Sobre la perseverancia

Sobre la perseverancia

perseveranciaTodos anhelamos encontrarnos bien y ser felices. Para ello emprendemos el camino del desarrollo humano, pero hemos de tener presente que este viaje será largo, ya que dicha tarea  puede durar toda la vida.

Durante todo ese tiempo, es posible que aparezcan momentos de bajón, momentos en los que nos sentimos cansados, desfallecidos, a punto de abandonar o que perdemos la visión de nuestras metas.

En otras ocasiones aparecerá la impaciencia, la cual se caracteriza por hacer estragos en nuestra motivación, fomentando la creencia de que debemos obtener rápidamente aquello que deseamos, y si no es así nos sentimos frustrados o incluso desesperados.

En estos momentos difíciles y de dudas, es donde necesitamos que surja una capacidad de nuestra consciencia para mantenernos en el camino correcto, a pesar de las dificultades que podamos encontrar. La llamamos perseverancia.

Se dice que ella, la perseverancia, es la madre de todos los frutos, porque cualquier talento que poseamos, si carecemos de dicha virtud, difícilmente llegará a desarrollarse.

Pero recordemos su significado, perseverar es “la constancia, firmeza o tesón, en la realización de algo”. Significa, pues, la capacidad para perseguir nuestros objetivos con empeño y sin desfallecer.

Se encuentra relacionada con el espíritu de lucha y con  la capacidad de superación. Muchas biografías exitosas han sido fruto de la combinación del talento con la perseverancia. Recordemos que Thomas Edison necesito probar miles de sustancias antes de encontrar la más adecuada para el filamento de la bombilla. Fue él quien afirmó que “el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración”. Por otro lado, el que llegó a ser uno de los presidentes más famosos de Estados Unidos, Abraham Lincoln,  perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de llegar a ocupar la presidencia de la nación.

Pero ser perseverantes, sin más, puede ser peligroso porque podemos encontrarnos con una dificultad que debemos solventar, la de saber diferenciar cuándo perseverar y cuándo no. Para ello necesitaremos discriminar nítidamente entre la sana perseverancia y la limitante obstinación que nos crea tantos problemas.

Desde el punto de vista sofrodynámico, para ser buenos “perseveradores”, además de la consciencia discriminativa que nos alerta sobre la insana obstinación, hemos de tener en cuenta que necesitamos estar bien enraizados, es decir, “nutrir” aquello que nos mantiene en la acción.

También es importante estar bien alineados, lo que significa dar sentido a lo que hacemos, porque somos mejores perseverantes cuando elegimos nuestra meta voluntariamente, la consideramos importante, disfrutamos en el camino y encontramos el modo de hacer atractiva e interesante nuestra tarea.

Para esto último, resulta especialmente importante el centramiento, es decir, que nuestra acción se encuentre conectada con nuestro Centro Vital, con aquello que consideramos esencial en nuestra vida.

Para finalizar, recuerda que hay “buenos iniciadores” y “buenos mantenedores”. Lo realmente interesante es disponer de estas dos habilidades a la vez, pero no siempre es posible. Los primeros son personas capaces de poner en marcha cualquier proyecto, pero al poco tiempo, cuando su entusiasmo decae, dejan de interesarse por él y cambian a otra cosa. Los segundos, son quienes suelen conseguir sus logros, ya que son aquellos que perseveran y son capaces de mantenerse en la acción a lo largo del tiempo y superando los obstáculos.

Por tanto, saber comenzar algo es importante, pero saber como mantenerlo a lo largo del tiempo es lo que nos conducirá al éxito deseado.

 

 

La importancia de disfrutar

La importancia de disfrutar

la importancia de disfrutarCuando he conocido personas a las que he atribuido un alto nivel de desarrollo espiritual o que he considerado como maestros, una de las cosas que más me ha llamado la atención no han sido sus elevados conocimientos,  ni su claridad mental, ni la talla de su presencia, sino su capacidad para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, para sonreír con lo simple y para crear armonía a su alrededor con su sonrisa.

Según parece, disfrutar es uno de los rasgos característicos de las personas desarrolladas, y posee tantas repercusiones provechosas que trasciende el propio ámbito de lo individual para proyectarse hacia lo colectivo, porque cada vez que disfrutamos, de alguna manera, ayudamos también a transformar los ambientes de forma positiva.

Las personas que saben disfrutar transmiten alegría y bienestar a su alrededor y,eso, en mundo como el nuestro lleno de estrés y tensiones, es algo bastante valioso.

Podríamos decir que disfrutar de las cosas es una sana capacidad de la que disponemos los seres humanos, y gracias a la cual es posible sentir placer o alegría con aquello que nos acontece en nuestra vida diaria, por muy nimio   o insignificante que esto pudiera parecer.

Internamente siento que disfrutar es como saber sacarle el jugo a la vida; como atrapar el momento presente para hacerlo infinito; es como reconocer lo valioso de lo modesto o insignificante, o como dejarse embriagar por el amor que subyace más allá de lo aparente… Disfrutar no sólo es un regalo para nosotros mismos, sino también para los demás

En cierto modo, disfrutar, no es más que ser capaz de sentirnos contentos y felices por lo que somos, por lo que hacemos y por lo que tenemos.

Esto se incrementa cuando además de alegrarnos por el bien propio también somos capaces de hacerlo por lo bueno que le sucede a los demás. Ser capaz de sentir regocijo por el bien ajeno es una auténtica bendición para quien lo percibe  y una manera de incrementar la alegría colectiva.

Disfrutar de la vida es lo contrario de la anhedonia (incapacidad para disfrutar de las cosas), aspecto este que suele acompañar con frecuencia a los cuadros de tipo depresivo. Así que, cuando incrementamos nuestra capacidad para el disfrute, estamos generando uno de los mejores antídotos contra la depresión.

Según parece, disfrutar de la vida, depende más de nuestro propio modelo del mundo para interpretar los acontecimientos que de los factores externos, a pesar de que muchas personas piensan que sólo se puede disfrutar si te suceden cosas agradables y si, además, no ocurre nada negativo.

Sin embargo, la realidad nos muestra que esto no es así. Es posible constatar que existen muchos ejemplos de personas cuya vida ha sido muy difícil y compleja y poseen una alta capacidad para disfrutar, del mismo modo que también disponemos de numerosos ejemplos de lo contrario.

Sea como fuere, parece claro que para poder disfrutar de la vida es muy importante sentirse en paz consigo mismo, porque si te conviertes en tu propio enemigo, ¿cómo podrás ser feliz?

Para perfeccionar el disfrute es fundamental que sepamos gestionar las pequeñas contingencias vitales de un modo apropiado. Recordemos que hay quienes viven las pequeñas contrariedades cotidianas con un alto nivel de dramatismo, y esto les hace sufrir mucho más de lo necesario.

Al arte del disfrute se relaciona con otras capacidades humanas, tales como la capacidad para superar la adversidad, la capacidad de mostrar gratitud o la capacidad para estar conectados con el momento presente.

En referencia a esto último, sabemos que no es posible disfrutar de la vida si estamos anclados en el pasado o angustiados por el futuro, así que lo mejor será dejar que procures que tu pasado no te persiga angustiosamente y que tampoco el futuro te obsesione en demasía.

Algunos estudios han demostrado que existe una correlación positiva entre  quienes son capaces de disfrutar de la vida y la percepción de recibir  apoyo social. Los “grupos nutricios” son un buen ámbito para aprender a disfrutar mejor.

Otros estudios han demostrado que las personas con una mejor capacidad para disfrutar en su juventud tienen una mayor longevidad. Es algo así como que el disfrute te mantiene joven.

Tampoco debemos olvidar que el cuerpo también participa a la hora de generar la sensación de disfrute. Para ello se necesita de una determinada actitud corporal, ya que nuestro cerebro no puede acceder a la experiencia de felicidad cuando nuestro cuerpo dice lo contrario. Hemos de procurar, pues, la congruencia corporal apropiada para percibir las sensaciones de placer mucho más nítidamente.

A nivel neurológico sabemos que cuando disfrutamos de las cosas aumenta la dopamina cerebral, mientras que en situaciones de estrés o depresión, disminuye dicha substancia.

También sabemos que cuando nos encontramos a gusto y sonreímos, se produce un aumento las endorfinas, de la dopamina y una disminución el cortisol. Este perfil hormonal se traduce en un aumento del bienestar y una disminución del estrés.

Parece pues importante aprender a disfrutar de lo cotidiano, porque no sólo produce un bienestar mental sino que es algo muy valioso para nuestra salud propia y para el mejor funcionamiento colectivo.

 

Consejos para la curación

Consejos para la curación

consejos para la curaciónHace más de treinta años que me dedico al campo de la salud y la curación. Desde mi punto de vista, salud y desarrollo humano son dos aspectos no diferenciables, ya que lo digno de sanar no es sólo el cuerpo físico, que lo es, sino sobre todo el Ser Humano completo, es decir, Cuerpo, Psique y Espacio Interior.

A lo largo de todo este tiempo he ido matizando y puliendo mi comprensión acerca del binomio salud-enfermedad, y al ser éste un proceso dinámico, no descarto que nuevas comprensiones puedan seguir emergiendo en un futuro.

De momento, me gustaría enumerar a modo de consejos para la salud, algunos de los aspectos que he experimentado y constatado. Son consejos que funcionan y sobre los que he venido trabajando a lo largo de estos años.

Espero que puedan ser de utilidad para algunos de los lectores.

Así que, si estás dispuesto a participar activamente en tu proceso de curación, deberías tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

  • Aprende a escuchar los mensajes de tu cuerpo. La sabiduría corporal nos orienta sobre aquello que hemos de atender y aquello otro que hemos de modificar.
  • Trata de conocerte, aceptarte, respetarte y amarte. Estos cuatro aspectos son la base de una sana autoestima y del proceso de curación.
  • Permítete respirar libre y fluidamente, como si todo tú fueses respiración, porque tu respiración sabe lo que tiene que hacer.
  • Procura equilibrar tus ritmos, sobre todo la vigilia y el sueño.
  • Hazte amigo de tu parte no consciente. No está ahí para fastidiarte sino para que te descubras en todo tu esplendor.
  • Ante los acontecimientos dolorosos sitúate en la “Postura del Observador”. Crea distancia entre quien observa y el objeto observado, porque sólo así podrás gestionar la situación sin quedar prisionero de las emociones perturbadoras.
  • Recuerda que tu enfermedad también es parte de ti, por tanto, no te enfades con ella porque es como enfadarse consigo mismo. Más bien, trata de comprender cuál es su enseñanza.
  • Enfoca tu energía hacia los procesos de cambio y aprendizaje, procurando sentirte “cómodo en la incomodidad” que supone todo cambio.
  • Aléjate de la culpa, al tiempo que te acercas a la autorresponsabilidad
  • Desarrolla tu autoestima a la vez que te permites aprender de los demás como si fuesen tus más valiosos maestros.
  • Trata de desarrollar el sentido de la gratuidad y del agradecimiento porque ellos te aportarán grandes beneficios.
  • Procura distanciarte del rencor y del resentimiento hacia los demás y hacia ti mismo y desarrolla para todos, tú incluido, el hábito del perdón.
  • Acostúmbrate a fomentar los estados creativos de tu mente así como los estados en los que te percibes pleno de recursos.

 

  • Introduce el sentido lúdico de la vida en todas tus actividades y procura practicar la “sonrisa interior”.
  • No te culpes cuando el error aparece, sino que intenta aprender a disfrutar de todo el aprendizaje que cada error aporta a cambio de que lo afrontemos desde un marco de aprendizaje.
  • Es necesario que aprendas a soltar el lastre de tu pasado. No es posible avanzar en la curación si caminamos con “exceso de equipaje”.
  • Ten siempre presente tus metas y aspiraciones más altas, porque estás llamado a expresar todo tu potencial.
  • Trata de conectar con la alegría que sustenta la vida y que se expresa a nuestro alrededor. Acompásate, pues, con la vida.
  • Cuida tu Mandala, ese Espacio Sagrado en el que se desenvuelve tu existenciaY finalmente recuerda, ¡eres el responsable de tu propia salud!
Herederos del pasado, constructores del futuro

Herederos del pasado, constructores del futuro

Herederos del pasado contstructores del futuroLa mente común se consuela pensando que el resultado de lo que vive depende de la suerte, mala o buena, que se haya tenido en la vida, y también de las acciones u omisiones por parte de los demás que nos hayan beneficiado o perjudicado.

Para algunos, lo anterior, parece algo muy lógico pero en el fondo no revela más que la incapacidad para hacer frente a cualquier posible responsabilidad en el manejo de su propia vida.

Si embargo, cuando alguien decide recorrer la Senda del Despertar, y a través de su esfuerzo llegamos a profundizar un poco más en el propio autoconocimiento, una de las cosas que observaremos es que,sin lugar a dudas, nuestra vida presente es una consecuencia de nuestras acciones del pasado así como de las expectativas que proyectamos hacia nuestro futuro. Es decir, somos herederos de nuestro pasado y constructores de nuestro futuro.

Aunque es cierto que controlamos pocas cosas en el mundo y que la mayor parte de las veces suceden acontecimientos imprevistos sobre los que no podemos operar, nadie debería arrebatarnos la capacidad de decidir sobre nuestras propias respuestas ante cada situación, ni tampoco sobre el modo en el que queremos transitar nuestro camino.

Aceptar la responsabilidad que cada cual tenemos en nuestra vida en lo que se refiere a las elecciones que asumimos, no es algo que haya de ser valorado como fácil o difícil, sino como una necesidad imprescindible para todo aquel que se involucre en un proceso de desarrollo humano.

A propósito de la importancia de nuestras acciones y sus consecuencias, me gustaría relatar una antigua historia que me resultó especialmente inspiradora cuando la escuché por primera vez.

Esa historia dice así:

 

“Cierto día llegó un peregrino hasta el templo del Jokhang, uno de los más antiguos y respetados templos de Lhasa. 

Una vez allí, penetró hasta el interior donde tras hacer las pertinentes postraciones frente a la imagen del Jowo, una estatua muy venerada de Buda, se situó frente a ella, adoptó una postura respetuosa con sus manos unidas en el mudra de la plegaria, y en forma de oración comenzó a hablarle devotamente, diciendo:

-Oh, venerable Budha Sakyamuni, he llegado a entender que tú y yo somos iguales en esencia. 

También me he dado cuenta de que compartimos la misma naturaleza, y he descubierto que poseo en mí tu misma semilla para el despertar. 

He recordado, además, que hace miles de años, en otra vida, estuvimos juntos, pero tú decidiste esforzarte y hoy estás ahí, en cambio yo decidí no hacerlo y hoy me encuentro aquí.

Por tanto, en estos momentos, simplemente, estoy viviendo el resultado de mis acciones del pasado.”

Cada uno habrá de sacar sus propias comprensiones acerca de esta historia.

Para mi significa algo muy obvio. Y es que te encuentres como te encuentres, siempre podrás elegir entre dos opciones, quejarte de tu presente o asumir tu propia responsabilidad al respecto, así como la necesidad de esforzarte por construir un futuro mejor.

La buena noticia es que siempre es posible mejorar, y que dicha elección depende sólo de nosotros.

No dejes las riendas de tu vida en manos del azar o de los propósitos de terceras personas, y procura descubrir la gran cantidad de recursos y posibilidades que residen en tu interior.

Para ello habrás de pararte, respirar, tomar consciencia de quien eres realmente y  aceptar el reto que supone trabajar en la Senda del Despertar. Entonces, en esos momentos, habrás comenzado el camino de la transformación hacia una vida mejor.

 

Sofrodynamia®: los orígenes

Sofrodynamia®: los orígenes

sofrodynamia- los orígenesEn más de una ocasión me han preguntado cómo se me ocurrió crear esto de la Sofrodynamia®. La respuesta no es sencilla porque en realidad no fue ninguna ocurrencia, ni tampoco una especie de invento cualquiera, sino que tuvo y tiene mucho que ver con mi proceso personal de crecimiento y desarrollo humano y, como tal, es una cuestión larga y compleja para explicar, debido sobre todo a que a estas alturas  son ya muchos los años vividos que he dedicado a estos asuntos. Sigue leyendo

Generar nuevos objetivos

Generar nuevos objetivos

generar nuevos objetivos“Proponerse objetivos apropiados y luchar por ellos con intensidad es realmente una buena virtud, pero si además eres capaz de generar nuevas alternativas cuando dichos objetivos no se han alcanzado, entonces lograrás ser más exitoso aun” (ANF)

Nutrir lo que queremos que crezca

Nutrir lo que queremos que crezca

nutrir las emociones“Una emoción que no se nutre acabará disolviéndose. Por eso, cuando experimentamos sentimientos que nos desagradan, no los vamos a evitar reprimiéndolos ni negándolos, sino dejando de alimentarlos. Por tanto, si quieres ser feliz habrás de dejar de alimentar aquello que te hace sufrir.” (ANF)

Protección vascular con la vitamina K2

Protección vascular con la vitamina K2

Vitamina k2Uno de los factores más importantes para nuestra salud y para frenar los procesos de envejecimiento está relacionado con la integridad del aparato cardiocirculatorio.

Con frecuencia, la calcificación y endurecimiento de los vasos sanguíneos constituye un problema asociado a la edad que casusa diversas anomalías y, en muchas ocasiones, graves enfermedades.

Hoy día sabemos el importante papel que juega en el desarrollo de las calcificaciones vasculares y de la arteriosclerosis, una substancia de origen natural, la Vitamina K2 (menaquinona).

La Vitamina K2, a diferencia de la K1 que se encuentra en los vegetales, podemos encontrarlas en productos de origen animal, pero hoy día es posible extraerla de un derivado de la soja fermentada llamado Natto, de uso habitual en Japón.

Según parece, la vitamina K2 disminuye el riesgo de calcificación coronaria, con lo cual actúa previniendo el infarto de miocardio. Además mejora la elasticidad de las arterias y previene la aterosclerosis. Esta última patología se ha asociado a niveles bajos de Vitamina K.

Aunque la K2 se produce en nuestro cuerpo a partir de las bacterias intestinales, no se absorbe adecuadamente a ese nivel y es eliminada por las heces, por lo que hemos de aportarla del exterior a través de los alimentos.

Otro aspecto importante de la Vitamina K2 es que estimula la producción de osteocalcina, proteína específica que ayuda a la calcificación del hueso, lo cual favorece el depósito de calcio en los huesos y el mantenimiento de la masa ósea.

Adicionalmente, encontramos también otros estudios que correlacionan el déficit de K2 con un mayor número de arrugas faciales y pérdida de elasticidad en la piel de la cara.

Por todas las razones anteriores, la Vitamina K2 podría ser muy útil para el tratamiento y prevención de la osteoporosis, la arteriosclerosis y también en Medicina Antiaging.

Apaciguar la mente

Apaciguar la mente

calmar la mente“No se alcanza la paz interior sólo porque lo desees. Además de querer hay que saber hacerlo. Porque tratar de calmar la agitación mental pensando a cerca de ella es como querer apagar un fuego añadiendo gasolina. Pero si mantienes tu atención en la respiración consciente y eliminas el exceso de tensiones musculares de tu cuerpo, el flujo incesante de pensamientos que te perturban acabarán apaciguándose.” (ANF)

Editorial de mayo 2013

Editorial de mayo 2013

mayo1Hay quienes están comenzando a añorar el calorcito, sobre todo después de las últimas nevadas y temperaturas casi invernales con las que ha querido despedirse el mes de abril.

Una vez tenemos llenos los pantanos y las montañas cubiertas de nieve que se fundirán con los próximos calores, cubriendo satisfactoriamente las expectativas sobre las próximas necesidades de agua, parece que ha llegado el momento en el que todos deseamos un clima algo más estable, un tiempo en el que el sol se muestre menos esquivo que en estos últimos meses.

Nosotros, los sureños, somos más bien de secano, de días luminosos y cielos despejados, de estar en la calle y pasear con los amigos. 

Tal vez por eso, cuando las nubes o la lluvia se quedan con nosotros por más tiempo del que nos gustaría, solemos llevarlo con resignación, con algo de desencanto e incluso con cierta impaciencia que reclama lo que denominamos “el buen tiempo”

Apenas brillan los primeros rayos de sol con cierta estabilidad, la gente sale, pasea, abarrota las terrazas de los bares o se tumban en la arena de la playa esperando broncearse lo suficiente como para poder lucir aquellos vestidos más livianos, acordes con las cálidas temperaturas. Así que esperamos que mayo nos traiga ese tiempo primaveral y apacible que tanto echamos de menos.

A lo largo de la historia, de muchos modos se he llamado este mes que acabamos de comenzar. Para os griegos, Targelion; para los romanos Quíntilis o Maius. 

Nosotros, de forma coloquial, utilizamos también otras denominaciones para hacer referencia a este mes, como por ejemplo, “el mes de las flores”, porque se encuentran los campos bellamente floridos, vestidos con sus más coloridas galas, para admiración y regocijo de quienes gustan contemplarlos.

También se le ha llamado “el mes de María”, porque este mes ha sido dedicado a la Virgen por la Iglesia Católica, oficiando algunas ceremonias, rezos y ofrecimiento de flores, invitando a la reflexión sobre las virtudes y la vida de esta figura fundamental para el catolicismo. En este contexto, se aprovecha también este mes para la celebración de algunos sacramentos, como por ejemplo la Primera Comunión. Así, el mes de mayo, es también “el mes de las comuniones”, ya que la mayoría de las Primeras Comuniones suelen celebrarse en estas fechas.

Pero para los más pesimistas, mayo, es “el mes de las alergias”. Desde este punto de vista, es un mes temido por quienes sufren algún tipo de alergia polínica con mayo2estornudos, tos, congestión ocular, picor de garganta o de oídos, rinorrea acuosa, etc.

A este respecto, me gustaría comentar que, además de las soluciones convencionales basadas en los conocidos antihistamínicos o en las vacunas desensibilizantes, estas personas disponen de otros medios y recursos para hacer más llevadera su patología. Existen muchos preparados fitoterápicos y homeopáticos que se han demostrado eficaces para ello. Además, desde un enfoque más global, a parte de los síntomas locales habría también que apoyar otras funciones del organismo. Así, la regularización de ciertos órganos, como el hígado o el intestino, con un aporte alimenticio adecuado que evite aquellos alimentos que pueden incrementar la liberación de histamina o los que producen una intolerancia alimentaria, ayudará a mejorar esta patología.

El tema de las alergias polínicas es un ejemplo más de los diferentes significados que podemos atribuir a un mismo acontecimiento. Así por ejemplo, un campo florido que haría las delicias de un aficionado a la fotografía, de un poeta o de aquellas personas sensibles que disfrutan contemplando bellos paisajes, no es más que una especie de terrible maldición para quienes sufren problemas alérgicos, los cuales piensan en la floración, no como una eclosión de belleza, sino como una sobrecarga a la atmósfera del temido polen que les hace padecer tremendas incomodidades.

Y esto es así porque en realidad el mundo no es plano, de tal modo que no todos vemos lo mismo, sino que como dice un afamado periodista, muchos asuntos suelen ser “poliédricos”, esto es, con distintas caras para una misma realidad.

Y yo, que soy dado a ver los poliedros en lo que a los asuntos cotidianos se refiere, no dejo de sorprenderme de cosas que a mucha gente les parece normal. Como por ejemplo cuando voy conduciendo y veo un cartel que dice “por su seguridad, control de velocidad”.  Y para mi seguridad sitúan un radar en una autovía de cuatro carriles, en la cuesta abajo en la que el coche se acelera. Tal vez por eso, al ver el cartel, lo que yo leo es “como no te espabile te metemos la mano en la cartera”. Porque claro, digo yo, que como antes comenté soy un poco “poliédrico”, ¿no sería más normal que por mi seguridad arreglaran esa curva peligrosa en una carretera secundaria en la que ha habido tantos accidentes? Pues no. Por mi seguridad me ponen el control de velocidad ¡en las rectas!.

O también cuando los enfermos se acumulan en los pasillos de los hospitales porque han cerrado una planta, o cuando en habitaciones de dos ponen a tres, con las consiguientes incomodidades y sobresaturación (porque eso no va dotado ni de más medios ni de más personal), o cuando las listas de espera quirúrgicas sobrepasan el año para algunos pacientes, y yo escucho aquello de “por su bienestar estamos redistribuyendo los recursos para ser más funcionales”, en realidad, lo que los poliédricos escuchamos es que, “como no tenemos un duro para sanidad porque nos lo gastamos en otras cosas, hay que aguantarse con lo que queda”. 

Pero no se preocupen, que eso sólo lo pensamos “los poliédricos”, ellos están encantados de servir al prójimo y mucho más encantados, si cabe, de haberse conocido.

mayo3Y en el fondo, como también soy un sentimental, que me emociono mucho con eso de que la Dirección General de Tráfico, por un lado, piense tanto en mi seguridad, o que la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, por otro, se desviva tanto por mi bienestar, es que se me llena el corazón de gozo y regocijo, de tal modo que me sabe mal que lleven la tremenda carga de ese “sinvivir” por el prójimo. 

Así que, con la sana intención de aliviarles su duro trabajo, les agradecería muy mucho que no se preocupasen tanto ni por mi seguridad ni por mi bienestar, que ya me las arreglaré yo.

Tal vez haya comentado todo lo anterior porque, la verdad, entre azahares y trinos de pájaros, mayo despierta en mi una especial sensibilidad. 

Mayo es un mes que, en general, invita a la expansión, a compartir y, de alguna manera, incrementa el potencial creativo que puede ser manifestado de múltiples formas. 

Conectarse con esa especie de eclosión vital que se expande a todos los terrenos de nuestra vida, es un modo de expresar la energía creativa que reside en todos nosotros.

Feliz Mayo