar mantener equilibrados los tres pilares de una buena salud, es decir, la alimentación correcta, el deporte moderado y el estado mental armónico.

Si además de lo anterior nos ayudamos un poco con algunos complementos fitoterápicos o de Medicina Ortomolecular, para reforzar el sistema inmunológico, mucho mejor.

No olvidemos, tampoco, otras prácticas adecuadas para mantener la salud, tales como buscar unos momentos en el día para realizar unos minutos de respiración consciente o de meditación, degustar buenas lecturas que sean agradables e inspiradoras, y rodearnos de compañías amigables con las que compartir buenos momentos. Esto forma parte de una buena higiene de vida.

Todo lo dicho anteriormente constituyen unas maravillosas herramientas, no sólo para prevenir enfermedades sino también para disfrutar del otoño tanto como podamos.

Feliz Noviembre

Apaciguar la mente

calmar la mente“No se alcanza la paz interior sólo porque lo desees. Además de querer hay que saber hacerlo. Porque tratar de calmar la agitación mental pensando a cerca de ella es como querer apagar un fuego añadiendo gasolina. Pero si mantienes tu atención en la respiración consciente y eliminas el exceso de tensiones musculares de tu cuerpo, el flujo incesante de pensamientos que te perturban acabarán apaciguándose.” (ANF)

Respiración y salud

respiración y salud“Con mucha frecuencia  la respiración consciente no se valora en el campo de la salud como debiera. Para muchos, respirar conscientemente es algo que atañe a los practicantes de ciertas disciplinas tipo yoga, Tai Chi, etc., y más allá de dichos practicantes es como si eso de respirar no tuviese relación alguna con os procesos de salud y enfermedad.

Nada más lejos de esa apreciación. La realidad diariamente nos demuestra lo contrario. Y podría afirmarse sin ninguna duda que aquellos que no saben respirar tendrán una salud más deficiente que aquellos otros que dominan dicho arte.

Porque aprender a respirar adecuadamente s un arte, también una ciencia, y como tal puede ser enseñada y aprendida.

¿Por qué es tan importante aprender a respirar adecuadamente?

Si queremos responder a esta pregunta con una sola y contundente afirmación  podríamos decir: porque nuestra salud, lo sepamos o no, depende de ello.

Pero además de esto, que por sí sólo ya justificaría un entrenamiento respiratorio, sabemos también que un patrón respiratorio adecuado reporta a la persona unos beneficios sumamente importantes, bastante más de lo que podríamos imaginar.

A continuación voy a enumerar una serie de beneficios que pueden obtenerse cuando, gracias al aprendizaje conseguimos respirar de una forma correcta.

 

  • ELIMINAMOS LA SENSACIÓN DE TENSIÓN. La vivencia de la distensión en nuestra corporalidad requiere de una respiración adecuada. La correcta respiración es, pues, un ingrediente imprescindible para  poder sentirnos mejor.

 

  • PRODUCE UNA REGULACIÓN A NIVEL DEL SNV (SIMPÁTICO Y PARASIMPÁTICO). La respiración es la herramienta más potente de la que disponemos en orden a regular el Sistema Nervioso Vegetativo. Esto reportará favorables consecuencias para nuestro organismo en lo que a salud se refiere.

 

  • MEJORA EL RENDIMIENTO FÍSICO. El rendimiento muscular estará en relación con el apropiado aporte de oxígeno al músculo y, obviamente, la respiración es la función encargada de realizarlo. Además, por experiencia, seguramente hemos comprobado la importancia que tiene un patrón respiratorio apropiado a la intensidad y tipo de esfuerzo que realizamos.

 

  • AYUDA A ESTABILIZAR EL NIVEL MENTAL. La respiración y el pensamiento son dos elementos del sistema especialmente conectados entre sí. Cuando mediante el establecimiento de la quietud corporal, regularizamos la respiración, entonces el pensamiento se calma.

 

  • PRODUCE UNA MEJOR DISTRIBUCIÓN DE LA ENERGÍA DISPONIBLE POR EL ORGANISMO. El rendimiento energético global, no sólo el muscular, estará relacionado con una correcta respiración. Cada órgano necesita respirar de forma apropiada para cumplir sus funciones.

 

  • ES ÚTIL EN EL TRATAMIENTO DE CIERTOS PROBLEMAS FÍSICOS Y MENTALES. En ciertos casos, podemos recurrir a la respiración como herramienta terapéutica. Diversos trabajos de investigación han demostrado la eficacia del uso de las técnicas respiratorias para tratar ciertas patologías.

 

  • ACTÚA POSITIVAMENTE SOBRE LOS PROCESOS DE ENVEJECIMIENTO CELULAR. Esto se debe a que la respiración adecuada produce una menor fabricación de radicales libres, los cuales están relacionados con el envejecimiento celular, se puede decir que respirar con corrección nos ayuda a envejecer mejor.

 

  • PERMITE PROFUNDIZAR EN EL MUNDO EMOCIONAL. Al igual que en lo referente al pensamiento, respiración y emoción, estarán íntimamente relacionados. Existen, además, una gran cantidad de técnicas que relacionan ciertos ejercicios respiratorios con un determinado entrenamiento de la esfera emocional.

 

  • FAVORECE LOS ESTADOS MEDITATIVOS Y DE LA CONCENTRACIÓN. Desde la antigüedad, la respiración se ha establecido como el soporte más sencillo, potente y profundo para alcanzar determinados estados especiales de consciencia. Muchas meditaciones se basan en la focalización concentrativa y atenta del fenómeno de la respiración.

 

  • ES  UNA HERRAMIENTA UTIL EN DISTINTAS TÉCNICAS PSICOLÓGICAS. Ya he mencionado que, tanto para el tratamiento como para la prevención, la respiración es una herramienta útil. Existen diversas técnicas en el campo de la psicología convencional y sobre todo la psicología transpersonal, en la que el entrenamiento respiratorio se convierte en un elemento esencial.

 

  • AYUDA A PREVENIR Y A TRATAR LA PATOLOGÍA POR ESTRÉS. La patología del estrés se acompaña de una disarmonía a nivel vegetativo. Todas aquellas técnicas que producen un efecto regulador sobre este sistema nos ayudan a prevenir y tratar las repercusiones de la patología por estrés.

 

  • FACILITA LA APERTURA A NUESTRA DIMENSIÓN ESPIRITUAL. Posiblemente, si exceptuamos la importancia para el mantenimiento de la vida, éste sea el ámbito más importante y fascinante que podemos encontrar en la respiración, ya que nos conecta con nuestra verdadera naturaleza, con lo que realmente somos y  hemos olvidado. El uso espiritual de la respiración nos permite expandir nuestra consciencia hasta llegar a experimentar estados especiales en los que nos fundimos con  el cosmos.

Así, que más tarde o más temprano, caso de que quieras mejorar tu salud y seguir avanzando por la senda del desarrollo humano, habrás de dedicar tu tiempo y tu esfuerzo a aprender a respirar conscientemente.