La sal de la vida

La sal de la vida

la salPor Dª Gracia María Casado, Nutricionista y colaboradora del CMI Dr. Nougués La sal es esencial para la vida ya que no podemos vivir sin ella. Sin embargo, uno de los consejos nutricionales que más se repiten es que debemos reducir el consumo de sal porque su consumo elevado es peligroso para la tensión y para la salud de nuestro corazón ¿Cómo explicar esta paradoja? Pues sencillamente porque la sal de mesa que utiliza la gran mayoría de la gente en sus casas y que se encuentra en casi cualquier producto procesado, empaquetado o enlatado tiene muy poco que ver con la sal cristalina natural. La sal de mesa es aproximadamente 97,5% de cloruro sódico y un 2.5% de distintas sustancias químicas para impedir que se apelmace, algunas de ellas tóxicas como puede ser el aluminio (también se le puede añadir yodo y tendríamos la sal yodada). Además esta sal, durante el proceso de secado, se le somete a temperaturas de 650ºC lo que produce importantes cambios en su estructura química. La sal cristalina natural, tanto la que procede del mar como de las montañas, contiene todos los elementos (más de 80) que componen el organismo humano en las proporciones adecuadas, colaborando en la regulación del equilibrio hídrico y no saturando los sistemas de eliminación. En el mercado hay diferentes tipos de sales naturales. Las más conocidas son las siguientes:

  • Sal marina sin refinar: se obtiene mediante      evaporación del agua del mar en las salinas. Tiene un sabor ligeramente      más consistente que la refinada por lo que se usa una cantidad menor.
  • Sal guerande o sal gris: sal marina procedente de la Bretaña Francesa;      de color gris y tamaño medio. Se la considera sal integral pues es natural      y sin aditivos, rica en oligoelementos.
  • Sal rosa del Himalaya: es una sal de roca de gran      pureza. Su color rosado se debe al contenido en hierro, y tiene un sabor      fuerte y ligeramente amargo

Todas ellas se pueden encontrar en las herboristerías. Por lo tanto, cuidemos la ingesta de sal, pero sobre todo la obtenida de forma industrial.

Vivir la grandeza

Vivir la grandeza

Vivir la grandeza“Muchos aspiramos a ser grandes, a vivir en plenitud, pero ¿dónde encontrar nuestra propia grandeza? ¿Tal vez por los caminos de la fama?, ¿quizás por los del poder?, ¿por los del dinero? ¿Y si la grandeza se ocultase en lo pequeño, en lo cotidiano, en la pureza de corazón o en esos actos desapercibidos que ponen su granito de arena para un mundo mejor….?”(ANF)

Saber alimentarse

Saber alimentarse

saber alimentarse“Nadie duda hoy día de la importancia que tiene en nuestras vidas el modo en el que comemos y nos alimentamos, así como la repercusión de dichos hábitos dietéticos en el mantenimiento y la conservación de la salud, la mejora de los procesos de envejecimiento y la calidad de nuestra vida.

A pesar de todo ello, con frecuencia, recibo pacientes a los que tras el diagnóstico de una enfermedad o después de una operación se les dice “usted puede comer lo que quiera”.  Pero cuando dichos paciente lo hacen, porque se lo ha indicado su médico, constatan que dicho consejo no es el más apropiado y en lugar de sanar se encuentran peor.

Recuerdo un día en el que visitaba a una querida amiga que había sido sometida a una complicada operación abdominal. Tras despertar de la anestesia no tuvieron otra idea para comenzar la alimentación que servirle tortilla a la francesa y pescado en adobo, ¡quien sería el lince que diseñaba el menú!

Y es verdad que los seres humanos tenemos una gran capacidad de adaptación a la hora de consumir distintos tipos de alimentos y probablemente sea la especia que tiene más variabilidad alimentaria, pero si tenemos en cuenta que no existe especie alguna en el planeta que sea capaz de comer cualquier cosa, en cualquier cantidad, y en cualquier época del año o momento del día, habremos de reflexionar acerca de si nosotros podemos hacerlo o no.

Si damos a un perro el alimento del canario, enfermará gravemente. Igual si hacemos lo contrario. Pero tenemos la idea que los seres humanos, al ser “omnivoros”, podemos comer “de todo”, en cualquier momento y en cualquier cantidad.

Para los humanos el acto de comer es más que la mera satisfacción de una necesidad biológica, para nosotros es un hecho social y cultural, pero el proceso íntimo de la nutrición no deja de ser más que un acto fisiológico y, por tanto, sigue unas reglas según nuestra propia naturaleza. Eso no deberíamos olvidarlo. Somos naturaleza y hemos de seguir sus leyes.

Por otro lado, el arte de bien comer, tampoco debiera convertirse en una especie de tortura cotidiana en la que quedamos atrapados entre distintas elecciones culinarias y sentimos un cierto remordimiento en caso de ingerir algo poco apropiado.

A veces no podemos elegir lo que sería ideal, pero siempre podemos tener ciertas opciones respecto a cómo alimentarse más correctamente. Con frecuencia escucho la excusa de “es que yo como mucho fuera”, y ciertamente eso puede entrañar una determinada dificultad, pero en mi caso, que he comido también mucho fuera, no recuerdo nunca que un camarero me obligase a tomar lo que no quería sino que siempre me sirvieron lo que les pedí. Así que en última instancia, y dentro de lo posible, fui yo quien decidió que tomar.

Así que, como en la mayoría de las cosas que nos atañen, una gran parte de responsabilidad hemos de asumir respecto al modo en el que nos alimentamos.

Desde mi punto de vista no existe una dieta única y universal que sirva para todas las personas. Lo que comemos nosotros en verano con temperaturas próximas a los 40º y con un trabajo sedentario, debiera ser distinto de lo que consume un minero que habita en climas fríos. Es de sentido común.

Por eso, tener en cuenta la edad, el tipo de trabajo, el clima y las peculiaridades individuales de cada persona son factores fundamentales a la hora de elegir una buena alimentación.

Existen una serie de consejos generales, pero siempre hay que individualizarlos. Una dieta apropiada ha de ser rica en frutas y verduras, preferentemente ecológicas y de temporada. Las legumbres y los cereales, salvo que exista alguna contraindicación, debieran estar presente y el pescado, la carne y los huevos, si no se es vegetariano, podrían consumirse de 1-2 veces a la semana. Otros aportes de proteínas como el tofu, el temphe, etc, pueden estar indicados en ciertos casos.

Evitar los productos envasados, de sobres, precocinados, así como el uso de conservantes y exceso de aditivos químicos también es algo a considerar.

Por último, la calidad del agua no ha de olvidarse, ya que  es aconsejable ingerir  unos dos litros al día de agua de buena calidad para el correcto funcionamiento del organismo.

Algunos se preguntarán que no he mencionado los lácteos. ¿Qué sucede con ellos? ¿Qué ocurre con el famoso calcio y el miedo a perderlo?…. Este es un bonito y complejo asunto al que dedicaré unas palabras en otro momento.” (ANF)

Respiración y salud

Respiración y salud

respiración y salud“Con mucha frecuencia  la respiración consciente no se valora en el campo de la salud como debiera. Para muchos, respirar conscientemente es algo que atañe a los practicantes de ciertas disciplinas tipo yoga, Tai Chi, etc., y más allá de dichos practicantes es como si eso de respirar no tuviese relación alguna con os procesos de salud y enfermedad.

Nada más lejos de esa apreciación. La realidad diariamente nos demuestra lo contrario. Y podría afirmarse sin ninguna duda que aquellos que no saben respirar tendrán una salud más deficiente que aquellos otros que dominan dicho arte.

Porque aprender a respirar adecuadamente s un arte, también una ciencia, y como tal puede ser enseñada y aprendida.

¿Por qué es tan importante aprender a respirar adecuadamente?

Si queremos responder a esta pregunta con una sola y contundente afirmación  podríamos decir: porque nuestra salud, lo sepamos o no, depende de ello.

Pero además de esto, que por sí sólo ya justificaría un entrenamiento respiratorio, sabemos también que un patrón respiratorio adecuado reporta a la persona unos beneficios sumamente importantes, bastante más de lo que podríamos imaginar.

A continuación voy a enumerar una serie de beneficios que pueden obtenerse cuando, gracias al aprendizaje conseguimos respirar de una forma correcta.

 

  • ELIMINAMOS LA SENSACIÓN DE TENSIÓN. La vivencia de la distensión en nuestra corporalidad requiere de una respiración adecuada. La correcta respiración es, pues, un ingrediente imprescindible para  poder sentirnos mejor.

 

  • PRODUCE UNA REGULACIÓN A NIVEL DEL SNV (SIMPÁTICO Y PARASIMPÁTICO). La respiración es la herramienta más potente de la que disponemos en orden a regular el Sistema Nervioso Vegetativo. Esto reportará favorables consecuencias para nuestro organismo en lo que a salud se refiere.

 

  • MEJORA EL RENDIMIENTO FÍSICO. El rendimiento muscular estará en relación con el apropiado aporte de oxígeno al músculo y, obviamente, la respiración es la función encargada de realizarlo. Además, por experiencia, seguramente hemos comprobado la importancia que tiene un patrón respiratorio apropiado a la intensidad y tipo de esfuerzo que realizamos.

 

  • AYUDA A ESTABILIZAR EL NIVEL MENTAL. La respiración y el pensamiento son dos elementos del sistema especialmente conectados entre sí. Cuando mediante el establecimiento de la quietud corporal, regularizamos la respiración, entonces el pensamiento se calma.

 

  • PRODUCE UNA MEJOR DISTRIBUCIÓN DE LA ENERGÍA DISPONIBLE POR EL ORGANISMO. El rendimiento energético global, no sólo el muscular, estará relacionado con una correcta respiración. Cada órgano necesita respirar de forma apropiada para cumplir sus funciones.

 

  • ES ÚTIL EN EL TRATAMIENTO DE CIERTOS PROBLEMAS FÍSICOS Y MENTALES. En ciertos casos, podemos recurrir a la respiración como herramienta terapéutica. Diversos trabajos de investigación han demostrado la eficacia del uso de las técnicas respiratorias para tratar ciertas patologías.

 

  • ACTÚA POSITIVAMENTE SOBRE LOS PROCESOS DE ENVEJECIMIENTO CELULAR. Esto se debe a que la respiración adecuada produce una menor fabricación de radicales libres, los cuales están relacionados con el envejecimiento celular, se puede decir que respirar con corrección nos ayuda a envejecer mejor.

 

  • PERMITE PROFUNDIZAR EN EL MUNDO EMOCIONAL. Al igual que en lo referente al pensamiento, respiración y emoción, estarán íntimamente relacionados. Existen, además, una gran cantidad de técnicas que relacionan ciertos ejercicios respiratorios con un determinado entrenamiento de la esfera emocional.

 

  • FAVORECE LOS ESTADOS MEDITATIVOS Y DE LA CONCENTRACIÓN. Desde la antigüedad, la respiración se ha establecido como el soporte más sencillo, potente y profundo para alcanzar determinados estados especiales de consciencia. Muchas meditaciones se basan en la focalización concentrativa y atenta del fenómeno de la respiración.

 

  • ES  UNA HERRAMIENTA UTIL EN DISTINTAS TÉCNICAS PSICOLÓGICAS. Ya he mencionado que, tanto para el tratamiento como para la prevención, la respiración es una herramienta útil. Existen diversas técnicas en el campo de la psicología convencional y sobre todo la psicología transpersonal, en la que el entrenamiento respiratorio se convierte en un elemento esencial.

 

  • AYUDA A PREVENIR Y A TRATAR LA PATOLOGÍA POR ESTRÉS. La patología del estrés se acompaña de una disarmonía a nivel vegetativo. Todas aquellas técnicas que producen un efecto regulador sobre este sistema nos ayudan a prevenir y tratar las repercusiones de la patología por estrés.

 

  • FACILITA LA APERTURA A NUESTRA DIMENSIÓN ESPIRITUAL. Posiblemente, si exceptuamos la importancia para el mantenimiento de la vida, éste sea el ámbito más importante y fascinante que podemos encontrar en la respiración, ya que nos conecta con nuestra verdadera naturaleza, con lo que realmente somos y  hemos olvidado. El uso espiritual de la respiración nos permite expandir nuestra consciencia hasta llegar a experimentar estados especiales en los que nos fundimos con  el cosmos.

Así, que más tarde o más temprano, caso de que quieras mejorar tu salud y seguir avanzando por la senda del desarrollo humano, habrás de dedicar tu tiempo y tu esfuerzo a aprender a respirar conscientemente.

Inversión sanitaria y factores de salud

Inversión sanitaria y factores de salud

Los componentes de la salud“Según nuestros conocimientos actuales, el reparto porcentual de los factores que influyen en la salud serían del siguiente modo: estilo de vida 50%; medio ambiente 15%; genética 25%; servicios sanitarios 10%. Sin embargo, también sabemos, desde hace tiempo (ya lo demostró el informe Lalonde en los años 70), que a la hora de repartir los recursos sanitarios no se sigue la lógica de dichos datos, sino que la mayor parte de la inversión recae en los servicios sanitarios (factor que se ha comprobado que influye menos en la salud global de la población) y en bastante menor proporción lo reciben los otros factores, sobre todo la educación sanitaria, elemento éste que redundaría en la implementación de estilos de vida más saludables. Es patente la perversión de dicho sistema. Pero como el poder político parece que tiene pocos visos de realizar los ajustes adecuados, hemos de ser nosotros mismos quienes asumamos el reto y la responsabilidad de realizar los cambios necesarios para lograr una vida más saludable.” (ANF)

No te olvides del ahora

No te olvides del ahora

No te olvidas del ahora“Con frecuencia nos preocupa tanto lo que tal vez pueda ocurrir mañana que perdemos de vista lo que realmente está sucediendo ahora. El futuro es incierto pero se nos olvida que el presente no lo es, así que más te vale centrarte en el hoy si quieres un mejor mañana.” (ANF)

Salud y estilo de vida

Salud y estilo de vida

estilo de vida“Los medicamentos de los que hoy día disponemos constituyen un notable avance para el tratamiento de las enfermedades, pero desde un punto de vista más integral, el modo en el que vivimos y los hábitos saludables son tan importante o más que dichos medicamentos.

Desde tiempos de Hipócrates, hace unos 2.500 años, se sabe que el estilo de vida es uno de los factores fundamentales para el mantenimiento de la buena salud y la recuperación de las enfermedades. Durante mucho tiempo no se le ha prestado la atención que merecía, pero hoy día ha cobrado mayor importancia y se ha llegado a cifrar en torno a un 50% la influencia que ejerce no sólo en la salud sino también en el proceso de envejecimiento. Es indudable que una correcta atención a lo que comemos, el ejercicio físico, la actitud positiva ante la vida, el ritmo sueño-vigilia, un correcto descanso, evitar las adicciones (alcohol, tabaco, etc.), el manejo apropiado de nuestras emociones, así como un equilibrio intelectual y espiritual, curan tanto o más que muchos m3edicamentos.” (ANF)

Caer y levantarse

Caer y levantarse

caer y levantarse“El camino del desarrollo humano es un proceso continuo de caer y levantarse. Pensar que es fácil o que es un camino de rosas es, cuando menos, poco realista. Por tanto más nos vale aplicarnos en aprender como volver a nuestro equilibrio después de cada traspié.” (ANF)

La alquimia del ser humano

La alquimia del ser humano

alquimia interior“Uno de los aspectos que más tiene que ver con la salud y la enfermedad es el modo en el que los seres humanos nos relacionamos unos con otros. De hecho, en este nivel se producen tantos trastornos o más como los que aparecen por la falta de vitaminas o de cualquier otro nutriente. Los problemas emocionales y aquellos otros que surgen como consecuencia de dificultades o errores en la comunicación, son los responsables en nuestra cultura de una gran cantidad de sufrimiento para muchas personas. En estos casos, aunque existen medicamentos que pueden mejorar la sintomatología, la verdadera curación, el tratamiento en profundidad, consiste en una radical transformación interior, una especie de alquimia emocional en la que trasmutamos nuestros miedos, apegos e ignorancia en amor, satisfacción y sabiduría.” (ANF)

Redes humanas

Redes humanas

redes humanas“Los seres humanos formamos una especie de red vital gracias a la cual nos encontramos conectados a los demás por medio de nuestras interacciones. Para que esta red se funcione, lo fundamental es que te ocupes de qué aportas al mundo desinteresadamente, con la confianza plena de que serás el receptor de lo que otras muchas personas harán por ti.” (ANF)